Cin­tu­ras mo­ja­das

Milenio - - CRONICA - Ger­son Gómez

La emo­ción es mo­nu­men­tal, alen­ta­da por el des tram­pe etí­li­co. El mundanal asom­bro cer­ti­fi­ca la ve­la­da an­te sus pro­pios ojos: el Tro­pi­cal Mon­tse­rrat ame­ni­za la ac­ti­tud de­pre­da­do­ra de los asis­ten­tes em­pe­ri­fo­lla­dos en los Sa­lo­nes del Pra­do de la cal­za­da Ma­de­ro, del pa­dro­te de ba­rrio con sus des­lum­bran­tes ca­de­nas de oro, de­par­tien­do con la da­ma ale­gre de la ca­de­ra suel­ta. A su la­do, el trai­le­ro de quin­ta rue­da es­tá a pun­to de con­ven­cer a la ven­de­do­ra de fa­yu­ca afi­cio­na­da a la mú­si­ca sa­bro­sa.

Las me­sas de ocho per­so­nas don­de nos re­fu­gia­mos son el do­mi­ci­lio co­no­ci­do adon­de los me­se­ros en­tre­gan la co­rres­pon­den­cia de nues­tras be­bi­das. La bes­tia hu­ma­na de mi in­te­li­gen­cia se di­fu­mi­na con la in­ges­ta. En ca­da tra­go con­ten­go la fas­ci­na­ción de ser víc­ti­ma ca­bal de las am­bi­cio­nes dan­cís­ti­cas. Mi ce­re­bro se fi­su­ra en es­te jol­go­rio mu­si­cal. Pri­vi­le­gia­do de las per­cep­cio­nes, de­gus­to con ac­ti­tud des­de­ño­sa la fran­ca in­ca­pa­ci­dad por el bai­le. El ac­to ex­hi­bi­cio­nis­ta de con­te­ner la mi­ra­da baja pa­ra no per­der el rit­mo o el mo­vi­mien­to. Pa­le­ro con no­cio­nes de de­fen­sa per­so­nal so­cial. Pue­do dis­tin­guir a los em­bau­ca­do­res li­cen­cio­sos en la era del caos so­no­ro. Con ima­gi­na­rios gol­pes de karate va­cío la la­ta de cer­ve­za.

Ca­da me­lo­día su­ma el éx­ta­sis del tu­mul­to y la aglo­me­ra­ción. Las pa­re­jas acom­pa­sa­das, obra plás­ti­ca de la ca­sua­li­dad, se re­la­cio­nan en la po­si­bi­li­dad de la mi­ra­da des­li­zan­te.

La mano al ta­lle de la cin­tu­ra de­pu­ra los ta­búes irra­cio­na­les y pre­di­ce el op­ti­mis­mo ho­ri­zon­tal, pos­te­rior al en­cuen­tro, en el af­ter dan­cís­ti­co, en cual­quie­ra de los mo­te­les del rum­bo.

A los Sa­lo­nes del Pra­do no se vie­ne a ca­te­qui­zar sino a reite­rar el fer­vor so­li­da­rio de los cuer­pos con sus eflu­vios, con sus in­fi­ni­tas va­ria­bles, al mo­men­to de la­zar a los bai­la­do­res.

El Tro­pi­cal Mon­tse­rrat di­ri­ge la ex­pe­rien­cia en el com­pa­draz­go. Ca­da pie­za ins­tru­men­ta­da des­co­rre con ale­vo­sía la cor­ti­na del pu­dor. La red de re­la­cio­nes ins­tan­tá­neas ges­ti­cu­la en el aga­sa­jo ma­ri­ne­ro, el be­so fur­ti­vo y la ca­ri­cia ca­chon­da a me­dio ol­vi­dar. En la ecua­ción, per­ci­bir la puer­ta abier­ta de los cuer­pos es ha­llaz­go de­ci­mo­nó­ni­co de trans­fu­sión de su­do­res y saliva. Los es­co­tes de las bai­la­do­ras per­mi­ten mís­ti­cas mi­ra­das a las his­to­rias de vida: los ta­tua­jes, plu­ra­li­dad de cien­tos de go­tas de tin­ta so­bre la piel.

Las imá­ge­nes de cla­ve­les y ro­sas tie­nen el nom­bre cal­ca­do del aman­te y au­gu­ran el in­ter­cam­bio de ma­ri­po­sas su­pra­sen­si­bles en la par­te baja del te­rri­to­rio siem­pre vir­gen de la es­pal­da.

Las aven­tu­ras pos­tre­ras de las re­pre­sen­ta­cio­nes de la fe (la San­ta Muer­te, san Ju­das Ta­deo y la mis­mí­si­ma Vir­gen de Gua­da­lu­pe), la ubi­cui­dad de las fe­chas his­tó­ri­cas (los des­cen­den­tes ros­tros de los hi­jos, los as­cen­den­tes de los pa­dres ya fi­na­dos como for­ma de lá­pi­da y ho­me­na­je per­ma­nen­te, en el cuer­po que tar­de o tem­prano se han de co­mer los gu­sa­nos) y las le­yen­das asi­mi­la­das con­tra la in­ter­pre­ta­ción: la lu­ju­ria es dis­cur­so es­cri­to con mul­ti­me­dia en los Sa­lo­nes del Pra­do.

El im­pac­to fe­no­tí­pi­co con­mi­na al ac­to con­tem­pla­ti­vo sin da­ños a ter­ce­ros. No te cla­ves, lo pin­to­res­co re­sul­ta ame­na­za­dor si eres des­cu­bier­to en la ma­ro­ma por el ca­ba­lle­ro–acom­pa­ñan­te–es­pa­da­chín del ho­nor nun­ca an­tes man­ci­lla­do pe­ro siem­pre pres­to pa­ra go­zar las do­tes del se­xo oca­sio­nal.

El des­fi­le de clien­te­la ofre­ce op­cio­nes re­cons­ti­tu­yen­tes de op­ti­mis­mo. Mi cuen­ta se va en­san­chan­do como re­sul­ta­do de la sed im­pía. Mien­tras la ba­rri­ga de bi­lle­tes en la car­te­ra no men­güe y la vehe­men­te gar­gan­ta no de­cai­ga... Me ro­deo del sar­cas­mo que es au­ra pa­ra­psi­co­ló­gi­ca. La vehe­men­cia en­tre­cru­za­da: el Tro­pi­cal Mon­tse­rrat–los dan­zan­tes–el con­su­mi­dor etí­li­co. Quien se duer­me pier­de la can­ción que es pre­di­ca de las con­vic­cio­nes he­re­da­das.

El ac­to pro­se­li­tis­ta sen­ti­men­tal, la de­di­ca­to­ria de las me­lo­días. Quie­nes las so­li­ci­tan es­tán obli­ga­dos a la re­pre­sen­ta­ción emo­ti­va de ta­bla gim­nás­ti­ca en la pis­ta: el bai­le. Re­go­ci­ja­dos fer­vo­ro­sos en cua­tro in­ter­mi­na­bles mi­nu­tos. El cen­tro de aten­ción cer­ti­fi­ca lo in­só­li­to al se­llar la te­ra­pia con una ca­ri­cia.

El pro­to­co­lo in­clu­ye ba­rra li­bre de hi­dro­ge­na­ción al­cohó­li­ca pa­ra no que­dar des­pla­za­do en el fre­né­ti­co rit­mo del car­na­val mu­si­cal.

Soy tu­ris­ta al­cohó­li­co con pa­rá­me­tros alec­cio­na­dos. De ac­ti­tud de orien­tal: ojos en vez de cá­ma­ras fo­to­grá­fi­cas y oí­dos en oca­sión de gra­ba­do­ra de so­ni­do. Me­mo­ri­zo el em­bo­te­lla­mien­to, per­ma­nez­co aler­ta. Su­per­vi­so a las pa­re­jas. El ritual man­tie­ne con­ver­sa­ción con la acom­pa­ñan­te oca­sio­nal. No­so­tros so­mos los in­de­fen­sos, ellos los triun­fa­do­res, los re­yes de la co­li­na.

An­tes de tra­gar­me, la pro­fun­da no­che, con su nie­bla es­ti­lo lon­di­nen­se, re­quie­ro de ai­re li­bre de ta­ba­co, su­dor y fe­ro­mo­nas.

Sal­do la ba­bé­li­ca cuen­ta con el vi­gi­lan­te me­se­ro, quien me otor­ga el pa­se de sa­li­da. Vi­go­ri­zo mis con­tre­chas pier­nas en­tu­me­ci­das por la es­ta­día y el al­cohol.

Los sa­lo­nes de bai­le fun­cio­nan como cen­tros de de­ten­ción: su po­bla­ción fluc­tuan­te son los pre­si­da­rios dan­zan­tes que per­ma­ne­cen por pro­pia vo­lun­tad. Reha­bi­li­ta­dos reha­cen sus ex­pe­rien­cias, a me­dia luz del in­te­lec­to, en el af­ter eró­ti­co.

En­cuen­tro el au­to es­ta­cio­na­do sin no­ve­dad al­gu­na. Atrás que­da aún so­nan­do la sem­pi­ter­na cum­bia tro­pi­cal del Mon­tse­rrat. Por den­tro, en el al­ma, lle­vo la fies­ta a ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.