Como nin­gu­na otra

Gua­da­la­ja­ra, Ti­jua­na y Mon­te­rrey son el fo­co de aten­ción de es­tos pa­seos en los que se en­tre­cru­zan los pla­ce­res gas­tro­nó­mi­cos, la vi­ta­li­dad a pe­sar de los re­cor­tes de la cul­tu­ra y los cuer­pos to­da­vía so­brios que aba­rro­tan los sa­lo­nes de bai­le

Milenio - - CRONICA - En­ri­que Blanc

Me­dio­día. To­mo la de­ci­sión de vi­si­tar al abue­lo. Se­rá a tra­vés de su hue­lla im­bo­rra­ble que re­co­rre­ré Gua­da­la­ja­ra. Vis­lum­bro en­ton­ces los tres al­tos obli­ga­dos que exi­ge mi pe­ri­plo: el ba­rrio de las nue­ve es­qui­nas don­de na­ció en 1903, el cen­tro de la ciu­dad don­de des­can­san sus restos, y la ar­bo­la­da ca­lle Li­ber­tad don­de mu­rió en 1951.

Si al­go tie­ne la Gua­da­la­ja­ra de hoy, se co­men­ta a me­nu­do en­tre los lo­ca­les, es su in­abar­ca­ble ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca. Pien­so en ello qui­zá por­que ha lle­ga­do la ho­ra de la co­mi­da y mi ape­ti­to ha abier­to. Si tu­vie­se que re­co­men­dar un par de si­tios que me pa­re­cen im­per­di­bles, no du­da­ría en se­ña­lar el ba­rrio de San­ta Te­re, uno de los más po­pu­la­res y vi­vos de la ur­be, don­de la gen­te aún in­ter­ac­túa en to­tal con­fian­za en­tre sus ca­lles. En és­te, las car­nes en su ju­go de Ga­ri­bal­di pue­den sa­tis­fa­cer el an­to­jo de quien quie­ra pro­bar un pla­to tí­pi­co de la ciu­dad sin per­der tiem­po, ya que quie­nes pre­pa­ran es­te man­jar se jac­tan de te­ner el ré­cord Guin­ness en ra­pi­dez pa­ra lle­var el pla­ti­llo a la me­sa. Asi­mis­mo, si de ma­ris­cos se tra­ta, no du­da­ría en des­ta­car Pon­te Tru­cha Ne­gro, en la es­qui­na de Ig­na­cio Ra­mí­rez y Hos­pi­tal: el la­bo­ra­to­rio más ex­pe­ri­men­tal so­bre re­ce­tas pre­pa­ra­das con de­li­cias del mar, que en­tre su abun­dan­te me­nú tie­ne pla­ti­llos que in­tri­gan a cual­quie­ra tan­to por su pre­pa­ra­ción como por su nom­bre. “La gran chin­ga­de­ra” y el “Pon­te al­me­ja”, en­tre otros.

Pe­ro el víncu­lo que mi abue­lo guar­da con Gua­da­la­ja­ra es­tá en prin­ci­pio li­ga­do a la es­cul­tu­ra en la que es­tá sen­ta­do en una ban­ca, allí so­bre las ca­lles Li­ceo y Co­lón, en la pla­zo­le­ta que es el co­ra­zón del ba­rrio de las Nue­ve es­qui­nas, fa­mo­so so­bre to­do por­que en los res­tau­ran­tes ale­da­ños se pre­pa­ra la me­jor bi­rria de la ciu­dad.

Mi abue­lo, Francisco Ro­jas González, el es­cri­tor que en vida pu­bli­ca­ra no­ve­las como Lola Ca­sa­no­va y La Ne­gra An­gus­tias, con la que se hi­zo me­re­ce­dor al Pre­mio Na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra en 1944, es un na­rra­dor con una obra en la que hay una pro­fun­da ob­ser­va­ción de la vida in­dí­ge­na, es­pe­cial­men­te en su tí­tu­lo más co­no­ci­do, el li­bro de re­la­tos El­dio­se­ro.

Es pre­ci­sa­men­te en la ca­sa don­de na­ció, la cual tie­ne en su fa­cha­da una pla­ca que lo cer­ti­fi­ca, don­de re­cién in­gre­so de­ter­mi­na­do a sa­ciar mi ham­bre. Se tra­ta de la bi­rrie­ría El com­pa­dre, en la que se pre­pa­ra ex­clu­si­va­men­te bi­rria de chi­vo. Su le­ma re­za: “El au­tén­ti­co sa­bor de Jalisco”.

