La pos­pues­ta pri­ma­ve­ra

Milenio - - CRONICA -

Pre­sa­gios e in­tui­cio­nes flo­tan so­bre Ti­jua­na en es­ta nu­bla­da pri­ma­ve­ra. En la úl­ti­ma se­ma­na de ma­yo, mi­les de lan­gos­ti­nos pin­ta­ron de ro­jo la pla­ya fron­te­ri­za. Las olas del Pa­cí­fi­co des­pa­rra­ma­ban mon­ta­ñas de crus­tá­ceos que ya­cían ago­ni­zan­tes so­bre la are­na mien­tras unos cuan­tos ba­ñis­tas ha­cían in­fruc­tuo­sos in­ten­tos por de­vol­ver­las al mar. Po­cos días an­tes, la alar­ma ha­bía cun­di­do en­tre sur­fos y na­da­do­res por el ex­ce­so de me­du­sas, y du­ran­te la Se­ma­na San­ta al me­nos dos ba­lle­nas y unos cin­co lo­bos ma­ri­nos fue­ron a mo­rir so­bre el li­to­ral de Ro­sa­ri­to. Efec­tos del lla­ma­do “Mar de fon­do”, afir­man fun­cio­na­rios de la Pro­fe­pa; tris­te he­ren­cia de esos cua­tro gra­dos de más que mar­ca el ter­mó­me­tro en las aguas del Pa­cí­fi­co. En el áni­mo de al­gu­nos ti­jua­nen­ses con vi­bra apocalíptica, Se­ña­les que pre­ce­de­rán al­fin del­mun­do es al­go más que el tí­tu­lo de una ge­nial no­ve­la de Yu­ri He­rre­ra.

El pro­ble­ma es que es­tas se­ña­les no so­lo bro­tan del agua ma­ri­na. Tam­bién hay si­nies­tros men­sa­jes en la ca­lle, ahí don­de ar­de la ciu­dad. La apa­ri­ción en las úl­ti­mas se­ma­nas de cin­co ca­be­zas hu­ma­nas, tres de ellas con sus res­pec­ti­vos nar­co­men­sa­jes, ha re­vi­vi­do pe­sa­di­llas de un pa­sa­do vio­len­to que se creía su­pe­ra­do. Tam­bién las eje­cu­cio­nes de un po­li­cía mu­ni­ci­pal y de un agen­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, la muer­te de dos ni­ños como víc­ti­mas co­la­te­ra­les en fue­go cru­za­do y la con­fir­ma­ción de que ma­yo ha si­do el mes más vio­len­to en los úl­ti­mos tres años, de­jan cla­ro que la aler­ta ha de­ja­do de ser ama­ri­lla pa­ra lle­gar a un ro­jo in­ten­so.

La se­ma­na fi­nal de ma­yo ini­ció de la peor for­ma: mien­tras hor­das de lan­gos­ti­nos mo­rían so­bre la are­na, un ful­mi­nan­te pa­ro res­pi­ra­to­rio aca­bó con la vida del cro­nis­ta rockero Oc­ta­vio Hernández, de 55 años de edad. Co­no­ci­do en­tre pro­pios y ex­tra­ños como Bi­blio­rock e iden­ti­fi­ca­ble a le­guas por su pe­lo de mi­cró­fono a lo Javier Bátiz, Oc­ta­vio fue pa­drino e im­pul­sor de mil y un pro­yec­tos que iban des­de re­vis­tas y pro­gra­mas de ra­dio has­ta to­ca­das y fes­ti­va­les de to­dos los ta­ma­ños. Chi­lan­go de na­ci­mien­to y ti­jua­nen­se por adop­ción, Oc­ta­vio se ini­ció como pe­rio­dis­ta cul­tu­ral en uno­má­suno a prin­ci­pios de los ochen­ta y su úl­ti­ma cria­tu­ra edi­to­rial fue la re­vis­ta Ti­juaNeo. La no­che del jue­ves 28 de ma­yo se ce­le­bró un ho­me­na­je de cuer­po pre­sen­te en el ves­tí­bu­lo de El Cu­bo, en el Cen­tro Cul­tu­ral Ti­jua­na. La úl­ti­ma ve­la­da en que se ha­bía res­pi­ra­do se­me­jan­te at­mós­fe­ra en El Cu­bo ocu­rrió en sep­tiem­bre de 2013, cuan­do mi­les de ti­jua­nen­ses acu­die­ron a des­pe­dir a Ra­fa Saa­ve­dra, el poe­ta elec­tro­pop de la no­che fron­te­ri­za, pa­drino del fan­zi­ne y el mo­vi­mien­to blo­gue­ro en Baja Ca­li­for­nia. So­lo la muer­te es ca­paz de re­unir en pleno a las di­fe­ren­tes cofradías con­tra­cul­tu­ra­les.

