Eduar­do Ra­ba­sa

Milenio - - PORTADA -

Uno de los ras­gos más vi­si­bles del sis­te­ma ba­jo el cual trans­cu­rre la vi­da en so­cie­dad, por lo me­nos en Oc­ci­den­te, tie­ne que ver con el te­ma de las deu­das. A ni­vel ma­cro, las pe­rió­di­cas cri­sis eco­nó­mi­cas se re­suel­ven in­va­ria­ble­men­te con un res­ca­te que si bien in­yec­ta di­ne­ro pa­ra evi­tar el co­lap­so in­me­dia­to de ban­cos, go­bier­nos u otras ins­ti­tu­cio­nes con­si­de­ra­das “de­ma­sia­do gran­des co­mo pa­ra de­jar­las caer”, el mon­to se aña­de a la deu­da pú­bli­ca que no so­lo se va pa­gan­do de ma­ne­ra in­ter­ge­ne­ra­cio­nal, sino que se tra­du­ce en re­cor­tes a las pen­sio­nes, edu­ca­ción, sa­lud, cul­tu­ra y de­más ru­bros cu­yos efec­tos ne­ga­ti­vos siem­pre re­caen so­bre los mis­mos es­tra­tos po­bla­cio­na­les. In­clu­so los paí­ses más ri­cos sue­len te­ner unos por­cen­ta­jes in­men­sos de deu­da res­pec­to a su PIB, con lo cual es­tá plan­tea­do de ma­ne­ra sis­té­mi­ca que sea­mos so­cie­da­des que vi­vi­mos por de­fi­ni­ción gas­tan­do más de lo que se pro­du­ce.

A es­ca­la in­di­vi­dual, la vi­da de la ma­yo­ría trans­cu­rre tam­bién ba­jo un ti­po de en­deu­da­mien­to u otro, ya sea de ni­vel un tan­to más lu­jo­so (ca­sas, co­ches, tar­je­tas de cré­di­to), o con deu­das con­traí­das más por una cues­tión de sub­sis­ten­cia, co­mo en el ca­so de las ca­sas de em­pe­ño, las tan­das, u otros me­ca­nis­mos que per­mi­ten a la gen­te sa­lir a flo­te en el día a día. Na­ce­mos y vi­vi­mos en­deu­da­dos, y muy a me­nu­do tan so­lo la muer­te per­mi­te ex­tin­guir del to­do aque­llos sal­dos re­ma­nen­tes del consumo ade­lan­ta­do que se ex­pe­ri­men­tó en vi­da.

Es in­tere­san­te re­cor­dar que en La ge­nea­lo­gía de la mo­ral, Nietzs­che tra­za la eti­mo­lo­gía del con­cep­to de cul­pa al de deu­da. Cuan­do le de­be­mos al­go a al­guien, ello nos co­lo­ca en una po­si­ción de su­bor­di­na­ción, pues el acree­dor cuen­ta con dis­tin­tos me­ca­nis­mos (in­clu­so si son so­lo psi­co­ló­gi­cos) pa­ra ejer­cer su po­der so­bre aquel que le debe, que en la ac­tua­li­dad pue­den in­cluir has­ta la pér­di­da de to­dos los bie­nes, o in­clu­so la pri­va­ción de la li­ber­tad. En­ton­ces, al vi­vir en so­cie­da­des don­de tan­to co­lec­ti­va co­mo in­di­vi­dual­men­te la vi­da trans­cu­rre ba­jo el sino de la deu­da, po­dría­mos de­cir tam­bién que, co­mo es­ta­ble­ció Nietzs­che a par­tir del triun­fo de la mo­ral cris­tia­na, la cul­pa es uno de los ras­gos ca­rac­te­rís­ti­cos de la for­ma en la que se or­ga­ni­zan nues­tras so­cie­da­des.

¿De qué so­mos cul­pa­bles? En pri­mer lu­gar, a la vie­ja usan­za del pe­ca­do ori­gi­nal, sim­ple­men­te de na­cer, pues ello ya im­pli­ca na­cer con una deu­da. E in­clu­so aque­llas per­so­nas lo su­fi­cien­te­men­te sen­sa­tas co­mo pa­ra no in­cu­rrir en nin­gún ti­po de deu­da (por des­gra­cia, no soy una de ellas) no se sal­van, pues en ese ca­so la cul­pa sis­té­mi­ca a me­nu­do se pre­sen­ta co­mo la sen­sa­ción de es­tar en fal­ta por no que­rer, te­ner o ser más. No en bal­de Re­né Gi­rard con­si­de­ra­ba a la en­vi­dia co­mo la for­ma prin­ci­pal en la que se es­truc­tu­ra el de­seo en nues­tras so­cie­da­des, pues no im­por­ta tan­to qué es lo que real­men­te desea­mos sino có­mo lo de­fi­ni­mos y nos si­tua­mos en re­la­ción a esas vi­das tan ple­nas y di­cho­sas que siem­pre pa­re­ce­rían te­ner to­dos los de­más. m

Nietzs­che tra­za la eti­mo­lo­gía del con­cep­to de cul­pa al de deu­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.