Ros­to­va se pier­de

Pa­ra ce­le­brar los 150 años de que Tols­tói ter­mi­nó de es­cri­bir Gue­rray­paz, ofre­ce­mos es­ta re­crea­ción de la no­che de ópe­ra que la con­de­si­ta Na­tas­ha Ros­to­va vi­ve en la oc­ta­va par­te

Milenio - - ESCENARIOS - Hu­go Ro­ca Jo­glar hr­jo­[email protected]

AC­TO 1

—¡Mi­ra quién es­tá ahí, en ese pal­co al la­do de la prin­ce­sa He­le­ne Be­su­jo­va! —¿El con­de Ros­tov?, ¿qué ha­ce en Moscú? —Es­tá aquí pa­ra arre­glar la bo­da de su hi­ja con el prín­ci­pe viu­do An­drey Bol­konsky. —¿Su hi­ja es esa mu­cha­cha a su la­do? —Se lla­ma Na­tas­ha, Na­tas­ha Ros­to­va. —¡Es her­mo­sa!, ¿y dón­de es­tá su pro­me­ti­do? —Se ru­mo­ra que se ha com­pli­ca­do la bo­da.

AC­TO 2

Ha­cia fi­nes de 1811, el ejér­ci­to de Na­po­león cru­za la fron­te­ra ru­sa. El em­pe­ra­dor Ale­jan­dro I le man­da de­cir: “No me re­con­ci­lia­ré mien­tras que­de un so­lo enemi­go ar­ma­do en mis tie­rras”.

En Moscú, la gue­rra lu­ce de­ma­sia­do le­ja­na como pa­ra que los no­bles se la to­men en se­rio. Con­des y con­de­sas, prín­ci­pes y prin­ce­sas, se en­tre­gan al pa­cí­fi­co di­ver­ti­men­to de sa­lo­nes y fies­tas.

Hoy es no­che de ópe­ra, la pri­me­ra de 1812. Enero. El tea­tro es­tá lleno. Las mu­je­res se des­ha­cen de sus abri­gos in­ver­na­les. Que­dan con po­ca ro­pa; pie­les des­nu­das en an­te­bra­zos y es­co­te que ador­nan con jo­yas. La prin­ce­sa He­le­ne res­plan­de­ce como nin­gu­na. Pa­ra al­gu­nos, es el en­can­to más bri­llan­te de la na­ción; pa­ra otros, la más gran­de serpiente.

La pre­sen­cia de Na­tas­ha Ros­to­va ha cau­sa­do re­vue­lo en el tea­tro y He­le­ne, pa­ra evi­tar sen­tir­se opa­ca­da, op­ta por el ha­la­go. Du­ran­te el des­can­so tras el se­gun­do ac­to, le di­ce: “Na­tas­ha, ¡que­ri­da!, ven a mi la­do; quie­ro co­no­cer­te me­jor. Vea­mos jun­tas el res­to de la ópe­ra”.

AC­TO 3

—¿Qué ti­po de com­pli­ca­cio­nes?

—El pa­dre de An­drey, el vie­jo prín­ci­pe Bol­konsky, pu­so una con­di­ción mor­bo­sa: úni­ca­men­te da­ría su anuen­cia pa­ra la bo­da si su hi­jo vi­vía un año sin ver a su pro­me­ti­da. —¿Y qué hi­zo An­drey? —Se en­lis­tó en el ejér­ci­to y ya cum­plió el año en la gue­rra. Re­gre­sa­rá a Moscú en cual­quier mo­men­to

—Y la Ros­to­va es­tá aquí pa­ra re­ci­bir­lo…

—Sí, la bo­da si­gue en pie… aun­que Na­tas­ha co­rre pe­li­gro… —¿? —¡Mí­ra­la, ya es­tá enredada en la te­la de esa ne­gra ara­ña de la Be­su­jo­va!

