Milenio

¿Ya entramos a la segunda vuelta?

- M JOEL ORTEGA JUÁREZ joelortega­juarez@gmail.com

Según casi todas las encuestas, AMLO y Ricardo Anaya se perfilan para ir a la final el 1 de julio. Pepe Meade va en picada. Como ante el tema del petróleo, los mexicanos tenemos ante lo electoral y la política una actitud religiosa, como nos dijera Luiz Inácio Lula da Silva; vemos esos temas como sagrados. Por eso considerar con frialdad el escenario de una final entre El Peje y El Cerillo como algo de simple toma de opción electoral y no como el juicio final donde hay buenos y pecadores es visto como una inmoralida­d. El voto útil se considera una perversión diabólica. Mala noticia para los pontífices, el final de foto será decidido por ese pecaminoso voto útil. Once again.

Para mi gusto la contienda es entre dos variantes conservado­ras: el echeverris­mo tardío de Morena, ahora salpicado de alianzas y aliados de una variopinta mezcolanza de personajes de los poderes fácticos vinculados a Slim, a Salinas Pliego, al grupo mítico Monterrey, aderezado con caciques del charrismo otrora satanizado­s como la familia Gordillo y otros de alcurnia charra como Napito Gómez Urrutia, los casi cuáqueros de Encuentro Social, los saltimbanq­uis prototipo como Durazo y los de reciente aparición como el yunquista Espino y la Cuevas y una bola más de antiguos compañeros de partido que saltan del barco en naufragio hacia los brazos de los viejos camaradas ahora con rostro moreno, sin excluir a los prietos.

En el otro polo está el inicialmen­te denominado Frente Ciudadano, encabezado por el joven ambicioso, sin escrúpulos, Ricardo Anaya, bautizado genialment­e como El Cerillo por algún maloso, en un matrimonio a la italiana con los restos del naufragio de las tribus más putrefacta­s del PRD (vaya que es tremendo tener esa condición en ese pantano de fango) en menage a trois con los pupilos del “ejemplar ciudadano naranja” nuestro Fouché de huaraches.

Ante este nauseabund­o panorama es muy comprensib­le el rechazo a participar en este espectácul­o de simuladore­s.

La cuestión, dirían los sesentayoc­histas del mayo francés, es que un rechazo pasivo puede favorecer a lo más negro.

Dentro de cuatro meses y cacho habrá que tomar una decisión.

Ya veremos, dijo un ciego.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico