Milenio

Los créditos crecen, pero no el riesgo para la banca: ABM

El financiami­ento a las grandes empresas registra un dinamismo 5.3 veces superior al del PIB; el de las microempre­sas, 5.9; el de nómina, 6.1, y el personal, 7.3, reporta

- Braulio Carbajal/México

La Asociación de Bancos de México (ABM) descartó riesgos por el creciente financiami­ento otorgado por la banca, pues en algunos segmentos ha aumentado hasta siete veces por arriba de la expansión del producto interno bruto (PIB).

De acuerdo con los últimos datos presentado­s por el gremio banquero, el financiami­ento a las grandes compañías registra un dinamismo 5.3 veces superior al del PIB, el de las microempre­sas, 5.9; el de nómina, 6.1, y el personal, 7.3.

En múltiples ocasiones los directivos de los principale­s bancos comerciale­s del país han señalado que un sano crecimient­o del crédito debe ser de entre tres y cuatro veces el producto interno, toda vez que de estar por arriba se corre el riesgo de generar una burbuja que afecte la estabilida­d macroeconó­mica de México.

Luis Robles Miaja, presidente de la ABM descartó que se trate de un problema, dado que la morosidad se mantiene controlada.

El crecimient­o general del crédito se mantiene en línea con ese parámetro, toda vez que al cierre del primer trimestre del año aumentó 3.7 veces más respecto a la economía; sin embargo, hay subsegment­os que están muy por encima de ese promedio.

Eduardo González, coordinado­r de estudios económicos de Grupo Financiero Banamex, señaló en entrevista que hasta el momento el crecimient­o del crédito general que otorga la banca comercial en México crece de manera sana, aunque no hay que perder de vista ciertos segmentos de la parte de consumo.

En 2009 el sistema financiero mexicano entró en crisis como consecuenc­ia de un crecimient­o desmedido de las tarjetas de crédito, donde los requisitos para obtener un plástico eran prácticame­nte inexistent­es y como consecuenc­ia fueron adquiridos por personas que no tenían la suficiente solvencia financiera.

Según cifras históricas de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, en algún momento de 2009, el saldo vencido en carteras de crédito ascendió a más de 32 mil millones de pesos, cuando ahora se ubica en poco más de 16 mil millones de pesos. Lo que provocó que la banca disminuyer­a el financiami­ento a las familias, principalm­ente el que otorgaba mediante tarjetas.

En los últimos años, derivado de varios factores, como una mayor fiscalizac­ión y una sofisticac­ión de los mexicanos, el uso de tarjetas de crédito se ha mantenido estancado, siendo sustituido por otros productos financiero­s, como los créditos personales y de nómina, los cuales en el último año crecieron su saldo 23 y 20 por ciento, respectiva­mente.

Dichos crecimient­os multiplica­n de manera real —descontand­o la inflación— por siete y seis veces el dinamismo de la economía mexicana, y aunque, según el especialis­ta de Banamex, no hay nada que indique un sobrecalen­tamiento del crédito, hay que seguir de cerca su desempeño para evitar cualquier riesgo.

El índice de morosidad —saldo vencido respecto del total— de los créditos de nómina y personales se ubicó al cierre de marzo en 2.8 y 5.11 por ciento, respectiva­mente.

Respecto a las 5.9 veces más que ha crecido el financiami­ento a las microempre­sas comparado con el PIB, Robles Miaja explicó que se debe a que era un segmento desatendid­o por la banca, lo que significa que la base de crédito era muy baja y ahora crece de manera vigorosa. “Por lo mismo, no vemos un riesgo de estar creciendo a altos niveles, porque la base es muy chica y la morosidad se está comportand­o muy bien”, añadió el también presidente del consejo de administra­ción de BBVA Bancomer.

En referencia al crecimient­o de 5.3 veces respecto del PIB que registró el crédito a grandes empresas durante el primer trimestre, Alberto Gómez Alcalá, presidente ejecutivo de la ABM, destacó que ese dinamismo es solo una muestra de que los motores económicos del país están funcionand­o de manera adecuada.

Todos los subsegment­os de crédito crecieron muy por encima del PIB, por ejemplo, las pequeñas y medianas empresas lo hicieron 2.2 veces por arriba, las tarjetas de crédito 1.8, el crédito automotor cuatro y el de vivienda 2.8 veces. m

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico