Pos­tal des­de Es­to­col­mo

IN­CLU­SO PA­RA LOS ME­NOS OB­SE­SIO­NA­DOS, ES TEN­TA­DOR VER CÓ­MO UNA FOR­MA DE MUE­BLE AB­SOR­BIÓ A TAN­TOS DI­SE­ÑA­DO­RES DU­RAN­TE TAN­TO TIEM­PO

Milenio - - VIAJES - Ali­ce Han­cock

La ciu­dad de Es­to­col­mo es­tá inusual­men­te ca­lu­ro­sa. Pe­ro en lu­gar de unir­nos a los fa­ti­ga­dos sue­cos que re­fres­can sus ae­ro­di­ná­mi­cas ex­tre­mi­da­des en el agua al­re­de­dor de Ro­sen­dals Gar­den, es­ta­mos en Friham­nen, un área de mue­lles in­dus­tria­les al es­te de la ciu­dad, con una fi­la tras otra de si­llas.

Friham­nen es una mez­cla uti­li­ta­ria de bo­de­gas, ca­sas de subas­tas y de al­ma­ce­nes de en­vío. En una de las es­ca­le­ras, un tra­ba­ja­dor so­li­ta­rio del mue­lle es­tá va­ra­do, dor­mi­do, en un so­fá que fue desecha­do. Al ser do­min­go, el lu­gar es­tá de­sier­to.

De pron­to, se abre una puer­ta y sa­le Lars Bü­low, de ca­be­llos pla­tea­dos, es­tá aquí pa­ra mos­trar­nos la ga­le­ría pri­va­da más nue­va de Es­to­col­mo, el Mu­seo de Di­se­ño de Mue­bles (Museum of Fur­ni­tu­re Stu­dies, en in­glés). Bü­low, un di­se­ña­dor de al­re­de­dor de 60 años, reunió unas 750 si­llas en el lap­so de su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. Con su es­po­sa, Kers­ti San­din, fun­dó en 1992 la com­pa­ñía de mue­bles sue­ca Ma­te­ria, pe­ro él com­pra si­llas des­de fi­na­les de los 70. La pri­me­ra fue una si­lla Tho­net ori­gi­nal que da­ta de 1859, que com­pró en una subas­ta en su pue­blo de Sma­land por 75 co­ro­nas sue­cas (al­re­de­dor de 31 li­bras en la ac­tua­li­dad).

“No co­men­cé a co­lec­cio­nar a pro­pó­si­to”, ex­pli­ca Bü­low mien­tras nos con­du­ce por unas te­ne­bro­sas es­ca­le­ras de Ma­ga­sin 6 pa­ra en­trar a la sa­la de ex­po­si­ción am­plia y bri­llan­te ocu­pó co­mo ga­le­ría. “Sim­ple­men­te se­guí en­con­tran­do pie­zas en con­te­ne­do­res en la ca­lle y en tien­das vin­ta­ge”.

Aho­ra, Bü­low re­ci­be aler­tas de eBay que se con­fi­gu­ra­ron pa­ra avi­sar­le cuan­do cier­tas si­llas es­tén a la ven­ta y una lis­ta en su ca­be­za que ac­tua­li­za cons­tan­te­men­te co­sas que bus­ca. “No le di­go a na­die o el pre­cio au­men­ta­rá”.

El mu­seo pre­sen­ta 500 si­llas de su co­lec­ción, or­de­na­das en or­den cro­no­ló­gi­co, una cró­ni­ca de la fa­bri­ca­ción, des­de Tho­net has­ta la ac­tua­li­dad. Bü­low nos acom­pa­ña se­ña­lan­do un si­llón Ea­mes, un Le Cor­bu­sier, y lle­va nues­tra aten­ción ha­cia las mar­cas ori­gi­na­les del fa­bri­can­te y los ara­ña­zos ol­vi­da­dos que re­cuer­dan la mano del ar­te­sano. Na­da es­tá res­tau­ra­do. “Es par­te de la en­se­ñan­za, y la his­to­ria”, di­ce Bü­low.

La idea de la ga­le­ría lle­gó a la men­te de Bu­low du­ran­te un via­je de 10 se­ma­nas en bi­ci­cle­ta des­de Es­to­col­mo has­ta su ca­sa de va­ca­cio­nes en Por­tu­gal y, des­pués de tres años de pre­pa­ra­ción, abrió el mu­seo a los es­tu­dian­tes en oto­ño de 2017. La en­tra­da del pú­bli­co co­men­zó en fe­bre­ro. In­clu­so pa­ra los me­nos ob­se­sio­na­dos, es ten­ta­dor ver có­mo una for­ma de mue­ble ab­sor­bió a tan­tos di­se­ña­do­res, es­pe­cial­men­te los es­can­di­na­vos, du­ran­te tan­to tiem­po.

Me sor­pren­de una si­lla de alu­mi­nio de es­ti­lo an­ti­guo he­cha pa­ra un sub­ma­rino es­ta­dou­ni­den­se en 1943, que lu­ce pe­sa­da, pe­ro no pe­sa na­da, y la pintura vi­bran­te de una pie­za an­gu­lar de Ge­rrit Riet­veld de 1917. Bü­low ve­ne­ra a Bruno Maths­son, pa­ra quien tra­ba­jó al prin­ci­pio de su ca­rre­ra. Se­ña­la la ob­se­sión de Maths­son con la er­go­no­mía: “Era ego­cén­tri­co. Se me­día a sí mis­mo y ha­cía que las si­llas se ajus­ta­ran. Si po­día sen­tar­se có­mo­da­men­te en ella, pen­sa­ba, to­dos los de­más lo ha­rán”, di­ce Bü­low mos­trán­do­nos una si­lla pla­ye­ra cur­vi­lí­nea te­ji­da he­cha en la dé­ca­da de 1980.

Des­cu­brir a Maths­son, un sue­co, es una re­ve­la­ción. Es­tre­llas co­mo Hans Weg­ner (da­nés), Al­var Aal­to (fin­lan­dés), Carl Han­sen (da­nés), Ar­ne Ja­cob­sen (da­nés) do­mi­na las tien­das de di­se­ño. Pe­ro no me lle­gan a la men­te nom­bres sue­cos. Los sue­cos di­se­ñan pa­ra uso co­lec­ti­vo, no pa­ra la glo­ria per­so­nal. So­lo bas­ta con ver a Ikea y el cin­tu­rón de se­gu­ri­dad de tres pun­tos, di­ce Bü­low.

So­la­men­te más tar­de, en un re­co­rri­do de di­se­ño por la ciu­dad, me doy cuen­ta de lo pe­ne­tran­te que es es­ta men­ta­li­dad sue­ca. “No so­mos una cul­tu­ra de per­so­nas que se des­ta­can”, di­ce el guía Jörn Mo­berg an­tes de ex­pli­car el con­cep­to de la­gom, que más o me­nos al tra­du­cir­lo sig­ni­fi­ca “jus­to lo su­fi­cien­te”.

Mo­berg nos mues­tra el Grand Ho­tel -el pri­mer ho­tel sue­co en cam­biar las sá­ba­nas con el cam­bio de hués­pe­des- y el di­se­ño sue­co an­ti­guo en tien­das co­mo Svenskt Tenn, que en par­te lo ad­mi­nis­tró el arquitecto aus­tría­co Josef Frank, pa­dre de fac­to del di­se­ño “Mo­derno Sue­co”. Es sor­pren­den­te­men­te tro­pi­cal en co­lor y un mar­ca­do con­tras­te con la tien­da de al la­do, un outlet ador­na­do frío y de con­cre­to de nom­bre Gra­nit. Pa­ra los ojos an­glo­sa­jo­nes, es­te es el ti­po de la­gom que ven­de.

A Bü­low le preo­cu­pa la nue­va ge­ne­ra­ción de di­se­ña­do­res de Sue­cia. Los tu­ris­tas pa­sea­mos por las tien­das de Es­to­col­mo con ma­de­ra pá­li­da y gris neu­tro, pe­ro “los jó­ve­nes no pue­den sa­lir de la som­bra de la ge­ne­ra­ción do­ra­da”, di­ce, re­fi­rién­do­se a Weg­ner, Ja­cob­sen y otros. Él es­pe­ra ins­pi­rar una nue­va era, es­ta es la ra­zón por la que “stu­dies” (es­tu­dios) for­ma par­te del nom­bre del mu­seo.

¿Por qué la si­lla? Pre­gun­to, mien­tras nos des­pe­di­mos en la puer­ta. “Es un desafío ‘ha­cer’ la si­lla”, di­ce en­co­gién­do­se de hom­bros. “Re­fle­ja el tiem­po en el que es­ta­mos y la tec­no­lo­gía. Re­fle­ja to­do. ¿Te pre­gun­tas si ne­ce­si­ta­mos otra si­lla? Pe­ro siem­pre lo ha­ces”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.