El yu­go de la cla­se po­lí­ti­ca

Milenio - - AL FRENTE - MI­GUEL ÁN­GEL PUÉR­TO­LAS

Hoy ce­le­bra­mos el ini­cio de la lu­cha que lle­vó a Mé­xi­co a in­de­pen­di­zar­se de Es­pa­ña, lo que sig­ni­fi­có el ini­cio de un ar­duo ca­mino pa­ra al­can­zar no so­lo so­be­ra­nía, sino iden­ti­dad co­mo país; tras la lu­cha de In­de­pen­den­cia, Mé­xi­co si­guió un lar­go ca­mino de cons­tan­tes lu­chas in­te­ri­nas por el po­der y ba­ta­llas con­tra na­cio­nes que no per­mi­tían sa­lir al país ha­cia el pro­gre­so.

Pa­sa­mos por una dic­ta­du­ra que de­vino en otra lu­cha, la Re­vo­lu­ción me­xi­ca­na, que ter­mi­nó por ins­tau­rar un ré­gi­men to­ta­li­ta­rio en el que un so­lo par­ti­do per­ma­ne­ció en el po­der por 70 años, lle­gó la al­ter­nan­cia y re­sul­tó un fra­ca­so que que­dó muy le­jos de lle­nar las ex­pec­ta­ti­vas que se te­nían res­pec­to al tan ven­di­do cam­bio, que so­lo re­sul­tó en un cam­bio de si­glas con la mis­ma cla­se po­lí­ti­ca en el po­der.

Aquel par­ti­do que otro­ra era el del ca­rro com­ple­to y de la pre­si­den­cia im­pe­rial es­tu­vo 12 años en la ban­ca, co­mo se­gun­da fuer­za po­lí­ti­ca, y re­gre­só por la vo­lun­tad de la ma­yo­ría de­mos­tran­do que na­da ha­bía cam­bia­do y abrien­do la puer­ta a quie­nes ofre­cen la cuar­ta trans­for­ma­ción del país.

Pe­ro veo en la gran ma­yo­ría de quie­nes en­ca­be­zan la cuar­ta trans­for­ma­ción per­so­na­jes que vie­nen de ese Mé­xi­co que no cam­bia, de esa cla­se po­lí­ti­ca que di­fí­cil­men­te trae­rá co­sas nue­vas, y mues­tra cla­ra es que en el Po­der Le­gis­la­ti­vo no con­for­me Mo­re­na con el triun­fo le­gí­ti­ma­men­te ga­na­do, con el que te­nían la opor­tu­ni­dad de pri­me­ro de­mos­trar qué son ca­pa­ces de ha­cer, se alia­ron a ré­mo­ras que ven­den el vo­to al me­jor pos­tor bus­can­do ha­cer­se de la ma­yo­ría ca­li­fi­ca­da.

Veo con ale­gría que ca­da 15 de sep­tiem­bre re­fren­de­mos nues­tro or­gu­llo de ser me­xi­ca­nos y nos una­mos en un gri­to de ¡vi­va Mé­xi­co! Pe­ro veo con tris­te­za que se­gui­mos sien­do rehe­nes de la mis­ma cla­se po­lí­ti­ca ins­ta­la­da co­mo pri­me­ra, se­gun­da o ter­ce­ra fuer­za, no im­por­ta al fi­nal los re­sul­ta­dos se­rán los mis­mos.

Has­ta hoy so­lo se ha es­cu­cha­do rui­do, nin­gu­na pro­pues­ta con­cre­ta pa­ra sa­car al país de ca­de­nas que nos atan, co­mo el re­tra­so edu­ca­ti­vo, al­tos ín­di­ces de po­bre­za y, tal vez la más gran­de de las ca­de­nas que hoy pe­sa, la in­se­gu­ri­dad y la vio­len­cia.

Es­pe­ro es­tar equi­vo­ca­do, res­pec­to a que al fi­nal ve­re­mos los mis­mos re­sul­ta­dos, pe­ro la cuar­ta trans­for­ma­ción no de­be­mos es­pe­rar que ven­ga de un mo­vi­mien­to po­lí­ti­co, debe ve­nir de to­dos los me­xi­ca­nos. M

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.