De­seos y cri­sis

Milenio - - ESCENARIOS - ma­ka­ro­[email protected] Ar­ge­lia Gue­rre­ro

La se­ma­na pa­sa­da se reali­zó en el cen­tro cul­tu­ral Los Ta­lle­res la pre­sen­ta­ción de la pie­za De­seos­mór­bi­dos, del co­reó­gra­fo Mi­guel Án­gel Pal­me­ros, como par­te de la tem­po­ra­da Dan­za por la Li­bre 2015. Es­ta pie­za ex­plo­ra el pla­cer y la fas­ci­na­ción que pue­den brin­dar la crea­ción y la des­truc­ción, abor­da y ex­plo­ra a fon­do in­quie­tan­tes emo­cio­nes y con­duc­tas hu­ma­nas.

Con la obra de Pal­me­ros se vi­ve una apro­xi­ma­ción a un len­gua­je sim­bó­li­co que, a tra­vés de los di­se­ños cor­po­ra­les, cons­trui­dos con los bai­la­ri­nes, es­ta­ble­ce ana­lo­gías muy in­tere­san­tes que se re­crean en imá­ge­nes es­tre­me­ce­do­ras. Con to­do es­te len­gua­je sim­bó­li­co el co­reó­gra­fo plantea “pro­vo­car in­te­rés en la for­ma, el mo­vi­mien­to y el con­te­ni­do”, en una re­la­ción es­tre­cha con la que des­di­bu­ja la fron­te­ra en­tre ho­rror, sen­sua­li­dad, vio­len­cia y ero­tis­mo. Como di­ce el pro­pio Mi­guel Án­gel Pal­me­ros, con su pie­za co­reo­grá­fi­ca pro­po­ne al pú­bli­co “una ex­plo­ra­ción en torno al ero­tis­mo in­mer­so en caos y muer­te”.

Se tra­ta de un plan­tea­mien­to es­té­ti­co que se in­ser­ta en una reali­dad na­cio­nal com­ple­ja como la nues­tra, y que acier­ta al en­la­zar dos di­men­sio­nes que ocu­pan a los crea­do­res del Mé­xi­co con­vul­so de hoy: la di­men­sión de lo be­llo, pre­sen­ta­da a tra­vés de la pro­pia es­té­ti­ca de los cuer­pos; y la di­men­sión del ho­rror que re­pre­sen­tan las gue­rras, la vio­len­cia y la hos­ti­li­dad en­tre el gé­ne­ro hu­mano.

El co­reó­gra­fo de­ci­de al mis­mo tiem­po dis­tan­ciar su vi­sión de es­tas in­quie­tu­des te­má­ti­cas al ins­pi­rar­se en imá­ge­nes, fo­to­gra­fías y do­cu­men­ta­les de la Pri­me­ra y Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, Viet­nam y Co­rea, así como obras del ar­tis­ta aus­tria­co Egon Schie­le, “cu­yas pin­tu­ras son eró­ti­cas y mór­bi­das al mis­mo tiem­po”.

El dis­tan­cia­mien­to ha­cia es­tas lí­neas te­má­ti­cas tan es­tre­me­ce­do­ras des­pier­ta un sen­ti­do re­fle­xi­vo más pro­fun­do. Es la pers­pec­ti­va la que nos acer­ca al ho­rror sin el de­seo de evi­tar­lo.

La pro­pues­ta de De­seos­mór­bi­dos es la unión de dos ca­te­go­rías es­té­ti­cas que se asu­men an­ta­gó­ni­cas, pe­ro que tie­nen pun­tos de con­tac­to: lo be­llo y lo gro­tes­co. Ahí ob­ser­va­mos y ha­ce­mos con­cien­cia de la ex­tra­ña fas­ci­na­ción que ge­ne­ran imá­ge­nes gro­tes­cas que se equi­pa­ran con la be­lle­za del ero­tis­mo. La co­reo­gra­fía de Pal­me­ros evi­den­cia el na­tu­ral gus­to por ellas, en mu­chos sen­ti­dos las des­mi­ti­fi­ca y li­be­ra al es­pec­ta­dor de la sen­sa­ción de cul­pa.

Una vir­tud de es­te tra­ba­jo co­reo­grá­fi­co es la vi­sión plás­ti­ca del cuer­po en la com­po­si­ción es­pa­cial, a la que im­pri­me una se­rie de ma­ti­ces que lo mis­mo ace­le­ran el pul­so que per­mi­ten asimilar lo vis­to me­dian­te pau­sas or­gá­ni­cas.

Mi­ran­do es­ta pie­za po­de­mos con­fir­mar el po­ten­cial ana­lí­ti­co y re­fle­xi­vo, más allá del ni­vel or­na­men­tal que po­see la dan­za. En un mo­men­to his­tó­ri­co que Li­po­vetsky lla­ma “la era del va­cío”, es el ar­te el que se lle­na de for­ma y con­te­ni­do.

Cuan­do pa­re­ce que lo que me­nos im­por­ta es el dis­cur­so o el plan­tea­mien­to de una idea, ar­tes como la dan­za se atre­ven a fu­sio­nar la for­ma co­reo­grá­fi­ca con un dis­cur­so en el que con­flu­yen te­mas pro­fun­da­men­te hu­ma­nos.

De mu­chos mo­men­tos de cri­sis ha abre­va­do el ar­te pa­ra que la hu­ma­ni­dad ca­na­li­ce sus do­lo­res y preo­cu­pa­cio­nes, pe­ro tam­bién en don­de re­fle­je sus múl­ti­ples uto­pías y es­pe­ran­zas. En los mo­men­tos de cri­sis el ar­te ha pro­por­cio­na­do ru­tas y ha lan­za­do lu­ces pa­ra re­fle­xio­nar, de­nun­ciar e ima­gi­nar.

La dan­za ha pro­por­cio­na­do a in­tér­pre­tes y pú­bli­co la po­si­bi­li­dad de asu­mir­se como se­res crea­ti­vos, ge­ne­ra­do­res de vida y trans­for­ma­do­res de la pro­pia reali­dad. La dan­za otor­ga la po­si­bi­li­dad no so­lo de des­cri­bir el mun­do, sino de trans­for­mar­lo.

El co­reó­gra­fo Mi­guel Án­gel Pal­me­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.