El Se­gu­ro Po­pu­lar mo­ri­rá por ra­zo­nes ideo­ló­gi­cas

La sa­lud no lu­ce ni ga­na elec­cio­nes; sin em­bar­go, tie­ne al­go muy atrac­ti­vo: un enor­me pre­su­pues­to que se pue­de usar pa­ra “me­jo­rar las con­di­cio­nes de vi­da”

Milenio - - POLÍTICA - AR­TI­CU­LIS­TA IN­VI­TA­DO Mé­di­co ci­ru­jano y con­sul­tor en co­mu­ni­ca­ción en sa­lud. Twit­ter: @Stra­tCons

Uno de los te­mas que de­ja pen­dien­te la ad­mi­nis­tra­ción de En­ri­que Pe­ña Nie­to es el de la re­for­ma en sa­lud. Aun­que des­de ha­ce más de 20 años se ha ha­bla­do de la ne­ce­si­dad de un sis­te­ma efi­cien­te y con co­ber­tu­ra uni­ver­sal, nun­ca se ini­ció for­mal­men­te un pro­ce­so que lo lo­gra­ra.

A 15 años de su pues­ta en mar­cha, el Se­gu­ro Po­pu­lar ha si­do el sis­te­ma de ad­mi­nis­tra­ción de re­cur­sos que más se ha acer­ca­do a ofre­cer ac­ce­so a la sa­lud a la po­bla­ción.

Pa­ra ana­li­zar sus avan­ces, y sí, sus tro­pie­zos, se debe to­mar en cuen­ta un as­pec­to fun­da­men­tal, la com­ple­ji­dad del apa­ra­to de sa­lud en Mé­xi­co, que in­vo­lu­cra a cua­tro ins­ti­tu­cio­nes fe­de­ra­les (IMSS, Isss­te, Se­de­na y Se­mar), a Pe­mex, así co­mo a más de 30 di­fe­ren­tes ser­vi­cios es­ta­ta­les pa­ra los tra­ba­ja­do­res de ca­da go­bierno.

El lo­grar que 50 por cien­to de la po­bla­ción que no es­tá ase­gu­ra­da ten­ga ac­ce­so a los ser­vi­cios de al­gu­nas de es­tas ins­ti­tu­cio­nes pa­ra aten­der pro­ble­mas sen­ci­llos o gran­des en­fer­me­da­des y ur­gen­cias, es com­ple­jo y cos­to­so.

No ayu­da mu­cho que los go­bier­nos es­ta­ta­les, ya sin su­per­vi­sión fe­de­ral, ha­yan he­cho mal uso de los re­cur­sos des­ti­na­dos a la sa­lud.

No obs­tan­te a es­tas com­pli­ca­cio­nes, el Se­gu­ro Po­pu­lar se las ha arre­gla­do pa­ra con­tar, a ju­nio pa­sa­do, con más de 53 mi­llo­nes de afi­lia­dos: ca­si 50 por cien­to de la po­bla­ción del país o cer­ca de 8090 por cien­to de la po­bla­ción no de­re­choha­bien­te. Du­ran­te el pri­mer se­mes­tre del año, el Se­gu­ro Po­pu­lar fue res­pon­sa­ble de 27 mi­llo­nes de con­sul­tas (50 mil dia­rias) y 1.4 mi­llo­nes de ur­gen­cias.

Sí, el Se­gu­ro Po­pu­lar es per­fec­ti­ble. Exis­ten ca­ren­cias en to­do el sis­te­ma de sa­lud y es­tas se re­fle­jan al in­cre­men­tar­se la de­man­da de ser­vi­cio. Fal­tan por in­cluir en su ca­tá­lo­go Cau­ses, en­fer­me­da­des de al­to cos­to y no son po­cos los grupos de pa­cien­tes que de­nun­cian fal­ta de abas­to en me­di­ca­men­tos, so­bre to­do los de al­ta es­pe­cia­li­dad; sin em­bar­go, re­pi­to, es­tas ca­ren­cias son in­he­ren­tes al sis­te­ma de sa­lud en ge­ne­ral, no so­lo a los pa­cien­tes del Se­gu­ro Po­pu­lar.

Con­ce­bi­do du­ran­te el se­xe­nio de Vi­cen­te Fox y pro­ve­nien­te de la vi­sión prag­má­ti­ca del doc­tor Ju­lio Frenk, quien se con­ver­tió en de­cano de la Es­cue­la de Sa­lud Pú­bli­ca de Har­vard, el Se­gu­ro Po­pu­lar ha pa­de­ci­do una gran ani­mad­ver­sión de po­lí­ti­cos y aca­dé­mi­cos de iz­quier­da; de he­cho, du­ran­te las elec­cio­nes, Ló­pez Obra­dor di­jo abier­ta­men­te que el sis­te­ma “ni era se­gu­ro ni era po­pu­lar”.

Sin em­bar­go, a dos me­ses de las elec­cio­nes, po­de­mos de­cir que la sa­lud es qui­zá el cam­po que me­nos in­tere­sa a Ló­pez Obra­dor, por lo me­nos eso pa­re­ce. AMLO sa­be que la sa­lud es un te­ma que no ven­de, por ello no lo ha co­lo­ca­do en su agenda prin­ci­pal.

Ha­ce ape­nas un par de se­ma­nas el te­ma se hi­zo pre­sen­te a tra­vés de dos su­ce­sos:

1. El pro­pues­to se­cre­ta­rio de Sa­lud, el doc­tor Jor­ge Al­co­cer, cues­tio­na­do en una entrevista so­bre el Se­gu­ro Po­pu­lar, men­cio­nó que “no se ha de­fi­ni­do qué su­ce­de­rá… pe­ro se le cam­bia­rá el nom­bre, el al­can­ce y la re­glas…”.

2. La se­ma­na pa­sa­da se dio a co­no­cer un do­cu­men­to, apa­ren­te­men­te fil­tra­do, don­de se ha­bla de la crea­ción de un Sis­te­ma Úni­co y Pú­bli­co de Sa­lud (SUPS); en es­te do­cu­men­to se ha­bla de la ne­ce­sa­ria des­apa­ri­ción del Se­gu­ro Po­pu­lar.

In­ti­tu­la­do “Plan de tran­si­ción al sis­te­ma úni­co y pú­bli­co de sa­lud 2019-2014”, el do­cu­men­to se atri­bu­ye a Asa Cris­ti­na Lau­rell (es­tá fir­ma­do: “ACL”), quien fue­ra se­cre­ta­ria de Sa­lud de AMLO en su pa­so por el Go­bierno del Dis­tri­to Fe­de­ral y des­de don­de re­cha­zó la par­ti­ci­pa­ción de esa en­ti­dad en el na­cien­te Se­gu­ro Po­pu­lar.

El do­cu­men­to ini­cia di­cien­do: “Han fra­ca­sa­do los in­ten­tos de lo­grar un sis­te­ma de sa­lud con ac­ce­so uni­ver­sal a los ser­vi­cios de sa­lud (sic) me­dian­te el mo­de­lo de se­gu­ro pú­bli­co…”, (re­fi­rién­do­se al Se­gu­ro Po­pu­lar).

La doc­to­ra Lau­rell es es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na social y su agenda aca­dé­mi­ca y de go­bierno siem­pre ha si­do ideo­ló­gi­ca. En sus múl­ti­ples pu­bli­ca­cio­nes abor­da con­ti­nua­men­te el con­cep­to de la uni­ver­sa­li­dad y el ac­ce­so gra­tui­to a ser­vi­cios y me­di­ca­men­tos, cri­ti­can­do acre­men­te al “neo­li­be­ra­lis­mo” de las ca­ren­cias en sa­lud en Mé­xi­co y en La­ti­noa­mé­ri­ca.

Lau­rell se ha men­cio­na­do co­mo po­ten­cial sub­se­cre­ta­ria de Sa­lud o fu­tu­ra res­pon­sa­ble del Con­se­jo Na­cio­nal de Sa­lud (CNS). Mu­chos pien­san que se­rá ella des­de el CNS quien mue­va los hi­los y las de­ci­sio­nes en sa­lud en Mé­xi­co ya que, has­ta el mo­men­to, son sus con­cep­tos los que Al­co­cer ha ma­ne­ja­do (re­pe­ti­do) en sus es­cue­tas in­ter­ven­cio­nes.

Lla­ma la aten­ción que una de sus alum­nas, Oli­via Ló­pez, tam­bién pos­gra­dua­da en me­di­ci­na social y

tam­bién aca­dé­mi­ca por la UAM Xo­chi­mil­co, ha­ya si­do nom­bra­da ya co­mo la pró­xi­ma se­cre­ta­ria de Sa­lud de Ciu­dad de Mé­xi­co. La doc­to­ra Ló­pez ha es­cri­to ar­tícu­los don­de cri­ti­ca “los re­tro­ce­sos” de la Se­cre­ta­ría de Sa­lud de Ciu­dad de Mé­xi­co al ser ad­mi­nis­tra­da por par­ti­dos de ten­den­cias o alian­zas “neo­li­be­ra­les”.

Am­bas au­to­ras han fi­ja­do fir­me­men­te su pos­tu­ra con­tra la par­ti­ci­pa­ción de la ini­cia­ti­va pri­va­da en la pro­vee­du­ría de ser­vi­cios de sa­lud.

Es en es­te contexto que el Se­gu­ro Po­pu­lar ve­rá su fin. No su­ce­de­rá por cues­tio­nes téc­ni­cas, prác­ti­cas, clí­ni­cas o de re­sul­ta­dos, se­rá eli­mi­na­do por ra­zo­nes ideo­ló­gi­cas.

Las in­ten­cio­nes del pró­xi­mo go­bierno ya han cau­sa­do reac­cio­nes en­tre quie­nes con­du­cen la sa­lud en Mé­xi­co. La se­ma­na pa­sa­da el doc­tor Abe­lar­do Me­ne­ses, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Cancerología (In­can), pi­dió a AMLO que no des­apa­rez­ca el Se­gu­ro Po­pu­lar.

Por otro la­do, el Ins­ti­tu­to Me­xi­cano pa­ra la Com­pe­ti­ti­vi­dad (Im­co) pu­bli­có ha­ce unos me­ses una se­rie de re­co­men­da­cio­nes pa­ra lo­grar una ade­cua­da uni­ver­sa­li­za­ción de los ser­vi­cios de sa­lud; sin em­bar­go, las ideas del IM­CO di­fí­cil­men­te se­rán re­co­no­ci­das por Ló­pez Obra­dor por tres mo­ti­vos:

1) Im­pli­can el in­vo­lu­cra­mien­to de la ini­cia­ti­va pri­va­da.

2) El te­ner que ajus­tar­se a es­que­mas in­ter­na­cio­na­les de ca­li­dad y te­ner fac­to­res de me­di­ción (KPIs) que no co­mul­gan con los de la me­di­ci­na social y

3) El in­for­mar, em­po­de­rar al pa­cien­te y ha­cer­lo par­te de su se­gui­mien­to y to­ma de de­ci­sio­nes, cuan­do el mo­de­lo que pro­po­ne Lau­rell es el de la rec­to­ría y pa­ter­ni­dad ab­so­lu­tas del Es­ta­do en la ad­mi­nis­tra­ción de la sa­lud y el bienestar.

La sa­lud no lu­ce. La sa­lud no ga­na elec­cio­nes. Sin em­bar­go, tie­ne al­go muy atrac­ti­vo: un enor­me pre­su­pues­to que se pue­de uti­li­zar pa­ra “me­jo­rar las con­di­cio­nes de vi­da” y co­mo con­se­cuen­cia, de acuer­do con el mo­de­lo de me­di­ci­na social, la sa­lud.

Ba­jo la ad­mi­nis­tra­ción de AMLO, gran par­te de los re­cur­sos de la Se­cre­ta­ría de Sa­lud ca­pi­ta­li­na se en­ca­mi­na­ron a pro­gra­mas asis­ten­cia­lis­tas con tar­je­tas de apo­yos eco­nó­mi­cos. La mis­ma doc­to­ra Lau­rell acu­dió a even­tos don­de es­tas se re­par­tían, ar­gu­men­tan­do que era par­te de sus la­bo­res, ya que la sa­lud co­mien­za con un me­jor ni­vel de vi­da.

Una cam­pa­ña na­cio­nal pa­ra re­du­cir la obesi­dad no se agra­de­ce. Una prue­ba de glu­co­sa no lu­ce. Una va­cu­na con­tra el pa­pi­lo­ma no se ve. Sin em­bar­go, el re­ga­lar tar­je­tas y des­pen­sas en un ac­to po­lí­ti­co, sí fun­cio­na. La gen­te lo aplau­de.

Has­ta el mo­men­to, el fu­tu­ro se­cre­ta­rio de Sa­lud ha ha­bla­do de so­lo dos te­mas: el even­tual cam­bio de fon­do y for­ma del Se­gu­ro Po­pu­lar y el po­ner en mar­cha 30 hos­pi­ta­les que es­tán ter­mi­na­dos, pe­ro aban­do­na­dos y sin fun­cio­nar. Una vez más, la in­fra­es­truc­tu­ra se ve, mien­tras que el con­trol epi­de­mio­ló­gi­co de la obesi­dad o el cán­cer no.

El lo­grar la co­ber­tu­ra uni­ver­sal en sa­lud es el san­to grial a don­de qui­sié­ra­mos lle­gar. Sin em­bar­go, es­to to­ma tiem­po y es ne­ce­sa­rio ven­cer com­pli­ca­cio­nes lo­gís­ti­cas, ad­mi­nis­tra­ti­vas y has­ta la­bo­ra­les. La doc­to­ra Lau­rell lo re­co­no­ce en su do­cu­men­to.

Pe­se a sus ca­ren­cias o fa­llas, con el Se­gu­ro Po­pu­lar exis­te ya una in­fra­es­truc­tu­ra y un ca­mino avan­za­do. ¿Por qué ter­mi­nar­lo por com­ple­to?

La sa­lud es un te­ma com­ple­jo, de­li­ca­do y muy téc­ni­co don­de to­das las de­ci­sio­nes de­ben to­mar­se de for­ma es­tu­dia­da y con ba­ses cien­tí­fi­cas. Si el Se­gu­ro Po­pu­lar debe ajus­tar­se o re­cons­truir­se, debe ser con ra­zo­na­mien­tos só­li­dos y con un aná­li­sis pro­fun­do; no so­la­men­te por pro­ve­nir del un mo­de­lo “neo­li­be­ral”.

Al fin del día, la sa­lud es cien­cia, y la cien­cia no ad­mi­te ideo­lo­gías. m

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.