La Co­na­de nos po­ne el ejem­plo

Milenio - - LAAFICIÓN - RAMÓN GONZÁLEZ BAR­BET LA

La vi­gé­si­ma Olim­pia­da Na­cio­nal, que con­clu­yó el 2 de ju­nio, con­tó con el res­pal­do lo­gís­ti­co de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Cul­tu­ra Fí­si­ca y De­por­te (Co­na­de) y del PUA de Nue­vo León, Raúl González Leal, y tu­vo como se­de el lien­zo cha­rro Ca­ñón de Hua­ju­co, que cuen­ta con lo ne­ce­sa­rio pa­ra dar equi­dad de­por­ti­va a to­dos los par­ti­ci­pan­tes.

Aun­que la cha­rre­ría es el úni­co de­por­te que na­ció en Mé­xi­co, nun­ca ha­bía si­do par­te de un even­to de es­te ti­po, siem­pre se ha ma­ne­ja­do con sus pro­pios re­cur­sos eco­nó­mi­cos, re­glas y cos­tum­bres; aho­ra, en es­ta Olim­pia­da Na­cio­nal, los com­pe­ti­do­res re­ci­bie­ron to­do lo ne­ce­sa­rio, como la trans­por­ta­ción, viá­ti­cos, hos­pe­da­je, ser­vi­cios mé­di­cos, am­bu­lan­cia, 200 ca­ba­lle­ri­zas, ga­na­do, ser­vi­cio ve­te­ri­na­rio las 24 ho­ras, se­gu­ri­dad, y pa­ra re­don­dear, les die­ron el se­gu­ro mé­di­co que la Co­na­de otor­ga a los par­ti­ci­pan­tes de sus even­tos.

Tam­bién hu­bo con­cep­tos ele­men­ta­les como son dis­ci­pli­na, uni­dad, com­pa­ñe­ris­mo, con­vi­ven­cia, tra­ba­jo en equi­po, eli­mi­na­ción de las go­rri­tas y, so­bre to­do, res­pe­to a nues­tras tra­di­cio­nes al ves­tir con dig­ni­dad el tra­je na­cio­nal, san­cio­nan­do a los que no lo por­ta­ran com­ple­to, in­clu­yen­do la cor­ba­ta. Pe­ro lo más sor­pren­den­te fue que no hu­bo ven­ta de be­bi­das al­cohó­li­cas, si­tua­ción que los asis­ten­tes acep­ta­ron muy bien, por­que ni si­quie­ra sin­tie­ron la fal­ta de ellas.

En con­clu­sión, los even­tos de cha­rre­ría tu­vie­ron que ali­near­se a las re­glas y nor­mas de los de­por­tes de al­to ren­di­mien­to, don­de la sa­lud es al­go pri­mor­dial.

To­do el pro­ce­so com­pe­ti­ti­vo se vi­vió con un gran en­tu­sias­mo, como una fies­ta que vino a im­po­ner nue­vas ba­ses que abrie­ron una gran puer­ta pa­ra la con­vi­ven­cia en­tre la fa­mi­lia cha­rra.

Es la­men­ta­ble que des­de afue­ra nos mar­quen el ca­mino, pe­ro las má­xi­mas au­to­ri­da­des de la cha­rre­ría fe­de­ra­da de­be­rían in­cluir es­tas nor­mas en sus even­tos ofi­cia­les.

Un cla­ro ejem­plo fue el aga­rrón que se sus­ci­tó en­tre dos par­ti­ci­pan- tes que re­pre­sen­ta­ron al es­ta­do de Gua­na­jua­to, que se­gu­ra­men­te ya traían su bron­ca par­ti­cu­lar, y ahí se die­ron el en­con­trón, pe­ro los or­ga­ni­za­do­res y re­pre­sen­tan­tes de la Co­na­de ati­na­da­men­te les re­ti­ra­ron sus ga­fe­tes, per­dien­do la opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par; se­gu­ra­men­te les trae­rán com­pli­ca­cio­nes pos­te­rio­res con la má­xi­ma au­to­ri­dad de los de­por­tes fe­de­ra­dos.

Es­to nos mues­tra y nos en­se­ña que las agre­sio­nes, que des­afor­tu­na­da­men­te son tan co­mu­nes en los cam­peo­na­tos ofi­cia­les de la cha­rre­ría fe­de­ra­da, de­ben ser san­cio­na­das con ma­yor fi rme­za y no pro­te­gien­do a los cua­tes, como su­ce­dió en el cam­peo­na­to ca­pi­ta­lino que con­clu­yó ha­ce unos días.

Aun­que la par­ti­ci­pa­ción de la cha­rre­ría so­lo fue de ex­hi­bi­ción, se pue­de de­cir que cum­plió con las ex­pec­ta­ti­vas y fue una gran apor­ta­ción pa­ra la ni­ñez de Mé­xi­co.

QUE­RÉ­TA­RO 2015

Es­te año, la má­xi­ma fies­ta anual de la cha­rre­ría fe­de­ra­da, que se rea­li­za en oc­tu­bre y no­viem­bre, ten­drá como se­de la ciu­dad de Que­ré­ta­ro; se­gún el go­bierno es­ta­tal sa­lien­te del par­ti­do tri­co­lor se cons­trui­ría un lien­zo cha­rro que lle­va­ría por nom­bre Cen­te­na­rio de la Cons­ti­tu­ción de 1917, edi­fi­ca­do en una su­per­fi­cie de 13 mil me­tros cua­dra­dos y con­ta­ría con tres ni­ve­les de gra­das con una ca­pa­ci­dad pa­ra 7 mil al­mas.

To­do es­to, que se veía co­lor de rosa, aho­ra es­tá en ve­re­mos, por­que no se sa­be si el go­bierno en­tran­te, del pa­nis­ta Francisco Do­mín­guez, quie­re con­ti­nuar con es­te pro­yec­to, que de no ser así, cu­rio­sa­men­te el Cam­peo­na­to Na­cio­nal Cha­rro 2015 iría a pa­rar a las ins­ta­la­cio­nes de Ran­cho El Pi­ta­yo, que son pro­pie­dad del ac­tual co­mi­sa­rio de la Fe­de­ra­ción Me­xi­ca­na de Cha­rre­ría, Esteban González.

Y pa­ra no dar­le mu­chas vuel­tas al asun­to, ten­dría el mis­mo fi n que Jalisco 2014: un ne­go­cio par­ti­cu­lar pa­ra tan so­lo unos cuan­tos, que no be­ne­fi­cia en na­da a la cha­rre­ría fe­de­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.