San Mar­tín Tex­me­lu­can,

Milenio - - VIAJES - Do­min­go 16 de sep­tiem­bre de 2018 Da­vid Cá­liz

Más allá de sus igle­sias mag­ní­fi­cas, su gas­tro­no­mía con­ver­ti­da en re­fe­ren­te del sa­bor me­xi­cano y su cre­cien­te vi­da cul­tu­ral, Pue­bla po­dría com­pa­rar­se con una mu­jer dis­cre­tí­si­ma, de esas del ti­po de las que van des­ve­lan­do sus se­cre­tos de­li­ca­da­men­te pa­ra man­te­ner el in­te­rés de quien las ad­mi­ra tras ca­da de­ta­lle ex­qui­si­to que van sa­can­do a la luz.

De la ri­que­za si­ba­ri­ta po­bla­na ya se ha ha­bla­do has­ta el can­san­cio. Des­de sus mo­les y sus chi­les en no­ga­da, pe­ro son sus “pa­si­tas” las que pa­re­cen to­mar­se un po­co por sen­ta­do sin re­pa­rar en su im­por­tan­te va­lor his­tó­ri­co. Se tra­ta de li­co­res de ori­gen an­ces­tral que en la épo­ca de la pos­re­vo­lu­ción le die­ron el pri­mer ca­rác­ter dis­tin­ti­vo a es­te es­ta­do y que in­clu­so mu­chos di­cen, se con­vir­tió en el ori­gen de la in­dus­tria des­ti­le­ra que hoy nos dis­tin­gue en otros lu­ga­res, co­mo Gua­da­la­ja­ra y Oa­xa­ca con sus te­qui­las y mez­ca­les, res­pec­ti­va­men­te.

De­cir chi­le y po­blano en una mis­ma ora­ción es re­fe­rir­se a la ma­te­ria pri­ma por ex­ce­len­cia de es­te des­tino, por eso no re­sul­ta ex­tra­ño que sus li­co­res ape­la­ran a es­te co­mo in­gre­dien­te al mo­men­to de que­rer ex­pe­ri­men­tar con el in­tere­san­te fe­nó­meno de al­qui­mia que tiem­po des­pués ori­gi­nó a los li­co­res. La his­to­ria del li­cor de chi­le an­cho, co­mo se le de­no­mi­na al chi­le po­blano una vez seco, es sen­ci­lla, pe­ro in­tere­san­te.

Re­sul­ta­do de una plá­ti­ca del “ami­go de un ami­go”, que re­cor­da­ba que en ca­sa del Sr. Re­yes, po­blano des­de lue­go, se so­lía to­mar en­tre ami­gos y fa­mi­lia­res un me­jun­je pre­pa­ra­do tras la ma­ce­ra­ción de chi­le po­blano y al­cohol de ca­ña, co­men­zó la efer­ves­cen­cia por traer de vuel­ta a la luz es­te ape­ri­ti­vo. In­clu­so, hay quie­nes se aven­tu­ran a nom­brar a es­te li­cor co­mo “el nue­vo te­qui­la” por su sa­bor pi­co­si­to, pe­ro so­bre to­do, por tra­tar­se del úni­co li­cor de ori­gen me­xi­cano que ha co­men­za­do a al­can­zar re­le­van­cia na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal en­tre los aman­tes de la mi­xo­lo­gía. San Mar­tín Tex­me­lu­can, tie­ne an­te­ce­den­tes Prehis­pá­ni­cos que da­tan del 600 A.C. Fun­da­do por los es­pa­ño­les en 1598 al cum­plir­se la con­gre­ga­ción de in­dí­ge­nas or­de­na­da por el Vi­rrey Gas­par de Zú­ñi­ga y Ace­ve­do, du­ran­te los si­glos XVII y XVIII fue con­si­de­ra­da jun­to con Atlix­co y Que­ré­ta­ro co­mo una de las prin­ci­pa­les zo­nas pro­duc­to­ras de tri­go y maíz del país, de ahí que sea una re­gión de gran­des ha­cien­das que en el si­glo XIX tu­vo gran­des acon­te­ci­mien­tos na­cio­na­les, co­mo la In­de­pen­den­cia, y la mar­cha triun­fan­te en 1821 de Agus­tín de Itur­bi­de con el Ejér­ci­to Tri­ga­ran­te.

Aun­que en San Mar­tín Tex­me­lu­can no se cuen­ta con un pla­ti­llo tí­pi­co, son apre­cia­dos pa­ra de­gus­tar son sin du­da, las car­ni­tas de cer­do, la bar­ba­coa de car­ne­ro mi­xio­te, el mo­le po­blano, así co­mo dul­ces de mué­ga­nos, fru­tas cris­ta­li­za­das y en oca­sio­nes es­pe­cia­les el pul­que cu­ra­do. San Mar­tín Tex­me­lu­can bien pue­de re­co­no­cer­se co­mo el ori­gen de es­ta be­bi­da es­pi­ri­tuo­sa. En es­ta re­gión, agri­cul­to­res y pro­duc­to­res de li­cor han desa­rro­lla­do un víncu­lo im­por­tan­te que ha lle­va­do a la in­dus­tria del chi­le a un nue­vo ho­ri­zon­te, ale­ja­do del que pa­re­cía su úni­co des­tino, el gas­tro­nó­mi­co y que aho­ra apun­ta ha­cia los li­co­res con una fuer­za im­por­tan­tí­si­ma.

El es­pec­tácu­lo es fan­tás­ti­co en la épo­ca de re­co­lec­ción. Los chi­les po­bla­nos son cor­ta­dos a mano y se­ca­dos al sol, pa­ra con­ver­tir­se en chi­les an­chos. Pre­sen­ciar es­te la­bo­rio­so tra­ba­jo es po­si­ble gra­cias a los re­co­rri­dos que el li­cor An­cho Re­yes, ha pues­to a dis­po­si­ción de ma­ne­ra gra­tui­ta des­de el mes pa­sa­do con tan so­lo re­gis­trar­se en su página web, ade­más de que tam­bién han abier­to las puer­tas de su plan­ta en el cen­tro de Pue­bla pa­ra que cual­quier vi­si­tan­te pue­da a co­no­cer el pro­ce­so de ma­ce­ra­ción de seis me­ses tras el que fi­nal­men­te na­ce es­ta be­bi­da de la que pue­den sur­gir cien­tos de po­si­bles com­bi­na­cio­nes.

Ha­cer un via­je den­tro de otro via­je es po­si­ble­men­te el ma­yor an­he­lo de los via­je­ros apa­sio­na­dos. Co­no­cer más allá de los mo­nu­men­tos, las atrac­cio­nes prin­ci­pa­les de una ciu­dad o los “imperdibles” en una lis­ta, ha­ce to­da la di­fe­ren­cia pa­ra aque­llos que apre­cian el va­lor de ir más allá. M

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.