“Se­ría bueno que la SEP in­te­gra­ra es­ta ac­ti­vi­dad co­mo una ma­te­ria más pa­ra el sano desa­rro­llo de los ni­ños”

Milenio - - POLÍTICA -

En la Pla­za de la So­li­da­ri­dad, si­tua­da en­tre Bal­de­ras y ave­ni­da Juá­rez, ca­si na­da que­da de lo que ha­bía an­tes del sis­mo ocu­rri­do el 19 de sep­tiem­bre de 1985, que de­vas­tó a gran par­te de Ciu­dad de Mé­xi­co; aquí se al­za­ba el ho­tel Re­gis, con uno de los cen­tros noc­tur­nos más ex­clu­si­vos, El Ca­pri, cu­yas pis­tas en­ga­la­na­ron bai­la­ri­nas co­mo Thel­ma Ti­xou, Wan­da Seux, Zul­ma Faiad y No­ra Es­cu­de­ro, quie­nes ani­ma­ban la vi­da noc­tur­na que esa ma­ña­na su­frió los pri­me­ros es­ter­to­res del fi­nal de una épo­ca.

So­lo un an­ti­guo pe­ro ma­ci­zo edi­fi­cio ha­bía que­da­do en pie; el mis­mo don­de pa­só sus úl­ti­mos años El Güe­ro Ba­ti­llas, un pis­to­le­ro en de­ca­den­cia que ha­bía si­do guar­daes­pal­das del can­tan­te Jor­ge Ne­gre­te, en­tre otros per­so­na­jes, in­clui­dos po­lí­ti­cos, in­clu­so el ge­ne­ral Lá­za­ro Cárdenas, se­gún se jac­ta­ba el hom­bre de bi­go­ti­llo, siem­pre ves­ti­do de cha­que­ta co­lor hue­so, pan­ta­lón y som­bre­ro te­xano del mis­mo tono, y bo­ti­nes ave­lla­na, quien fue en­con­tra­do muer­to en los 90 co­mo cual­quier in­di­gen­te.

Su cuer­po fue ha­lla­do en la pla­za — con­ta­rían des­pués al­gu­nos que ig­no­ra­ban su bio­gra­fía—, don­de pa­sea­ba a su pe­que­ña hi­ja y se asus­ta­ba na­da más de pen­sar que ella po­día caer en el vi­cio de las dro­gas co­mo esos otros in­fan­tes que cau­sa­ban co­mpa­sión a es­te hom­bre que un día re­fi­rió al re­por­te­ro al­gu­nas de sus aven­tu­ras de plo­mo y fue­go en el nor­te del país. Las na­rró mien­tras se aco­da­ba en la ba­rra del bar El Hó­rreo, so­bre la ca­lle Doc­tor Mo­ra, que aún per­ma­ne­ce a la vuel­ta de una re­bau­ti­za­da zo­na.

Es aquí mis­mo, fren­te al Mu­seo Mu­ral Die­go Ri­ve­ra, edi­fi­ca­do des­pués de aquel sis­mo, don­de con­ti­núa la tra­di­ción del ajedrez, mien­tras re­ta­do­res y es­pec­ta­do­res aguar­dan aten­tos ca­da ju­ga­da. El maes­tro Ig­na­cio Ro­drí­guez Elías, las ma­nos cru­za­das, na­rra la par­ti­da en­tre Ar­tu­ro y Ale­jan­dro:

“Es­tán pe­lean­do en el cen­tro... Aho­ra ha­cen un mo­vi­mien­to de ca­ba­llo, de tal ma­ne­ra que que­dan vul­ne­ra­bles al­gu­nas pie­zas, co­mo el ca­ba­llo blan­co... con la da­ma ne­gra, pe­ro pre­fie­re ha­cer un ja­que, de mo­do que un ca­ba­llo se vuel­ve de­fen­si­vo”.

