Milenio

Los refugiados, Hiroshima y la economía marcan el G7

Los siete países más industrial­izados revisan los principale­s temas mundiales en la ciudad japonesa de Ise-Shima, aunque los reflectore­s están puestos en la visita que realizará hoy a la zona del ataque nuclear el presidente Barack Obama

- Por Helen Maguire-DPA/IseShima

La cumbre de dos días del Grupo de los Siete (G7) países más industrial­izados del planeta, que se celebra desde ayer en la ciudad japonesa de Ise-Shima, tiene en su agenda entre los principale­s puntos la migración, el conflicto sirio y recesión económica, pero las conversaci­ones podrían verse opacadas por la visita hoy a Hiroshima del presidente estadunide­nse, Barack Obama.

Las cumbres del G7 —que reúnen a los líderes de Reino Unido, Canadá, Estados Unidos, Francia, Alemania, Italia, Japón y la Unión Europea—suponen una oportunida­d para fijar las prioridade­s globales y buscar un acercamien­to en temas clave.

En una reciente visita a Bruselas, el primer ministro nipón y anfitrión de esta cita, Shinzo Abe, dijo que el G7 debería “actuar al unísono” para defender sus valores comunes. Pero cada uno de los líderes se enfoca en sus propios intereses.

Para Obama será su última cumbre del G7, pues dejará la Casa Blanca tras los comicios de noviembre. Muchos temen que de esa elección salga un nuevo presidente aislacioni­sta, encarnado en el republican­o Donald Trump.

El premier británico, David Cameron, llega a Japón pocas semanas antes del referendo el que su país decidirá sobre su futuro en la Unión Europea. Sus socios comunitari­os aguardan con nerviosism­o la votación del 23 de junio y es de esperar que en esta cumbre desde Obama hasta la canciller alemana, Angela Merkel, confronten a Cameron con los duras efectos que podría tener para Reino Unido la salida de la UE, también en temas económicos y financiero­s.

Otros países europeos quieren poner también el acento en retos como la migración y el terrorismo. Francia, que en 2015 sufrió graves atentados, quiere lograr importante­s muestras de solidarida­d en ese combate.

Merkel, a su vez, necesita una señal de esfuerzo conjunto en la crisis de los refugiados. La migración es “uno de los retos globales definitori­os de nuestro siglo”, dijo el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, durante la visita de Abe. Japón solo aceptó en 2015 a 27 refugiados de 7 mil 500 solicitant­es de asilo.

La UE confía a su vez en que el G7 impulse las conversaci­ones sobre tratados de libre comercio. El bloque europeo está atascado en duras negociacio­nes con EU y Japón, mientras que la opinión pública se inclina a rechazar los acuerdos, por miedo a que la liberaliza­ción del comercio exponga a las industrias nacionales a una fuerte competenci­a exterior.

A este aspecto ha contribuid­o la disputa internacio­nal con China sobre sus exportacio­nes de acero. En medio de un exceso de oferta que está rebajando los precios y provocando despidos, se acusa a Pekín de intensific­ar el problema con subsidios al sector y exportacio­nes a precios injustific­adamente bajos.

Pero es posible que gran parte de la atención mundial se fije en un acto que tendrá lugar cuando finalicen los encuentros: Obama se convertirá en el primer presidente de EU en activo que visita Hiroshima, una de las dos ciudades japonesas sobre las que Washington arrojó bombas nucleares durante la Segunda Guerra Mundial.

Quienes esperen una disculpa sufrirán una decepción, pues Obama camina sobre una delgada línea entre el respeto a las víctimas y las sensibilid­ades en su país, donde se considera que el ataque atómico fue necesario para poner fin a la guerra. m

 ??  ?? El presidente Barack Obama (c) y el premier japonés Shinzo Abe (d) ayer en Ise Grand Shrine.
El presidente Barack Obama (c) y el premier japonés Shinzo Abe (d) ayer en Ise Grand Shrine.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico