Un mun­do fe­liz

Milenio - - ANTESALA - David Tos­ca­na dtos­ca­[email protected]

Aho­ra que el FBI co­men­zó a ras­car­le al asun­to que ya to­dos co­no­cía­mos so­bre la co­rrup­ción de la FIFA, tu­ve una vi­sión fu­tu­ris­ta. Una vi­sión muy fe­liz.

Blat­ter con­vo­có a nue­vas elec­cio­nes, pe­ro mu­chos de los de­le­ga­dos no se atre­ve­rán a pre­sen­tar­se otra vez en Sui­za, país que ya en el ca­so de Po­lans­ki ha­bía pres­ta­do su bra­zo ju­di­cial a Es­ta­dos Uni­dos. Ve­re­mos más renuncias en el cor­to pla­zo y di­rec­ti­vos que se mos­tra­rán in­dis­pues­tos a via­jar por fin­gi­dos mo­ti­vos de sa­lud.

La vi­sión fe­liz co­mien­za cuan­do se des­mo­ro­na la FIFA. Pier­de a sus pa­tro­ci­na­do­res. Se aca­ban los mun­dia­les de fut­bol. Las li­gas na­cio­na­les se con­vier­ten en tor­neos lla­ne­ros. Las te­le­vi­so­ras de­jan de ga­nar mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res y los te­le­vi­so­res se vuel­ven apa­re­jos inú­ti­les.

En­ton­ces, como aquel pez mi­le­na­rio que aso­mó su ca­be­za fue­ra del agua y se mu­tó en an­fi­bio, uno de esos fut­bol­fí­li­cos se can­sa de ver la pan­ta­lla apa­ga­da y de­ci­de aso­mar su ca­be­za en una li­bre­ría. Lue­go son hor­das las que su­fren la mis­ma evo­lu­ción. No por se­lec­ción na­tu­ral, sino por se­lec­ción li­bres­ca, el ho­mo fut­bo­len­sis se trans­for­ma en ho­mo­sa­piens.

De pron­to, de­ja de im­por­tar el en­tre­na­dor de la se­lec­ción na­cio­nal. Im­por­ta quién di­ri­ge la SEP. An­te la fal­ta de re­sul­ta­dos edu­ca­ti­vos, la gen­te pro­tes­ta. Los co­men­ta­ris­tas en los me­dios pi­den con su­ma ira­cun­dia la ca­be­za del se­cre­ta­rio de Educación.

En los ba­res se dis­cu­te aca­lo­ra­da­men­te so­bre el úl­ti­mo Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra. Cues­tio­nan si John Ban­vi­lle me­re­cía el Prin­ce­sa de As­tu­rias. Dan sus fa­vo­ri­tos pa­ra el Pre­mio Cer­van­tes. En las pa­re­des no hay ban­de­ri­nes de los equi­pos sino ins­crip­cio­nes con ver­sos de Paz y Vallejo. En las pa­re­des tam­po­co hay te­le­vi­so­res. La gen­te con­ver­sa.

El fa­mo­so draft de ju­ga­do­res aho­ra se rea­li­za en la Fe­ria del Li­bro de Gua­da­la­ja­ra. Los pe­rió­di­cos tie­nen en­ca­be­za­dos como “Fa­da­ne­lli fir­ma con­tra­to con Tus­quets” o “Ma­rio Be­lla­tin ves­ti­rá los co­lo­res de Sex­to Pi­so” o “Echan a Eduar­do An­to­nio Parra de Era por pre­sen­tar­se ebrio a una fir­ma de li­bros”. Los me­dios ha­cen cons­tan­tes re­por­tes so­bre los me­xi­ca­nos que pu­bli­can en Eu­ro­pa. Al­gu­nos me­jor se­llers que otros, pe­ro nin­guno en la ban­ca. El ideal no es ju­gar pa­ra el Bar­ce­lo­na o el Real Ma­drid, sino pa­ra Ga­lli­mard o Fel­tri­ne­lli.

No es­ta­mos pen­dien­tes de las opi­nio­nes de Jo­sé Ramón Fernández, sino de las de Ch­ris­top­her Do­mín­guez Mi­chael. La re­vis­ta TVy No­ve­las pa­sa a ser Li­bros yNo­ve­las; en su por­ta­da apa­re­cen las siem­pre be­llas es­cri­to­ras me­xi­ca­nas en to­da su sen­sua­li­dad. Por pura nos­tal­gia, Jor­ge Vol­pi pu­bli­ca En­bus­ca­de Klins­mann. El dios de Juan Vi­llo­ro pier­de su re­don­dez. Los es­ta­dios de Mé­xi­co se lle­nan con los poe­tas, como su­ce­dió cuan­do vino Yev­gue­ni Yev­tus­hen­ko en 1968. Las barras bra­vas son barras le­tra­das y se agarran a gol­pes en­tre los xa­vier ve­las quis­tas y na­cho pa­di­lla­nos.

Sin ti­tu­bear, los pre­si­den­tes ha­blan de los trein­ta li­bros que más les in­flu­ye­ron. No so­lo pro­nun­cian Jor­ge Luis Bor­ges sin di­fi­cul­tad; tam­bién de­cla­man al­guno de sus poe­mas. Ade­más, aban­de­ran a la de­le­ga­ción de es­cri­to­res me­xi­ca­nos ca­da vez que par­te a una fe­ria del li­bro. Los des­víos de fon­dos son pa­ra fi­nan­ciar las uni­ver­si­da­des. La com­pra de vo­tos se ha­ce con mo­ne­de­ros Gand­hi. A la pri­me­ra da­ma la pi­llan gas­tan­do una for­tu­na en cier­ta Bar­nes & No­ble de Nue­va York.

You may say I’ma drea­mer, but I’m no tt­he only one…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.