IN­TER­ME­DIO

A los per­so­na­jes de Tóls­toi no les im­por­ta la ópe­ra; es su pre­tex­to pa­ra es­par­cir ve­neno. Na­die (ni si­quie­ra el om­ni­pre­sen­te na­rra­dor) men­cio­na el tí­tu­lo ni al com­po­si­tor. Re­sul­ta im­po­si­ble sa­ber de qué ópe­ra se tra­ta (¿se can­ta en fran­cés o en ru­so?, ¿exis­te o el au­tor se la in­ven­tó?). Las cer­te­zas son de­ma­sia­do es­ca­sas: que tie­ne cua­tro ac­tos; que la pro­ta­go­ni­zan una mu­jer de ves­ti­do blan­co y un hom­bre con pe­na­cho, pu­ñal y cal­zo­nes de se­da; que el co­ro can­ta una ora­ción fue­ra de es­ce­na; que par­ti­ci­pa el Dia­blo; que el te­nor se ape­lli­da Du­port y la so­prano Se­mionov­na.

Aun­que el ar­te lí­ri­co ca­re­ce de im­por­tan­cia por sí mis­mo, pa­ra la his­to­ria de la mú­si­ca (ar­te que abre­va cons­tan­te­men­te de la li­te­ra­tu­ra) es una in­tere­san­te anéc­do­ta que la Ros­to­va, esa en­tra­ña­ble heroína tols­toia­na, se ha­ya per­di­do —a cau­sa de una in­tri­ga crea­da por la prin­ce­sa He­le­ne— du­ran­te una mis­te­rio­sa fun­ción de ópe­ra.

AC­TO 4

A Na­tas­ha la en­lo­que­ce es­tar cer­ca de He­le­ne. Desea in­cli­nar­se ha­cia ella y ha­cer­le cos­qui­llas. Ha­ce dos ho­ras, cuan­do em­pe­zó la ópe­ra, año­ra­ba al prín­ci­pe An­drey. El me­ro re­cuer­do de su pro­me­ti­do la es­tre- me­cía de an­he­lo y la de­ja­ba al bor­de de las lá­gri­mas.

Aho­ra, ba­jo el en­can­to de la Be­su­jo­va, esos sen­ti­mien­tos le son aje­nos y ri­dícu­los, como si los hu­bie­ra sen­ti­do en una vida dis­tin­ta. De pron­to, le pa­re­ce tan na­tu­ral es­te mun­do ga­lan­te de atre­vi­mien­to y co­que­te­ría.

Le bri­llan los ojos; su co­ra­zón la­te con fuer­za. He­le­ne le di­ce: “Na­tas­ha, te pre­sen­to a mi her­mano: Ana­tol Ku­ra­guin”. Y Na­tas­ha le tien­de la mano a ese al­to jo­ven ru­bio pa­ra que él se la be­se con los ojos ri­sue­ños fi­jos en su cue­llo des­nu­do.

Ana­tol es uno de los más cí­ni­cos ca­na­llas de Ru­sia. De no ser hi­jo de prín­ci­pe, es­ta­ría en­ce­rra­do en Si­be­ria pa­gan­do sus tro­pe­lías. Esas tro­pe­lías que ya son le­yen­da, como cuan­do ató a un po­li­cía a la es­pal­da de un oso.

Pe­ro Na­tas­ha se enamo­ra de Ana­tol a pri­me­ra vis­ta, sin pre­gun­tar na­da. Sien­te con ho­rror y de­seo có­mo en su in­ti­mi­dad des­apa­re­ce esa ba­rre­ra de pu­dor que siem­pre ha sen­ti­do en­tre sí mis­ma y otros hom­bres.

Cuan­do la ópe­ra ter­mi­na, Ana­tol la ayu­da a ins­ta­lar­se en su co­che y le aprie­ta el bra­zo por en­ci­ma del co­do.

EPÍ­LO­GO

Tras su no­che en la ópe­ra, Na­tas­ha rom­pe su com­pro­mi­so ma­tri­mo­nial con el prín­ci­pe An­drey y pla­nea fu­gar­se con Ana­tol al ex­tran­je­ro. So­fía, la her­ma­nas­tra, des­cu­bre el plan, aler­ta a la con­de­sa Ros­to­va y en­cie­rran a Na­tas­ha en su cuar­to.

Días des­pués, Na­tas­ha in­gie­re ar­sé­ni­co cuan­do se en­te­ra por Pie­rre —el ma­ri­do de He­le­ne— de que Ana­tol es ca­sa­do.

Vis­ta de Moscú a fi­na­les del si­glo XIX

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.