Una vez que he ter­mi­na­do de co­mer, en­fi­lo mis pa­sos ha­cia el cen­tro de la ciu­dad, di­rec­ta­men­te a la Ro­ton­da de los Ja­lis­cien­ses Ilus­tres, don­de Ro­jas González tie­ne tam­bién una es­ta­tua de bron­ce en la que apa­re­ce de cuer­po en­te­ro, con la mi­ra­da per­di­da en el ho­ri­zon­te. Y es que el cen­tro de la ciu­dad con­ti­núa sien­do aún hoy uno de los atrac­ti­vos prin­ci­pa­les de la ur­be.

Ca­mino unos cuan­tos me­tros y lle­go a la Pla­za de la Li­be­ra­ción. Aho­ra es­toy mi­ran­do el im­po­nen­te Tea­tro De­go­lla­do. De allí em­pren­do una ca­mi­na­ta que me con­du­ci­rá a la Pla­za Fun­da­do­res y lue­go me in­ter­na­rá por la Pla­za Ta­pa­tía, has­ta lle­gar al ma­jes­tuo­so Hos­pi­cio Ca­ba­ñas don­de po­dré apre­ciar tan­to las es­cul­tu­ras de Ale­jan­dro Co­lun­ga que aguar­dan fren­te a su puer­ta, como los in­quie­tan­tes mu­ra­les de Jo­sé Cle­men­te Oroz­co que de­co­ran el te­cho de su Ca­pi­lla Ma­yor. Un re­co­rri­do que si­gue ofre­cien­do va­rios de los atrac­ti­vos más re­pre­sen­ta­ti­vos de la his­to­ria y el ar­te de la ciu­dad.

Ese pa­seo de­be coronarse en la can­ti­na La Fuen­te, la mis­ma que se ha he­cho po­pu­lar en­tre sus pa­rro­quia­nos por la bi­ci­cle­ta aban­do­na­da que des­can­sa so­bre uno de sus ar­cos a ma­ne­ra de em­ble­ma. Be­ber­se un te­qui­la allí, ba­jo sus te­chos al­tos, en­tre el bu­lli­cio de las con­ver­sa­cio­nes de la gen­te que acu­de a to­das ho­ras y su oca­sio­nal mú­si­ca de piano, re­pre­sen­ta un mo­men­to obli­ga­da­men­te ta­pa­tío. Cae la tar­de. Mi úl­ti­ma es­ca­la es el bus­to de mi abue­lo ubi­ca­do en la es­qui­na de Li­ber­tad y En­ri­que Díaz de León, a unos me­tros del res­tau­ran­te que en otros años se lla­mó El ca­fé ca­lien­te. Fue allí, du­ran­te una trágica tar­de, mien­tras se en­con­tra­ba ha­cien­do cam­pa­ña pa­ra ser go­ber­na­dor de Jalisco en la pre­si­den­cia de Ruiz Cor­ti­nes, don­de Ro­jas González fa­lle­ció de for­ma re­pen­ti­na mien­tras co­mía, arran­can­do teo­rías que van des­de una com­pli­ca­ción con la car­ne que tra­ga­ba has­ta el en­ve­ne­na­mien­to. Es en esa es­qui­na don­de da ini­cio una de las zo­nas más ac­ti­vas de no­che, la cual se ex­tien­de has­ta la ave­ni­da Amé­ri­cas, e in­clu­so más allá, y en la que se si­túan tan­to ba­res como res­tau­ran­tes y ca­fés con dis­tin­tos con­cep­tos pa­ra quien bus­que aven­tu­ra noc­tur­na. Una per­pen­di­cu­lar for­ma­da por Li­ber­tad y Chapultepec que so­bre to­do du­ran­te los fi­nes de se­ma­na los ta­pa­tíos re­cla­man, pa­ra ha­cer su­ya una co­lo­nia que bien pu­die­se com­pa­rar­se con la Con­de­sa ca­pi­ta­li­na. Allí, El gri­llo, La na­cio­nal, El sa­lón del bos­que, La es­ta­ción de Lu­lio, Gas­par, Ro­mea, la mez­ca­le­ría Pa­re de su­frir, en­tre mu­chos otros, ofre­cen hos­pi­ta­li­dad y buen ser­vi­cio pa­ra con­ver­sar mien­tras se be­be una cer­ve­za Mi­ner­va, la mar­ca ar­te­sa­nal de la ciu­dad, o bien un ca­fé, en la mo­da­li­dad que lo desee el clien­te.

La can­ti­na La Fuen­te se ha he­cho po­pu­lar en­tre sus pa­rro­quia­nos por la bi­ci­cle­ta aban­do­na­da que des­can­sa so­bre uno de sus ar­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.