Via­jes Can­cún

Milenio - - VIAJES - Laura Es­ca­mi­lla So­to

Ha­ce ca­si 50 años, na­die sa­bía de la exis­ten­cia de Can­cún, un lu­gar es­con­di­do ro­dea­do de aguas cris­ta­li­nas y pla­yas de are­na blan­ca, to­ca­do por el Mar Ca­ri­be. La are­na fi­na de es­te her­mo­so pa­raí­so es el re­sul­ta­do del ro­ce de las olas con los arre­ci­fes de co­ral, lo que ha­ce que la luz del sol se re­fle­je pa­ra dar pa­so a las más in­creí­bles to­na­li­da­des de azul tur­que­sa, que le da a Can­cún un to­que es­pe­cial.

En me­dio de es­te pa­raí­so, pue­des en­con­trar re­sorts es­pec­ta­cu­la­res que ha­cen de es­te el lu­gar ideal pa­ra va­ca­cio­nar.

Aun­que pa­ra mu­chos, el des­tino es­tá con­si­de­ra­do pa­ra tu­ris­mo adul­to, lo cier­to es que mu­chas ca­de­nas ho­te­le­ras es­tán apos­tan­do por las ex­pe­rien­cias fa­mi­lia­res y con­si­de­ran a los más pe­que­ños tam­bién co­mo su pú­bli­co ob­je­ti­vo. Es­te es el ca­so de Grand Fiesta Ame­ri­ca­na Co­ral Beach Can­cún, que ofre­ce a sus vi­si­tan­tes más pe­que­ños el me­jor club pa­ra ni­ños de la zo­na. Re­cien­te­men­te fue inau­gu­ra­do el Co­ral KidZ Club –con una in­ver­sión que su­pera los 2 mi­llo­nes de dó­la­res– y que fue di­se­ña­do pa­ra ni­ños en­tre los 3 y los 12 años de edad, don­de se ofre­cen más de 40 ac­ti­vi­da­des que des­per­ta­rán su ima­gi­na­ción.

Las nue­vas ins­ta­la­cio­nes tie­nen dis­tin­tas zo­nas crea­das pa­ra di­ver­sas eda­des; por ejemplo, pa­ra los más pe­que­ños, de 3 a 5 años, hay un es­pa­cio de­di­ca­do a la ima­gi­na­ción y al apren­di­za­je, ya que los ta­lle­res de ma­nua­li­da­des es­tán di­se­ña­dos pa­ra po­ten­ciar la crea­ti­vi­dad de los ni­ños.

Por otro la­do, los ni­ños de 6 a 12 años tie­nen una zo­na de compu­tado­ras, a la que ac­ce­den me­dian­te un por­tal ilu­mi­na­do en for­ma de ar­co. Ahí en­con­tra­rán, tam­bién, con­so­las Xbox y Wii, pa­ra di­ver­tir­se con las más re­cien­tes no­ve­da­des en vi­deo­jue­gos.

Pa­ra los chi­cos que son me­nos tec­no­ló­gi­cos, hay muy bue­nas op­cio­nes en el Co­ral KidZ Club, co­mo un tea­tro abier­to que cuen­ta con un es­ce­na­rio con te­lón de fon­do di­gi­tal, una pis­ta de bai­le ilu­mi­na­da y un ves­ti­dor de­trás del es­ce­na­rio con un ves­tua­rio y ma­qui­lla­je pa­ra que in­ter­pre­ten a su per­so­na­je fa­vo­ri­to.

Y co­mo aquí la di­ver­sión no pa­ra, ha­ce al­gu­nos me­ses se in­cor­po­ra­ron 1,500 m2 de es­pa­cios abier­tos con el con­cep­to de una ex­pe­di­ción en la sel­va ma­ya. En es­te es­pa­cio, los chi­cos se con­vier­ten en ex­pe­ri­men­ta­dos pa­leon­tó­lo­gos y ar­queó­lo­gos que ex­ca­van en bus­ca de fó­si­les pa­ra crear un es­que­le­to de di­no­sau­rio.

Tam­bién hay un tem­plo ma­ya que se pue­de es­ca­lar, y una vez en la ci­ma, ha­brá que ba­jar me­dian­te to­bo­ga­nes que con­du­cen a are­na­les y es­pe­jos de agua, don­de los ni­ños po­drán ju­gar con pis­to­las de agua.

