LA MÁS GRAN­DE DE MÉ­XI­CO SO­BRE LA CUL­TU­RA DE ES­TA BE­BI­DA NA­CIO­NAL En Pue­bla, co­lec­ción del pul­que con 7500 ob­je­tos

La abue­la del ac­tual due­ño, Elisa Gon­zá­lez, em­pe­zó la com­pi­la­ción con 40 ja­rras; en­tre los ar­tícu­los hay un fil­me, de 1938, del ci­neas­ta de Hitler

Milenio - - CULTURA - EFE/Mé­xi­co

En el di­mi­nu­to de­par­ta­men­to de Ja­vier Gómez Ma­rín cual­quier ob­je­to que se mi­re hue­le a pul­que, una de las be­bi­das prehis­pá­ni­cas sur­gi­das del ma­guey, plan­ta sa­gra­da en Mé­xi­co. Ubi­ca­do en Pue­bla, Pue­bla, en es­te es­pa­cio se acu­mu­lan por cien­tos los aco­co­tes, cas­ta­ñas, cue­ros de chi­vo, jí­ca­ras, va­sos, ta­rros y ja­rro­nes, así co­mo im­ple­men­tos pa­ra la ex­trac­ción, trans­por­te y consumo de la lla­ma­da be­bi­da de los dio­ses az­te­cas.

Se tra­ta de la co­lec­ción más gran­de de Mé­xi­co so­bre la cul­tu­ra del pul­que, con 7 mil 500 ob­je­tos co­mo acua­re­las, fotografías, pos­ta­les, gra­ba­dos e in­clu­so un cor­to­me­tra­je de Hu­bert Schon­ger, ci­neas­ta ale­mán de ca­be­ce­ra de Adolf Hitler.

La to­ta­li­dad de la co­lec­ción sa­lió de an­ti­guas ha­cien­das pul­que­ras, es de­cir, de pul­que­rías ins­ta­la­das en los más re­cón­di­tos pue­blos y en las gran­des ur­bes, así co­mo de fa­mi­lias me­xi­ca­nas aman­tes de la be­bi­da fer­men­ta­da que sur­ge del ma­guey. “El va­lor his­tó­ri­co es muy im­por­tan­te. Es la úni­ca co­lec­ción en el país so­bre la au­tén­ti­ca be­bi­da me­xi­ca­na; no exis­te nin­gu­na igual ni pri­va­da ni pú­bli­ca”, ex­pli­có Gómez Ma­rín, el co­lec­cio­nis­ta.

En pi­sos, pa­re­des, mue­bles y re­pi­sas de cual­quier ha­bi­ta­ción se acu­mu­lan los li­bros y pu­bli­ca­cio­nes so­bre pul­que; cien­tos de ja­rras, va­sos y ta­rros de me­di­das pul­que­ras de épo­cas pa­sa­das y pre­sen­tes; y otros tan­tos óleos, gua­jes, acua­re­las, fo­to­gra­fias, pos­ta­les y gra­ba­dos.

Fue su abue­la Elisa Gon­zá­lez quien ini­ció la aven­tu­ra. Con­ta­ba con una tra­di­ción pul­que­ra que le hi­zo co­lec­cio­nar 40 ja­rras pul­que­ras que le­gó a su nie­to. “Me las que­dé y a par­tir de ahí me di cuen­ta que ya no ha­bía pul­que­rías y que to­do es­ta­ba des­apa­re­cien­do y me de­di­qué a com­prar to­do lo que ha­bía, con la ven­ta­ja que to­do el mun­do des­pre­cia­ba el pul­que”, re­me­mo­ra.

En las re­pi­sas apa­re­ce el pri­mer li­bro que se es­cri­bió so­bre el pul­que en 1824, un tra­ta­do so­bre el ma­guey. So­lo se con­ser­van otros tres ejem­pla­res en el mun­do, dos de ellos en la Universidad de Har­vard y otro en Cam­brid­ge. Tam­bién hay pu­bli­ca­cio­nes de los si­glos XIX y XX.

En­tre los ja­rro­nes so­bre­sa­len va­rias jo­yas his­tó­ri­cas: un ta­rro con el ros­tro de Por­fi­rio Díaz, y una más del pa­ya­so Ri­chard Bell del cir­co Orrin, per­so­na­je po­pu­lar del si­glo XIX. Dos pie­zas más son im­por­tan­tes: una ja­rra pul­que­ra de la épo­ca de Ma­xi­mi­li­ano de Habs­bur­go, em­pe­ra­dor de Mé­xi­co y úni­co mo­nar­ca del de­no­mi­na­do Se­gun­do Im­pe­rio Me­xi­cano, y un ba­rril de ce­rá­mi­ca de pul­que ela­bo­ra­do en Tla­que­pa­que en los años vein­te con una ima­gen de ma­guey, un tla­chi­que­ro y un bu­rro. “Em­pe­cé la co­lec­ción muy fuer­te a fi­na­les de los 90, cuan­do re­co­rrí Eu­ro­pa y me di cuen­ta que ha­bía cien­tos de mu­seos del vino y la cer­ve­za y en Mé­xi­co no ha­bía na­da del pul­que”, afir­ma.

Hoy ha lo­gra­do res­ca­tar pie­zas inigua­la­bles, co­mo la pri­me­ra fo­to­gra­fía que se hi­zo so­bre el pul­que en 1870, del fran­cés Ju­lio Mi­chaud, edi­tor de ál­bu­mes de li­to­gra­fía y fo­to­gra­fía.

Tam­bién se ex­hi­be el re­per­to­rio más gran­de de gra­ba­dos del si­glo XIX y un con­jun­to de 300 pos­ta­les de 1900 y 1910 ex­clu­si­va­men­te del te­ma pul­que­ro, tla­chi­que­ro, de ma­gue­ya­les y pul­que­rías.

Los ob­je­tos más ra­ros son una bo­te­lla de cris­tal don­de se co­mer­cia­li­za­ba la be­bi­da de la com­pa­ñía de Ig­na­cio To­rre Ada­lid “El Rey del Pul­que”, el hom­bre más ri­co du­ran­te el por­fi­ria­to (1876-1911).

Tam­bién la pe­lí­cu­la en blan­co y ne­gro que Adolf Hitler man­dó gra­bar a Schon­ger en 1938, don­de se apre­cia a un tla­chi­ce­ro jun­to con su bu­rro ex­tra­yen­do el agua­miel del ma­guey y lue­go a un gru­po de cam­pe­si­nos me­xi­ca­nos de­gus­tan­do el pul­que.

Gómez Ma­rín, quien sos­tie­ne, ade­más, que es un error con­si­de­rar que el nom­bre de Mé­xi­co se de­ri­ve de la pa­la­bra “me­xitli”, que es­tá com­pues­ta por “metztli” (lu­na) y “xictli” (om­bli­go).

Afir­ma que el sig­ni­fi­ca­do de la pa­la­bra Mé­xi­co, de raíz náhuatl, pro­ce­de de la su­ma en­tre “me” (ma­guey) y “xi­co” (om­bli­go), lo que —ase­gu­ra— con­vier­te a la na­ción en “el om­bli­go del ma­guey”. M

Ja­vier Gómez Ma­rín ha lo­gra­do res­ca­tar pie­zas inigua­la­bles co­mo la pri­me­ra fo­to­gra­fía que se hi­zo so­bre el pul­que en 1870, del fran­cés Ju­lio Mi­chaud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.