EM­PRE­SA RE­CI­BE HAS­TA CIN­CO ANI­MA­LES CON CÁN­CER AL DÍA Mas­co­tas, nue­vos clien­tes de la ma­ri­gua­na me­di­ci­nal

Un ve­te­ri­na­rio ad­vier­te que no hay es­tu­dios y “el pe­rro pue­de sen­tir­se me­jor por­que es­tá dro­ga­do, pe­ro el tra­ta­mien­to ade­cua­do se pa­sa por al­to”

Milenio - - POLITICA - AFP/Los Ángeles

Es tem­prano, aca­ba de pa­sar la hora del de­sa­yuno y Cay­ley, de seis años, se mues­tra muy in­quie­ta mien­tras es­pe­ra su do­sis de can­na­bi­diol (CBD). Es­ta la­bra­dor ne­gra mue­ve la co­la y da vuel­tas mien­tras su due­ño, Brett Hart­mann, co­lo­ca en su bo­ca unas go­tas de la sus­tan­cia lí­qui­da que le da de mañana y no­che pa­ra ali­viar­le la an­sie­dad. “Des­de que le da­mos el CBD (ex­trac­to de ma­ri­gua­na no psi­co­tró­pi­co), la an­sie­dad se aca­bó”, ase­gu­ra Hart­mann, de 30 años, so­bre Cay­ley, una pe­rra de ser­vi­cio que lo acom­pa­ñó du­ran­te sus años uni­ver­si­ta­rios por­que su­fría epi­lep­sia.

Hart­mann, que vi­ve cer­ca de Los Ángeles, ex­pli­có que co­men­zó a su­mi­nis­trar­le el com­pues­to de ma­ri­gua­na me­di­ci­nal a la pe­rra cuan­do él ya no tu­vo ne­ce­si­dad de que el ani­mal lo acom­pa­ña­ra a to­das par­tes, ya que ha­bía su­pe­ra­do su en­fer­me­dad. “La ju­bi­lé y no su­po ma­ne­jar la tran­si­ción bien, pe­ro el CBD real­men­te fun­cio­nó”, afir­ma el Cay­ley, hom­bre, que ade­más tie­ne un pe­rro sal­chi­cha que tam­bién re­ci­be el tra­ta­mien­to. Mien­tras la mul­ti­mi­llo­na­ria in­dus­tria de la ma­ri­gua­na me­di­ci­nal y re­crea­ti­va si­gue cre­cien­do en Es­ta­dos Uni­dos, los con­su­mi­do­res se mul­ti­pli­can y los ani­ma­les tam­bién es­tán en el ra­dar. “Es­ta­mos bus­can­do cre­cer 20 por cien­to ca­da mes”, di­ce Ali­son Ettle, fun­da­do­ra de Treat Well, una com­pa­ñía con se­de en Ca­li­for­nia que se es­pe­cia­li­za en pro­duc­tos no psi­coac­ti­vos de can­na­bis pa­ra ani­ma­les y hu­ma­nos.

Ex­pli­có que los due­ños de las mas­co­tas —pe­rros, ga­tos, la­gar­tos, tor­tu­gas, al­pa­cas, ca­ba­llos y ani­ma­les de gran­ja— re­cu­rren ca­da vez más al can­na­bis pa­ra tra­tar en­fer­me­da­des que van des­de cán­cer y so­plos car­dia­cos has­ta ar­tri­tis e in­fec­cio­nes de oí­do.

La em­pre­sa­ria co­men­tó: “Re­ci­bi­mos has­ta cin­co pa­cien­tes de cán­cer al día y los re­sul­ta­dos que es­ta­mos vien­do son im­pre­sio­nan­tes. Es­ta­mos vien­do los tu­mo­res des­apa­re­cer o en­co­ger­se, ex­ten­dien­do la vi­da del ani­mal”.