Con el sol exi­lia­do allen­de La Ru­mo­ro­sa, el gre­mio ar­tís­ti­co ce­le­bró el Ro­sa­ri­to Art Fest, que con­tra viento y ma­rea em­pie­za a trans­for­mar­se en una tra­di­ción aso­cia­da al fin de se­ma­na lar­go del Me­mo­rial Day es­ta­du­ni­den­se. La obra de ar­tis­tas como Francisco Ca­be­llo, Lu­ci­lle de Ho­yos, Ro­cío Hoff­man, Be­ni­to del Águi­la y Mi­guel Ná­je­ra, en­tre otros, pin­tó de in­ten­sos co­lo­res el bu­le­var ro­sa­ri­ten­se. Des­pués de un lar­go in­vierno de va­cas es­cuá­li­das pro­duc­to de la in­se­gu­ri­dad y la re­ce­sión, el tu­ris­mo em­pie­za po­co a po­co a vol­ver a Ro­sa­ri­to y hay quie­nes apar­te de cer­ve­za y lan­gos­ta con fri­jo­les tam­bién com­pran al­gún cua­dro he­cho en Baja Ca­li­for­nia.

Quie­nes ha­cen es­fuer­zos por su­pe­rar los es­co­llos del pa­sa­do son los or­ga­ni­za­do­res de la Fe­ria del Li­bro de Ti­jua­na que arran­ca­rá el pró­xi­mo 19 de ju­nio en el Cecut con un se­ve­ro re­cor­te pre­su­pues­tal. La gran fies­ta de los lec­to­res, pues­ta en mar­cha en 1980 gra­cias al im­pul­so de Al­fon­so López al fren­te de la Unión de Li­bre­ros, ha si­do una suer­te de sal­món na­dan­do con­tra co­rrien­tes hos­ti­les a lo lar­go de 35 años. Bea­triz Es­pe­jo se­rá la escritora ho­me­na­jea­da en es­ta edi­ción y se tie­nen con­fir­ma­das pre­sen­ta­cio­nes de En­ri­que Ser­na, Be­ni­to Tai­bo, Efraín Bar­to­lo­mé, Jo­sé Re­ve­les, en­tre otros. En el Cen­tro Cul­tu­ral Ti­jua­na la sa­la prin­ci­pal ha si­do bau­ti­za­da con el nom­bre de Fe­de­ri­co Camp­bell, aun­que to­da­vía no que­da cla­ro cuál se­rá el des­tino de la bi­blio­te­ca per­so­nal del au­tor de Pa­dre yme­mo­ria que ori­gi­nal­men­te, se di­jo, se­ría do­na­da al Cecut.

Otra víc­ti­ma del re­cor­te es el Fes­ti­val Ópe­ra en la Ca­lle que es­te ve­rano ce­le­bra­rá su do­cea­va edi­ción. La fal­ta de apo­yo del go­bierno del es­ta­do, que ha reorien­ta­do sus re­cur­sos a un cen­tro Te­le­tón, no ha in­hi­bi­do a es­ta ya tra­di­cio­nal fies­ta en la que be­llas vo­ces inun­dan ca­da mes de ju­lio las ca­lles de la añe­ja co­lo­nia Li­ber­tad. Im­pul­sa­da por la maes­tra Teresa Ri­qué y por una co­fra­día de enamo­ra­dos del can­to, Ópe­ra en la Ca­lle si­gue ade­lan­te gra­cias al apo­yo del pú­bli­co y de pa­tro­ci­na­do­res par­ti­cu­la­res.

Si bien el sol se ha pa­sa­do de tí­mi­do, la gen­te to­ma la ca­lle y aba­rro­ta los food­trucks que son el nue­vo fu­ror gas­tro­nó­mi­co ur­bano o lle­na sus ta­rros de ca­se­ras ex­tra­va­gan­cias en el Fes­ti­val de la Cer­ve­za Ar­te­sa­nal y, aun­que la pri­ma­ve­ra 2015 pa­re­ce te­ner más de una es­qui­na ro­ta, la no­che ti­jua­nen­se si­gue te­nien­do com­ple­jo de eter­ni­dad.

Daniel Sa­li­nas Ba­sa­ve

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.