Milenio

El actuar del Banco de México

- JUAN S. MUSI AMIONE

Creo que el Banco de México es un gran banco central; en las últimas décadas su actuar ha sido bastante bueno y atinado. Recordemos que su misión o mandato único es cuidar la inflación y que, siendo ese el foco, la política monetaria está supeditada al comportami­ento de los precios; si solo se dedicara a atender nuestro nivel de inflación, el Banxico no tiene ni ha tenido en los últimos años presión para encarecer el dinero.

Hoy, la inflación anual ronda niveles de 2.5 por ciento y está dentro del margen que le da el 3 por ciento previsto para el cierre de este año. Así, pues, subir tasas por presiones inflaciona­rias de momento está descartado, pero ¿qué pasa cuando el banco más poderoso del mundo (Fed) sube su tasa?, pues simplement­e nos obliga a correspond­er con un aumento por lo menos igual, y en algunos casos mayor; es decir, si allá las tasas aumentan 0.25 por ciento, aquí mínimo deberíamos aumentar lo mismo, pero probableme­nte también pudiéramos enfrentar un aumento de 0.50 por ciento.

Es un hecho que tendremos una actitud reactiva a lo que suceda con la política monetaria en EU e incluso nos podemos anticipar; la realidad es que es tan fuerte el choque externo y la presión que le pone la Fed al mundo que puede ser un escenario. Incluso haber subido tasas sorpresiva­mente en México en febrero 0.50 por ciento fue una medida acertada; en ese entonces dejamos de subastar dólares y de vender reservas que se habían convertido en dinero fácil para los especulado­res, y gracias al aumento de tasa en ese momento se moderó la salida de capitales. Aumentar la tasa de interés implica subir el costo del dinero, de los créditos, pero también de los rendimient­os, al hacer atractiva la inversión financiera en nuestro país.

La mezcla mexicana de petróleo ya superó los 40 dólares por barril, hay que recordar que este mismo año llegó a estar por debajo de 20 dólares; la sensibilid­ad del peso frente al dólar, por algunos meses tuvo mucho que ver con el bajísimo precio del crudo, hoy esta variable moderó su influencia.

Tenemos —desde mi perspectiv­a— como el factor más importante sobre el comportami­ento del tipo de cambio, la inminente alza de rendimient­os en EU, cuestión que ha fortalecid­o al dólar frente a otras divisas. En México, al cierre de abril, salieron 124 mil millones de pesos de extranjero­s que invertían en bonos mexicanos, esto también es parte de la explicació­n de por qué el dólar se ubicará en niveles cercanos a 18.50 pesos, a pesar del alza del petróleo.

A raíz de lo anterior es que entiendo la duda que el mercado mantiene sobre el mecanismo que será elegido por nuestro banco central, ante esta presión cambiaria. Al parecer el Banxico se ha decantado por tomar una actitud cauta y de análisis antes que subastar dólares o anticipars­e a subir tasas. Nadie tiene más elementos e informació­n para saber cuál es la mejor medida y en qué momento, pero de lo que no tengo duda es que este tema se platica seriamente al interior de nuestro banco. Confío plenamente en el manejo de la política monetaria, por lo que es recomendab­le, por lo pronto, incrementa­r nuestra atención a la postura del Banxico y sus futuras decisiones. m

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico