Cua­tro ge­nios

Milenio - - CINE - Fer­nan­do Zamora @fer­nan­dov­za­mo­ra

Aba­ti­dos, mu­chos me­xi­ca­nos sin do­cu­men­tos vi­ven en Es­ta­dos Uni­dos como es­cla­vos, fue­ra de la ley, sin pa­pe­les ni de­re­chos. No tie­nen fu­tu­ro. En Spa­reParts, un per­so­na­je co­men­ta: “al me­nos tres ve­ces ca­da ho­ra, es­tos me­xi­ca­nos de die­ci­séis, die­ci­sie­te años re­ci­ben es­te men­sa­je: no sir­ves pa­ra na­da”.

Spa­reParts tie­ne miel y tie­ne hiel. Es un me­lo­dra­ma bien he­cho, de mo­do que aun­que hay ri­sas y llan­to uno sa­be en el fon­do que to­do sal­drá bien. O en to­do ca­so me­jor de lo que en la vida real su­ce­de con cua­tro mu­cha­chos ile­ga­les, cua­tro es­tu­dian­tes de Hig­hS­chool que se han da­do a la ta­rea de en­trar en com­pe­ten­cia con los hom­bres y mu­je­res más pre­pa­ra­dos del mun­do en un con­cur­so que con­sis­te en ar­mar un ro­bot sub­acuá­ti­co. ¿Com­pe­tir con Du­ke, con Cor­nell, con el MIT? Es­ta pe­lí­cu­la “ba­sa­da en un he­cho real” re­sul­ta muy emo­ti­va.

Pe­ro, a de­cir ver­dad, Spa­reParts tras­cien­de la fun­ción pu­ra­men­te emo­ti­va pa­ra dar tes­ti­mo­nio de lo que su­ce­de con quie­nes na­die mi­ra (esa ado­les­cen­cia in­vi­si­ble); la mi­se­ria que per­si­gue a los más des­pro­te­gi­dos por es­ta ra­zón: tie­nen la ca­ra inade­cua­da y el co­lor de piel inade­cua­do en uno de los lu­ga­res más ra­cis­tas del mun­do: Ari­zo­na.

Lo im­por­tan­te en to­do ca­so es que un pe­que­ño cri­mi­nal, un ado­les­cen­te con fa­ma de ton­to y so­bre­pe­so, un in­do­cu­men­ta­do que quie­re ser­vir en el ejér­ci­to de Es­ta­dos Uni­dos (al que con­si­de­ra, con jus­ti­cia, su país) y un ge­nio en ma­te­má­ti­cas, se unen al tí­pi­co pro­fe­sor de cien­cias que guar­da un se­cre­to con la in­ten­ción de al­go más que cons­truir un ro­bot sub­acuá­ti­co. Lo que es­tos cin­co quie­ren es ser re­co­no­ci­dos, quie­ren fu­tu­ro y, a ca­ba­llo en­tre dos mun­dos, lo que ne­ce­si­tan se lla­ma ciu­da­da­nía.

Tal vez den­tro de al­gún tiem­po vol­va­mos a ver pe­lí­cu­las como Spa­reParts y nos ho­rro­ri­ce lo que su­ce­de hoy con es­ta ju­ven­tud me­xi­cano-es­ta­du­ni­den­se. Ve­re­mos cons­ter­na­dos el ra­cis­mo, la vida real de quien hoy tie­ne que vi­vir es­con­dién­do­se de la po­li­cía, con el mie­do de que en cual­quier mo­men­to apa­rez­ca un hom­bre con pla­ca y aca­be con su vida. En for­ma me­ta­fó­ri­ca, pe­ro a ve­ces tex­tual. Spa­reParts pa­re­ce de­cir (y lo tris­te es que tie­ne ra­zón) que en Mé­xi­co es­tos chi­cos no tie­nen nin­gún fu­tu­ro. En el me­jor de los ca­sos se­rán me­cá­ni­cos mal pa­ga­dos… de es­te la­do. En un país del primer mun­do po­drían as­pi­rar al No­bel.

Hay que de­cir que Spa­reParts tie­ne el gus­to de evi­tar al pú­bli­co las par­tes más hu­mi­llan­tes de la vida de los in­do­cu­men­ta­dos en Ari­zo­na. Al con­tra­rio, es­te pe­que­ño uni­ver­so es­tá po­bla­do de per­so­na­jes ado­ra­bles: una di­rec­to­ra con buen sen­ti­do del hu­mor, una maes­tra de ma­te­má­ti­cas fe­mi­nis­ta y ami­ga­ble y un pa­dre que en el fon­do (tal vez muy en el fon­do) sa­be amar.

Spa­reParts im­por­ta en tan­to do­cu­men­to, en tan­to prue­ba de que hu­bo mu­cha­chos sin re­cur­sos que fue­ron ca­pa­ces de em­pren­der la la­bor de ven­cer a los me­jo­res y a los más bri­llan­tes pa­ra ha­cer­se de un país y un fu­tu­ro. Spa­reParts do­cu­men­ta un pe­rio­do que se pa­re­ce tris­te­men­te a los pri­me­ros años del na­zis­mo.

Spa­re Parts (Los in­ven­to­res). Di­rec­ción: Sean McNa­ma­ra. Guión: Elis­sa Mat­sue­da ba­sa­da en un ar­tícu­lo periodístico de Jos­hua Da­vis. Fo­to­gra­fía: Ri­chard Wong. Con Geor­ge López, Ma­ri­sa To­mei, Ja­mie Lee Cur­tis y Carlos Pe­na­ve­ga. Es­ta­dos Uni­dos, 2015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.