Muy cer­ca de ellos per­ma­ne­ce Ar­tu­ro Sa­ra­bia Ra­mí­rez, de 59 años, quien a los nue­ve de edad apren­dió a ju­gar ajedrez, pe­ro más tar­de un rom­pi­mien­to con­yu­gal lo con­vir­tió en per­so­na sin te­cho y des­de ha­ce tiem­po per­noc­ta en un al­ber­gue ofi­cial. To­dos los días co­lo­ca sus úti­les de tra­ba­jo so­bre una me­sa, in­clui­dos un le­tre­ro y li­bros, en es­pe­ra de ins­truir o ser desafia­do.

“Por ju­gar —se lee en el ma­nus­cri­to so­bre pa­pel car­tón— pi­do una coope­ra­ción vo­lun­ta­ria, y si te in­tere­sas por apren­der el jue­go de ajedrez, la cla­se y/o ta­ller (mí­ni­mo una ho­ra) tie­ne un cos­to de $50.00. Tam­bién ofrez­co mi ser­vi­cio de plo­me­ría y/o elec­tri­ci­dad do­més­ti­ca; pintura ca­sa-ha­bi­ta­ción”. En­tre los ju­ga­do­res más asi­duos es­tá Ro­ber­to Rojas Ma­drid, quien vie­ne des­de ha­ce 50 años, cuan­do te­nía 11 de edad, y ha vis­to los cam­bios del en­torno des­pués de los te­rre­mo­tos de ha­ce 33 años.

Pa­ra Rojas Ma­drid —aca­ba de ju­gar una par­ti­da con Ar­tu­ro Sa­ra­bia Ra­mí­rez— el ajedrez es un pa­sa­tiem­po edu­ca­ti­vo. “Men­tal­men­te te ayu­da”, co­men­ta. “Ca­da jue­go, pa­ra el aje­dre­cis­ta, debe ser el más im­por­tan­te. No debe ha­ber opor­tu­ni­dad ni chan­ce. En­ton­ces, cuan­do ga­nas, es co­mo ga­nar un cam­peo­na­to, aun­que sea aquí”. —¿Y qué pien­sas cuan­do pier­des? —En la re­van­cha; siem­pre hay que bus­car la re­van­cha, siem­pre, siem­pre —re­pi­te es­te ve­te­rano afi­cio­na­do.

Rojas Ma­drid to­da­vía ob­ser­va a per­so­nas que ve­nían cuan­do él era muy jo­ven, pues pa­sa­ban el tiem­po en la Ala­me­da

Cen­tral y ahí, tem­prano, a ju­gar en la Pla­za Jo­sé Mar­tí y más tar­de en es­ta fran­ja. —Y va­rios des­co­no­ci­dos. —Hay nue­vas ge­ne­ra­cio­nes que vie­nen to­dos los días, y así se va de ge­ne­ra­ción tras ge­ne­ra­ción. —¿Y des­pués del te­rre­mo­to del 85? —Des­pués del te­rre­mo­to creo que tar­dó unos tres me­ses en que hu­bo co­mo una pau­sa; co­mo que no nos caía el vein­te a los que fre­cuen­tá­ba­mos el Cen­tro His­tó­ri­co y la Ala­me­da, por­que el ho­tel Del Pra­do es­ta­ba de aquel la­do y de és­te ha­bía mu­chos edi­fi­cios; siem­pre gen­te ca­mi­nan­do por las ca­lles... —Y po­co a po­co... —Sí, po­co a po­co las mis­mas per­so­nas que ve­ni­mos, em­pe­za­mos a apa­re­cer uno tras otro, y nos con­gre­ga­mos, co­mo siem­pre, en el Me­tro Hidalgo; ahí era nues­tro pun­to de reunión, ahí nos veía­mos otra vez los po­qui­tos que que­dá­ba­mos. Y otra vez se ini­ció el ajedrez, se lim­pió la Ala­me­da y se hi­zo es­ta pla­za.

Y por aquí an­da el pro­fe­sor Ale­jan­dro Se­rrano Mar­tí­nez, quien ofre­ce su li­bro Ajedrez pa­ra ni­ños y principiantes, don­de ase­gu­ra que el lla­ma­do jue­go-cien­cia “es el me­jor de los pa­sa­tiem­pos; un ejer­ci­cio en­tre in­te­li­gen­cias y un re­to a la in­ven­ti­va; por ello, pue­de con­si­de­rar­se co­mo un ex­ce­len­te re­cur­so pe­da­gó­gi­co pa­ra im­pul­sar la crea­ti­vi­dad”. Ig­na­cio Ro­drí­guez Elías, mien­tras tan­to, no des­pe­ga la mi­ra­da en otra me­sa en la que jue­gan Ar­tu­ro y Ale­jan­dro. Ro­drí­guez ha par­ti­ci­pa­do en con­cur­sos in­ter­na­cio­na­les, co­mo el de Ita­lia en 2014; ahí, en re­pre­sen­ta­ción de Mé­xi­co, sa­có un ter­cer lu­gar. An­tes, en 2006, du­ran­te un jue­go en el Zó­ca­lo ca­pi­ta­lino, di­ce, Ana­to­li Kár­pov, el gran aje­dre­cis­ta ru­so, fue has­ta el lu­gar don­de ju­ga­ba y le dio un abra­zo. Ar­tu­ro Sa­ra­bia Ra­mí­rez —“no ten­go fa­mi­lias ni des­cen­dien­tes”— cal­za bo­ti­nes bien cui­da­dos y ro­pa que dis­ta mu­cho de la que usa la ma­yo­ría de las per­so­nas en si­tua­ción de ca­lle. “Con­si­de­ro que pue­do lo­grar que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, in­de­pen­dien­te­men­te de la edad, pue­dan desa­rro­llar el co­no­ci­mien­to que lo­gré ob­te­ner”, di­ce es­te hom­bre de in­ci­pien­te bar­ba y dic­ción cui­da­do­sa. “Eso es lo que me ins­pi­ra dar las cla­ses: que la gen­te que no sa­be, se in­vo­lu­cre en es­te mun­do aje­dre­cís­ti­co”. —¿Y có­mo le ha ido? —Den­tro de lo que ca­be pue­do de­cir que me ha ido bien —res­pon­de quien con­ser­vó su es­ta­bi­li­dad fa­mi­liar du­ran­te 25 años, mien­tras es­tu­vo ca­sa­do, pe­ro des­de 2007 que­dó sin vi­vien­da.

Y sin em­bar­go se con­vir­tió en maes­tro de lo que él y otros de­no­mi­nan el jue­go­cien­cia. “Yo —co­men­ta—, pre­ci­sa­men­te por es­tar des­am­pa­ra­do por par­te de mi pro­ge­ni­tor y de mi pro­ge­ni­to­ra, des­de muy pe­que­ño tu­ve que abrir­me ca­mino. De he­cho, a du­ras pe­nas ter­mi­né la pri­ma­ria”.

Y por ini­cia­ti­va pro­pia cur­só el pri­me­ro de se­cun­da­ria, pe­ro “ya no pu­de reanu­dar más y en­ton­ces me lla­mó fuer­te­men­te la aten­ción el ajedrez y, bueno, sin sa­ber­lo, pu­de ejer­ci­tar el co­no­ci­mien­to...”.

—Y vie­ne gen­te de to­das las cla­ses so­cia­les y de di­fe­ren­tes eda­des —se le co­men­ta.

—Bueno, sí, tam­bién de avan­za­da edad, co­mo de 70-80 años; una vez me lle­gó una per­so­na de 90 años; no son mu­chos, pe­ro sí se da el ca­so, has­ta ni­ñas o ni­ños de seis años, que igual ya son com­pa­ñe­ros aje­dre­cis­tas de com­pe­ti­ción. Por eso se­ría bueno que las au­to­ri­da­des de la SEP in­te­gra­ran el ajedrez co­mo una ma­te­ria más pa­ra el sano desa­rro­llo de los ni­ños en es­pe­cial.

En me­dio de la pla­za dos ma­nos em­pu­ñan la ba­se con un as­ta co­mo sím­bo­lo de so­li­da­ri­dad y en ho­nor a los muer­tos de sep­tiem­bre de 1985. M

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.