Prue­ba de re­fle­jos

Milenio - - ANTESALA - agon­za­[email protected] Ar­man­do González To­rres

En una tra­di­ción li­te­ra­ria con in­cli­na­ción a lo es­ten­tó­reo, cues­ta tra­ba­jo asimilar un tem­pe­ra­men­to li­te­ra­rio dis­cre­to, equi­li­bra­do y cor­dial, como el de Al­fon­so Re­yes. Mu­cho más di­fí­cil se vuel­ve es­ta asi­mi­la­ción, cuan­do se tra­ta de un au­tor oceá­ni­co que cul­ti­vó los más dis­tin­tos gé­ne­ros y asun­tos y cu­yas obras com­ple­tas re­ba­san los vein­ti­cin­co to­mos (sin con­tar sus dia­rios). Cier­to, la de Re­yes era una exis­ten­cia ads­cri­ta a la le­tra, con una mar­ca­da au­to­con­cien­cia de su iden­ti­dad de es­cri­tor, que asu­mía la es­cri­tu­ra de una ma­ne­ra tan go­zo­sa y es­pon­tá­nea como la res­pi­ra­ción o la co­mi­da. Exis­ten mu­chas an­to­lo­gías de Re­yes, pe­ro al­gu­nas ya no cir­cu­lan; otras son de­ma­sia­do cor­tas; otras ocu­pan va­rios vo­lú­me­nes y otras más se es­pe­cia­li­zan en al­gún as­pec­to de su obra. Un hi­jo me­nor de­la pa­la­bra (FCE, Mé­xi­co, 2015) es una nue­va se­lec­ción rea­li­za­da por el re­co­no­ci­do his­to­ria­dor Javier Gar­cia­die­go que ofre­ce, en un vo­lu­men, una vi­sión pa­no­rá­mi­ca de la obra mul­ti­fa­cé­ti­ca de Re­yes, acom­pa­ña­da de una bre­ve pe­ro re­ve­la­do­ra sem­blan­za. A par­tir de di­cha sem­blan­za es po­si­ble en­ten­der que, si bien Re­yes na­ció en una cu­na do­ra­da, su tra­yec­to­ria es­tu­vo le­jos de ser có­mo­da y su vida con­tie­ne mo­men­tos de in­men­sa desa­zón y des­di­cha. Bien co­no­ci­da es la des­gra­cia po­lí­ti­ca que se ce­ba en la fa­mi­lia Re­yes, que baja de su nu­be al jo­ven Al­fon­so y que lo obli­ga a via­jar a Eu­ro­pa “a ser po­bre y ha­cer­me hom­bre”. Es sa­bi­do tam­bién que Re­yes ca­si nun­ca fue un es­cri­tor de tiem­po com­ple­to y com­bi­nó su ca­rre­ra li­te­ra­ria con la fae­na pe­rio­dís­ti­ca, el des­gas­tan­te tra­ba­jo di­plo­má­ti­co o la pro­mo­ción cul­tu­ral. De mo­do que, con­tra lo que pa­re­ce­ría in­di­car su so­bre­abun­dan­cia, su obra no fue sis­te­má­ti­ca, sino aza­ro­sa, de­ri­va­da lo mis­mo de pro­fun­das ob­se­sio­nes y afi­cio­nes (Gre­cia, por ejem­plo) que sub­si­dia­ria de en­car­gos y com­pro­mi­sos.

La se­lec­ción de Gar­cia­die­go se agru­pa en on­ce sec­cio­nes que per­mi­ten abar­car lo esen­cial de ca­da una de las fa­ce­tas de Re­yes. La an­to­lo­gía no so­lo res­ti­tu­ye tex­tos fun­da­men­ta­les, sino que po­ne a prue­ba los re­fle­jos del au­tor, pues en­fren­ta una es­cri­tu­ra, des­pro­vis­ta de su ha­lo ca­nó­ni­co, a nue­vas cir­cuns­tan­cias y prác­ti­cas de lec­tu­ra. En el ca­so de Re­yes, si bien hay al­gu­nas pá­gi­nas mar­chi­tas, la elas­ti­ci­dad y ac­tua­li­dad de mu­chas otras son sor­pren­den­tes y van des­de el ca­rác­ter grá­cil, lú­di­co y re­cons­ti­tu­yen­te de su ver­so has­ta su pro­sa crí­ti­ca afa­ble y go­zo­sa, que com­pren­de su in­ci­pien­te res­ca­te de la tra­di­ción me­xi­ca­na, sus atis­bos so­bre la in­te­li­gen­cia ame­ri­ca­na, los tes­ti­mo­nios de su cu­rio­si­dad uni­ver­sal y su afi­ción a Gre­cia y, so­bre to­do, sus en­sa­yos so­bre cul­tu­ra y vida pú­bli­ca que, pe­se a lo re­ba­sa­do de las cir­cuns­tan­cias, apa­re­cen ple­nos de sen­ti­do co­mún y per­ti­nen­cia. Si la an­to­lo­gía res­ti­tu­ye una obra, tam­bién res­ti­tu­ye un ca­rác­ter: una so­cia­bi­li­dad del es­pí­ri­tu que se tra­du­ce lo mis­mo en in­sa­cia­ble cu­rio­si­dad por los de­más (se­res o cul­tu­ras), que en áni­mo de pon­de­ra­ción, ur­ba­ni­dad y con­ci­lia­ción.

Al­fon­so Re­yes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.