El club in­fan­til tam­bién ofre­ce un cam­pa­men­to noc­turno pa­ra que los pa­pás dis­fru­ten de una ce­na más ín­ti­ma. Pa­ra los adul­tos, el ho­tel ofre­ce Un­li­mi­ted Ex­pe­rien­ce, una nue­va op­ción de to­do in­clui­do, que ofre­ce VIP loun­ge, con­cier­ge, re­gis­tro VIP y pre­sen­ta­cio­nes cu­li­na­rias ex­clu­si­vas, así co­mo ac­ce­so a la te­rra­za VIP, áreas pri­va­das en al­ber­ca o pla­ya y ame­ni­da­des es­pe­cia­les.

Pe­ro eso no es to­do, aquí tam­bién pue­des prac­ti­car yo­ga al ama­ne­cer, to­mar un tra­ta­mien­to de hi­dro­te­ra­pia, usar equi­pos acuá­ti­cos no mo­to­ri­za­dos, y ob­te­ner bo­le­tos ida y vuel­ta en un ferry de al­ta ve­lo­ci­dad a Is­la Mu­je­res. Gem-Spa, que cuen­ta con 4,000 m2, en los que se in­vir­tie­ron cer­ca de 8 mi­llo­nes de dó­la­res, ofre­ce tra­ta­mien­tos in­no­va­do­res ins­pi­ra­dos en la ge­ma­te­ra­pia y un ri­tual de 10 pa­sos de hi­dro­te­ra­pia úni­co en la re­gión.

En el spa tie­nen una ex­pe­rien­cia lla­ma­da Ce­na-Spa, con una du­ra­ción de tres ho­ras, du­ran­te las cua­les los pa­pás po­drán dis­fru­tar del ri­tual de hi­dro­te­ra­pia y una ce­na gour­met de cin­co tiempos a la luz de las ve­las, ma­ri­da­da con los me­jo­res vinos. Si quie­res vi­vir una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble y una pro­pues­ta gour­met úni­ca, “The ta­ble, a vi­deo map­ping cu­li­nary ex­pe­rien­ce” es la op­ción.

Se tra­ta de una pro­yec­ción di­gi­tal que se rea­li­za en el re­co­no­ci­do res­tau­ran­te La Jo­ya del ho­tel; a tra­vés de ella po­drás rea­li­zar un via­je por la his­to­ria de la pe­nín­su­la de Yu­ca­tán, acom­pa­ña­do de un me­nú de ocho tiempos, pre­pa­ra­dos por el Chef eje­cu­ti­vo, Ser­gio Zá­ra­te.

Ca­da pla­ti­llo es­tá ma­ri­da­do con be­bi­das ar­te­sa­na­les y vinos de las me­jo­res ce­pas de Mé­xi­co.

En la me­sa, que es pa­ra 16 co­men­sa­les, se pro­yec­tan vi­deos del pa­sa­do de la re­gión des­de el mo­men­to del en­fria­mien­to de la tie­rra y los al­bo­res de la ci­vi­li­za­ción ma­ya has­ta la lle­ga­da de los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les y el na­ci­mien­to de la épo­ca co­lo­nial me­xi­ca­na.

De to­dos los pla­ti­llo que pro­ba­mos, nues­tros fa­vo­ri­tos fue­ron el chil­pa­cho­le de jai­ba a la pie­dra, Tzi’ik de ve­na­do, que es una tos­ta­da de sal­pi­cón de ve­na­do aro­ma­ti­za­da con cí­tri­cos, el mar y tie­rra, que com­bi­na asa­do de ti­ra bra­sea­da al ca­cao con lan­gos­ta en sal­sa de vai­ni­lla. In­ter­jet ope­ra vue­los dia­rios des­de Ciu­dad de Mé­xi­co, Mon­te­rrey, Aguas­ca­lien­tes, Bo­go­tá, La Habana, Nue­va York y Los Án­ge­les, ade­más de di­ver­sas fre­cuen­cias des­de El Ba­jío, Gua­da­la­ja­ra, To­lu­ca, San Fran­cis­co, Van­cou­ver, To­ron­to y Mon­treal, en horarios muy con­ve­nien­tes a es­te des­tino en el Ca­ri­be me­xi­cano. Más in­for­ma­ción: co­ral­beach­can­cu­re­sort.com

Do­min­go 16 de sep­tiem­bre de 2018

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.