Blan­co

Milenio - - VARIA - Ave­li­na Lés­per www.ave­li­na­les­per.com

El co­lor blan­co plantea un ini­cio, la pá­gi­na, el lien­zo, el te­rri­to­rio en don­de al­go va a co­men­zar. La crea­ción ha­ce del blan­co sím­bo­lo, he­rra­mien­ta, me­tá­fo­ra, te­ma, ob­je­ti­vo, es­pa­cio. Su pre­sen­cia se­ña­la un va­cío que cre­ce has­ta el vér­ti­go, es una in­vi­ta­ción que no pro­me­te, in­ti­mi­da has­ta que esa in­te­rro­gan­te se trans­tor­na con un ges­to. En­ton­ces el es­pa­cio ce­de a la in­va­sión y de­ja de exis­tir, se vuel­ve con­te­ne­dor que re­ci­be el to­do, en el que cual­quier co­sa es po­si­ble. Blan­co de ma­te­ria­li­dad mi­ne­ral o tram­pa de los ele­men­tos, efec­to y anomalía de la na­tu­ra­le­za, en­tra en una obra con una pu­re­za per­ver­ti­ble, bas­ta una go­ta ín­fi­ma de otro tono y de­ja de exis­tir o nos mien­te apa­ren­tan­do más fuer­za, en­te dis­pues­to a la me­ta­mor­fo­sis y al en­ga­ño. Cuan­do la pin­tu­ra ex­pre­sa el blan­co nun­ca es blan­co, es gris, ro­jo, ama­ri­llo, ocre, azul, es una idea, una ima­gen. Cres­ta de la ola de Ho­ku­sai, mu­ra­lla azul que se le­van­ta y avan­za pa­ra frag­men­tar­se en es­pu­ma. La es­cul­tu­ra en blan­co es abs­trac­ta an­tes que ba­rro­ca o mi­ni­ma­lis­ta, re­du­ce, sin­te­ti­za, el vo­lu­men es for­ma, la tex­tu­ra es co­lor. Ar­qui­tec­tu­ra que alo­ja pa­ra des­ta­car, el cu­bo blan­co pue­de ser tan im­pac­tan­te que de­nun­cia a la obra in­sig­ni­fi­can­te, el lu­gar que ocu­pe es un obs­tácu­lo in­jus­ti­fi­ca­ble. So­ni­do, si­len­cio, el blan­co es­tá en la pau­sa que acen­túa o que amar­ga, an­gus­tia que no pue­de rom­per­se. Fo­to­gra­fía en blan­co y ne­gro, opo­si­ción que des­cri­be sin la con­sis­ten­cia de la reali­dad, dra­ma­ti­za y mi­ti­fi­ca. El pa­ño que cu­bre la des­nu­dez de un dios, aus­te­ri­dad in­to­ca­da, ad­ver­ten­cia del ul­tra­je. Idea­li­za­ción de una na­ción, el ca­ba­llo de Za­pa­ta, al­ca­tra­ces, ro­pa de man­ta, Die­go Ri­ve­ra y la pin­tu­ra his­tó­ri­ca exal­ta­da. Nos obli­ga a es­tar aler­tas, es vul­ne­ra­ble, cui­dar de su in­te­gri­dad pro­te­ge al que lo vis­te, ar­ma­du­ra sen­si­ble que ex­po­ne, dis­tin­gue, alar­dea. Me­di­tar en blan­co, ais­la­mien­to in­con­quis­ta­ble, la men­te no tie­ne es­pa­cio, hay que in­ven­tar­lo, ex­pe­ri­men­tar la in­mu­ta­bi­li­dad, la sa­bi­du­ría cre­ce en la va­cui­dad inal­te­ra­ble. El blan­co en­fría la obra y la ha­ce ce­re­bral, es­ta­ble­ce pun­tos de aten­ción, es­ta­dos de con­cen­tra­ción. Pa­pel, lim­bo ge­ne­ro­so pa­ra la pe­ne­tra­ción, la lí­nea de di­bu­jo in­va­de, ca­li­gra­fía de la for­ma, hue­lla del tra­zo en­si­mis­ma­do. Leo­nar­do di­bu­ja la luz del ros­tro con blan­co so­bre blan­co. Ma­ni­fes­ta­cio­nes con­tra­dic­to­rias: trans­pa­ren­cia, im­pe­ne­tra­bi­li­dad, su­ti­le­za, ma­sa, lu­mi­no­si­dad, opa­ci­dad. El sol se re­fle­ja, se re­car­ga y se en­gran­de­ce des­lum­bran­te en los ves­ti­dos blan­cos de So­ro­lla agi­ta­dos por el viento. Da­lí es un ca­ba­llo, un cis­ne, un hue­vo, nu­be, re­tra­to de Ga­la, to­do en fal­so blan­co. El im­pre­sio­nis­mo vis­tió a las mu­je­res de blan­co, in­có­mo­das es­tor­ban en el pai­sa­je sin con­tras­te, es­ta­tuas de te­las arru­ga­das. El re­nuen­te cua­dro blan­co de Ma­le­vich, reite­ra­ti­vo se fun­de con el re­to que le ven­ce, án­gu­lo tác­til e in­vi­si­ble. Ve­láz­quez pin­ta un ca­ba­llo en­si­lla­do, sin ji­ne­te, li­bre del dic­ta­do de un ne­cio, la pe­num­bra ba­rro­ca es un pá­ra­mo ocre, la li­ber­tad es co­lor. La inocen­cia de­silu­sio­na­da del Pie­rrot de Wat­teau, su tra­je lo con­de­na a ser el blan­co de los as­tu­tos. LaVir­gen, de Jean Fou­quet, irreal y vo­lup­tuo­sa ofre­ce el pe­zón ro­sa­do de su seno, en­mar­ca­da con ele­men­tos du­ros y ter­sos, un man­to de ar­mi­ño im­pe­ca­ble, ní­veo, ro­dea­da de per­las re­don­das. Esen­cia sa­cra de las re­li­gio­nes na­tu­ra­lis­tas, la mon­ta­ña ne­va­da es una dei­dad más sa­bia que no­so­tros, tem­plo im­pe­ne­tra­ble. Los co­lo­res in­ci­den en el sub­cons­cien­te, for­man par­te de nues­tras ideas y sen­sa­cio­nes, un re­fle­jo vi­sual del tem­pe­ra­men­to ar­tís­ti­co. Sea an­dFog, pai­sa­je de Pe­der Bal­ke, la nie­ve es un es­ta­do men­tal, el mar gris y ne­gro se me­te en el ca­rác­ter, su de­sola­ción nos lle­va a la crea­ción mis­ma, al fe­nó­meno de in­ven­tar, al frío que ema­na la so­le­dad de es­tar con la obra, la cús­pi­de que es­pe­ra cu­bier­ta de ne­bli­na, fan­tas­ma flo­tan­te, inal­can­za­ble, po­ten­te y eter­na, el tra­yec­to que se es­ca­la ca­da día, geo­gra­fía que con las ne­va­das y los des­hie­los cam­bia en una na­rra­ción de­li­ran­te de un en­fer­mo de ais­la­mien­to. El en­torno he­la­do de Bal­ke ha­ce én­fa­sis en el con­trol, en la es­ta­día irre­nun­cia­ble, apren­der de ese lu­gar, de su ad­ver­si­dad, sos­te­ner­se an­te la obra, re­sis­tir las em­bes­ti­das del blan­co, del va­cío.

El triun­fo de Dio­ni­sos en In­dia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.