El sín­dro­me de Harry Block

Milenio - - EN LIBRERIAS - ivan­rios­gas­con.word­press.com Iván Ríos Gas­cón

Woody Allen se bur­ló del te­ma en De­cons­truc­ting Harry (1997): un es­cri­tor ha­ce de su vida el ele­men­to na­rra­ti­vo y lo que com­po­ne es una obra vi­ru­len­ta, mu­cho más ho­rri­pi­lan­te que cual­quier fic­ción. Al po­ner a ha­blar sin am­ba­ges ni eu­fe­mis­mos a su ren­co­ro­so yo, Harry Block usa ese li­bro como una es­pe­cie de te­ra­pia de au­to­ayu­da pe­ro ter­mi­na es­cri­bien­do un aná­li­sis fe­roz del elen­co y las cir­cuns­tan­cias que hi­cie­ron de su ego un mons­truo hen­chi­do de des­dén. Pa­dre, ma­dre, ex es­po­sa, her­ma­na, cu­ña­da y ami­gos con­for­man una ca­ri­ca­tu­ra so­bra­da de amar­gu­ra pe­ro lle­na de iro­nía, en la que el úni­co co­ra­zón sen­ci­llo es ese Harry que mi­ra al mun­do como un ni­ño que o se in­ven­ta­ba su pro­pio Freud o ter­mi­na­ba ahor­can­do pu­tas y ra­bi­nos (las pri­me­ras eran su ma­yor de­bi­li­dad, los se­gun­dos sus ad­ver­sa­rios más re­cal­ci­tran­tes). Sin em­bar­go, Harry no te­nía pro­pó­si­tos ex­hi­bi­cio­nis­tas sino in­ten­cio­nes re­den­to­ras, y aun­que en su li­bro ocul­tó a los alle­ga­dos con más­ca­ras y cla­ves, ade­más de di­si­mu­lar los he­chos con tra­ma no­ve­les­ca, pa­ra su in­for­tu­nio to­dos se des­cu­brie­ron. Harry se pa­sa la pe­lí­cu­la es­cu­chan­do re­pro­ches y men­ta­das de los tí­te­res sin ca­be­za que in­mor­ta­li­zó.

Hoy el re­la­to au­to­bio­grá­fi­co se per­fi la ha­cia esa es­pe­cie de con­fe­sio­na­rio cru­do e im­pla­ca­ble, mal­do­so y des­truc­ti­vo como el de Harry Block, so­lo que ya ca­si no dis­fra­za na­da. Ahí es­tá el éxi­to del sex­te­to Mi­lu­cha, del no­rue­go Karl Ove Knaus­gård, re­tra­tos de una fa­mi­lia pa­té­ti­ca y dis­fun­cio­nal, que sa­tis­fa­ce a sus lec­to­res con la im­pú­di­ca ex­po­si­ción de la pe­cu­lia­ri­dad y el des­do­ro de su tri­bu es­can­di­na­va, mo­der­nos vi­kin­gos cu­yo por­ve­nir inexo­ra­ble es el caos emo­cio­nal. Los li­bros de Knaus­gård tam­bién le han aca­rrea­do pro­ble­mas fa­mi­lia­res, pe­ro él se de­fien­de ar­gu­men­tan­do que su bús­que­da úni­ca­men­te con­sis­te en re­cu­pe­rar la in­fan­cia per­di­da, ese pe­da­zo de edén lu­mi­nis­cen­te que ele­va o ani­qui­la. La es­cri­tu­ra, en­ton­ces, es un mé­to­do pa­ra huir o con­ju­rar el de­ter­mi­nis­mo.

Otro fe­nó­meno pa­re­ci­do al de Knaus­gård es el del fran­cés Édouard Louis. Pa­ra aca­bar con Eddy Be­lle­gueu­le (en es­pa­ñol por Sa­la­man­dra), una no­ve­la so­bre el su­pues­to bull­ying sin lí­mi­tes ni pau­sas, en reali­dad es una cró­ni­ca des­ter­ni­llan­te y vis­ce­ral de los usos y cos­tum­bres de un pue­blu­cho al nor­te de Fran­cia, vi­llo­rrio en el que be­ber has­ta ne­ce­si­tar una ca­mi­lla, pe­lear has­ta per­der la den­ta­du­ra, aban­do­nar al cuer­po a la obe­si­dad y el desaseo o in­mo­lar has­ta la úl­ti­ma neu­ro­na con ma­ra­to­nes te­le­vi­si­vos, lo ori­lla­ron a huir des­afo­ra­da­men­te pa­ra evi­tar un des­tino ma­ni­fies­to —la tor­tu­ra fí­si­ca, psi­co­ló­gi­ca y emo­cio­nal—, pues Eddy Be­lle­gueu­le, a la sa­zón el mis­mo Édouard Louis, era el ser más po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to de ese pue­blo: re­ne­ga­do de la cas­ta pro­le­ta­ria, ado­ra­dor de la lec­tu­ra, as­pi­ran­te a es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios y al as­cen­so so­cial y, pa­ra col­mo, ho­mo­se­xual.

Com­pa­ran­do a es­tos au­to­res, lo que abru­ma en Knaus­gård pe­ro en Louis fun­cio­na, es la for­ma de mi­rar. Mien­tras el no­rue­go se arran­ca has­ta el úl­ti­mo ca­be­llo con ru­de­za, el fran­cés con­mue­ve, irri­ta o as­quea a tra­vés de una pro­sa fo­to­grá­fi­ca, un ca­rru­sel de imá­ge­nes en el que no hay en­jui­cia­mien­tos ni en­cono o victimismos.

El sín­dro­me de Harry Block se ex­tien­de len­ta, pro­gre­si­va­men­te. Hay quie­nes in­clu­so afi rman que es la nue­va ten­den­cia li­te­ra­ria y ha­cen car­to­gra­fías de tí­tu­los y au­to­res que, hi­po­té­ti­ca­men­te, son los más des­ta­ca­dos dis­cí­pu­los de Proust. Yo pien­so lo con­tra­rio. Si la ima­gi­na­ción se aca­ba, siem­pre se po­drá echar mano de un rau­dal de re­cuer­dos ma­los y, de pa­so, apo­rrear al pa­dre o la ma­dre o el her­mano por los trau­mas re­ci­bi­dos aun­que, pen­sán­do­lo bien, eso es una im­pos­tu­ra. El es­cri­tor po­ne mu­cho de sí en ca­da per­so­na­je, tan­to que cuan­do sus crea­cio­nes son gran­dio­sas sur­gen mi­tos, como esa ro­mán­ti­ca fa­la­cia que afi rma que Flau­bert di­jo o es­cri­bió “Ma­da­me Bo­vary c’est moi”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.