A Leila Gue­rrie­ro

Un en­cuen­tro fu­gaz pue­de de­jar sen­sa­cio­nes per­du­ra­bles; un con­tac­to le­ve, ape­nas di­bu­ja­do, pro­du­cir un re­la­to ín­ti­mo de pro­ba­bi­li­da­des in­fi­ni­tas

Milenio - - ANTESALA - Francisco Hernández

Ahí es­ta­bas, pa­ra mi des­con­cier­to, al fon­do de la ca­mio­ne­ta, so­la, con tu abun­dan­te ca­be­lle­ra de ri­zos en cas­ca­da, con esa ex­pre­sión que va de la in­co­mo­di­dad a la son­ri­sa, y que so­lo las mu­je­res más atrac­ti­vas po­seen. Ape­nas pu­de ha­blar. ¿Te dis­te cuen­ta? Enu­me­ré tus li­bros con­fun­dién­do­los o re­pi­tién­do­los y lle­gan­do al ho­tel no me opu­se, como acos­tum­bro, a que nos to­ma­ran fo­to­gra­fías. Estuviste de acuer­do, con ese ges­to ama­ble que tam­bién sig­ni­fi­ca “ya bas­ta” y que so­lo tie­nen las mu­je­res bri­llan­tes. Al abra­zar­te, me di­jis­te en voz baja, “sen­ti­rás el gran pe­so de mis 50 ki­los”. Des­de en­ton­ces he sen­ti­do el viento Leila en la ca­ra, la tem­pe­ra­tu­ra Leila en el ter­mó­me­tro, el su­dor Leila en el pe­cho. La ma­yor ob­vie­dad: con vol­ver­te a leer vuel­vo a mi­rar­te. La ma­yor reali­dad: no sé dón­de es­ta­rás, en es­tos días de fe­bri­les vue­los re­tra­sa­dos que me hun­den.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.