Cuan­do co­men­zó en es­te ne­go­cio, ha­ce más o me­nos una dé­ca­da, Ettle tra­ta­ba al­re­de­dor de 20 ani­ma­les al año, la ma­yo­ría pe­rros.

Hoy, con la ma­ri­gua­na me­di­ci­nal le­ga­li­za­da en 29 es­ta­dos y el Dis­tri­to de Co­lum­bia, Ettle ase­gu­ra que el nú­me­ro de pa­cien­tes cua­drúpe­dos se dis­pa­ró a mi­les, a pe­sar de que la sus­tan­cia es ile­gal a es­ca­la fe­de­ral y las le­yes es­ta­ta­les no apli­can pa­ra las mas­co­tas.

Los ve­te­ri­na­rios no pue­den re­ce­tar­la, de ma­ne­ra que los amos la com­pran con una pres­crip­ción a su nom­bre. En es­te va­cío le­gal, hay que te­ner cui­da­do con las do­sis, por­que no hay es­tu­dios so­bre los efec­tos en ani­ma­les. “Co­men­za­mos po­co a po­co, muy len­to pa­ra tra­tar de en­con­trar la do­sis apro­pia­da”, co­men­tó Me­lin­da Ha­yes, fun­da­do­ra de Sweet Leaf Shop­pe, un ser­vi­cio de en­tre­gas de can­na­bis. “Lo úl­ti­mo que que­re­mos es que el pe­rro o la mas­co­ta se sien­ta in­có­mo­do”.

Hays ase­gu­ra que, si se usan ade­cua­da­men­te, los de­ri­va­dos de ma­ri­gua­na pa­ra mas­co­tas no tie­nen efec­tos se­cun­da­rios, co­mo los analgésicos o me­di­ca­men­tos tra­di­cio­na­les, ade­más de ser más ba­ra­tos. En me­dio de to­do es­te en­tu­sias­mo, los ve­te­ri­na­rios in­sis­ten en que no se tra­ta de una dro­ga mi­la­gro­sa. “No hay es­tu­dios en pe­rros o ga­tos, mu­cho me­nos en co­ne­ji­llos de in­dias y otras es­pe­cies, no sa­be­mos cuá­les son los be­ne­fi­cios, si es que los tie­ne”, in­di­có Ken Paw­lows­ki, je­fe de la Aso­cia­ción Ve­te­ri­na­ria de Ca­li­for­nia, ase­gu­ran­do que el he­cho de que el ani­mal se sien­ta me­jor no quie­re de­cir que es­tá sa­nan­do. “¿La en­fer­me­dad sub­ya­cen­te es­tá real­men­te sien­do tra­ta­da o es­tá em­peo­ran­do?”, cues­tio­nó Paw­lows­ki. “El pe­rro pue­de sen­tir­se me­jor por­que es­tá dro­ga­do, cuan­do el tra­ta­mien­to que ade­cua­do pa­ra ayu­dar­lo se es­tá pa­san­do por al­to”, opi­nó.

Pe­ro a pe­sar de las ad­ver­ten­cias, mu­chos due­ños de mas­co­tas co­mo Hart­mann no aho­rran elo­gios pa­ra la ma­ri­gua­na co­mo me­di­ci­na, aun­que re­co­no­ció que la gen­te ne­ce­si­ta in­for­mar­se bien pa­ra usar­la. “Te­ne­mos mu­chas his­to­rias exi­to­sas”, di­ce Hart­mann, que tra­ba­ja co­mo con­sul­tor de can­na­bis. “Du­ran­te mu­cho tiem­po es­tu­ve con­tra el can­na­bis has­ta que em­pe­cé a usar­lo pa­ra mi epi­lep­sia. Me ayu­dó a re­cu­pe­rar mi cuer­po y es to­tal­men­te ló­gi­co que quie­ra usar­lo pa­ra mis pe­rros”, con­clu­yó. M

una la­bra­dor ne­gra, re­ci­be su do­sis de can­na­bi­diol por par­te de su due­ño, Brett Hart­mann.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.