El vier­nes 28 re­es­tre­na la obra ha­bla de su pa­sión por el tea­tro, de su gus­to por los co­rri­dos, de có­mo lo sor­pren­dió Ara­cely Arám­bu­la y de que no le ofre­cen per­so­na­jes im­por­tan­tes en ci­ne y tv

Ig­na­cio Ló­pez Tar­so, quien El car­te­ro,

Milenio - - ¡HEY! -

Con 93 años de edad y 70 de tra­yec­to­ria, Ig­na­cio Ló­pez Tar­so lle­ga al tea­tro San Je­ró­ni­mo a su ci­ta pa­ra el en­sa­yo de El car­te­ro, la re­po­si­ción del mon­ta­je que com­par­ti­rá con He­le­na Ro­jo, Eduar­do Pa­lo­ma­res y So­fía Castro y re­es­tre­na­rá el 28 de sep­tiem­bre en el tea­tro San Je­ró­ni­mo; pe­ro an­tes se da tiem­po pa­ra la entrevista.

To­ma su lu­gar en­me­dio del es­ce­na­rio que tie­ne do­mi­na­do, aun­que ase­gu­ra que, en sus ini­cios, hu­bo quien le di­jo que “te­nía que apren­der a ca­mi­nar en él”. Por mo­men­tos ha­bla pau­sa­do, pe­ro su me­mo­ria y for­ta­le­za se ma­ni­fies­tan en ca­da res­pues­ta. ¿Es­tá pre­pa­ra­do pa­ra su­bir al es­ce­na­rio, de nue­va cuen­ta, con El car­te­ro? Sí, es una obra muy bo­ni­ta, sim­pá­ti­ca, gra­cio­sa, muy bien es­cri­ta y un te­ma in­tere­san­te pa­ra el pú­bli­co, y pa­ra el in­tér­pre­te, tam­bién; es una anéc­do­ta en la vi­da del poe­ta, de Pa­blo Ne­ru­da, en Is­la Ne­gra, que era co­mo su re­fu­gio, co­mo su lu­gar de­di­ca­do a pen­sar y a crear. El tea­tro no lo de­ja a us­ted o us­ted no de­ja al tea­tro, cons­tan­te­men­te es­tá arri­ba del es­ce­na­rio; in­clu­so a ve­ces al­ter­nan­do dos obras, co­mo pa­só con Un Pi­cas­so, Ae­ro­pla­nos y El Pa­dre… Sí así es. Aho­ra si­go haciendo Ae­ro­pla­nos con Ma­nuel Oje­da los jue­ves en el tea­tro Ra­fael So­la­na. Pa­ra mí el es­ce­na­rio tie­ne un atrac­ti­vo muy es­pe­cial, de to­da mi vi­da, no de aho­ra; des­de muy jo­ven mi gran ilu­sión era es­tar en el es­ce­na­rio y lo si­gue sien­do, me sien­to muy có­mo­do, muy a gus­to, es el lu­gar pre­di­lec­to en mi vi­da. Sin em­bar­go, el ci­ne y la tv tam­bién for­man par­te de su his­to­ria… Sí, to­do, los dis­cos, cuan­do hu­bo opor­tu­ni­dad, gra­bé ocho dis­cos de co­rri­dos; he in­cur­sio­na­do en to­do lo po­si­ble. El pú­bli­co re­co­no­ce su ca­pa­ci­dad, su ap­ti­tud y ac­ti­tud al tra­ba­jo, a la vi­da, las cua­les no ami­no­ran con el pa­sar de los años, ¿hay re­ce­ta pa­ra man­te­ner esa for­ta­le­za? Tra­ba­jar mu­cho (ri­sas) es el gran es­tí­mu­lo, si hay al­go que te gus­ta mu­cho y lo tie­nes y lo dis­fru­tas, no ca­be du­da que es lo me­jor que te pue­de pa­sar, ¿no? No a to­do mun­do se le da, de mo­do que en mi vi­da tam­bién pue­do pre­su­mir de ser muy afor­tu­na­do. En las sie­te dé­ca­das de tra­yec­to­ria, el en­tre­te­ni­mien­to ha cam­bia­do, ¿có­mo ha vi­vi­do esa evo­lu­ción? La me­jor épo­ca, no so­lo en mi vi­da tea­tral, sino en la his­to­ria del tea­tro en Mé­xi­co, ha si­do el pe­rio­do pre­si­den­cial de Ló­pez Ma­teos (Adol­fo), pa­ra el tea­tro, pa­ra el es­pec­tácu­lo, tu­ve la opor­tu­ni­dad de ha­cer las obras que que­ría ha­cer; y que de no ser con el tea­tro ofi­cial nun­ca hu­bie­ra po­di­do ha­cer­las. El tea­tro ofi­cial es­tu­vo pa­tro­ci­nan­do el tea­tro, creo tea­tros, hi­zo to­da una in­fra­es­truc­tu­ra y eso so­lo ha su­ce­di­do en esos seis años. ¿Qué obras hi­zo en esa épo­ca? Lo me­jor de mi ca­rre­ra, hi­ce a Sha­kes­pea­re (Ote­lo, Edi­po Rey), los grie­gos, los clá­si­cos es­pa­ño­les. De Sha­kes­pea­re to­da­vía me fal­tan mu­chos. Oja­lá ten­ga tiem­po (ri­sas). Ha­bla­ba de que hi­zo co­rri­dos… Sí, du­ran­te 10 años de mi vi­da me de­di­qué a los co­rri­dos. Fue por una in­vi­ta­ción de la CBS. Yo di­je: ‘¿Gra­bar qué?’ Y me di­je­ron: ‘Lo que us­ted quie­ra’. Di­je: ‘¿Qué tal poe­sía?’ Gra­ba­mos al­go, pe­ro no. ‘¿Qué tal mo­nó­lo­gos de tea­tro?’ Hi­ci­mos la prue­ba, pe­ro tam­po­co. Y lue­go me acor­dé de mi gran afi­ción al co­rri­do. Pe­ro nun­ca ha­bía pen­san­do en la po­si­bi­li­dad de ha­cer co­rri­dos sin can­tar­los y los na­rré. Hi­ce ocho dis­cos. Ape­nas aca­ba la fra­se y se le cae el mi­cró­fono, se ríe, pe­ro con­ti­núa co­mo si no pa­sa­ra na­da, y res­pon­de a la in­te­rro­gan­te. Es­to pa­sa, pe­ro yo si­go, hay que im­pro­vi­sar, lo he he­cho mu­chas ve­ces en el es­ce­na­rio y en­ton­ces el pú­bli­co que se da cuen­ta aplau­de y le echa la cul­pa a to­dos los de­más, me­nos a mí (ri­sas).

Ya ten­go mu­cha prác­ti­ca, mi pri­mer maes­tro de tea­tro me de­cía: ‘Yo te voy a en­se­ñar a pi­sar el es­ce­na­rio’. Y yo de­cía: ‘¿Y eso qué chis­te tie­ne? Él me res­pon­día: ´Ya ve­rás que sí’.

Me de­cía: ‘Sin nin­gún per­so­na­je, sin nin­gún apren­di­za­je, sin na­die en la sa­la, ca­mi­na por el es­ce­na­rio, es­tá en el es­ce­na­rio, pa­ra­do, sen­ta­do, acués­ta­te, ve pa­ra arri­ba…’.

Mi pri­mer tea­tro fue el tea­tro de Be­llas Ar­tes, por­que mi es­cue­la de tea­tro, que era la úni­ca en los 40, yo en­tré a es­tu­diar en el 48; es­ta­ba ahí en Be­llas Ar­tes. Cuan­do em­pe­cé en la es­cue­la de tea­tro, mi gran pla­cer era ti­rar­me y ver ha­cia arri­ba el te­lar, un te­cho al­tí­si­mo, lle­nos de cuer­das, de co­ne­xio­nes, los pa­sos de ga­to que le lla­man. Lue­go la prác­ti­ca, mis pri­me­ras obras fue­ron en Be­llas Ar­tes, Mac­beth, En­ri­que IV con alum­nos de la es­cue­la, lue­go con Se­qui­zano, el gran maes­tro que ve­nía di­rec­ta­men­te de Sta­nis­lavs­ki. Aho­ra, sus com­pa­ñe­ros, le apren­den a us­ted, ¿no? No, y yo les apren­do a ellos, me han to­ca­do com­pa­ñe­ras es­tu­pen­das. Gen­te de la que no es­pe­ra­ba mu­cho por­que no es de tea­tro, por­que tie­nen muy po­ca ex­pe­rien­cia en el tea­tro; co­mo Ara­cely Arám­bu­la; sin em­bar­go, fue ma­ra­vi­llo­sa com­pa­ñe­ra en Un Pi­cas­so. ¿Us­ted, da con­se­jos? Ni pi­do, ni doy con­se­jos, pe­ro cuan­do se tra­ta de ayu­dar a un com­pa­ñe­ro, lo ha­go con mu­chí­si­mo gus­to, lo he he­cho du­ran­te to­da mi ca­rre­ra. ¿Cuán­do re­ini­cia la tem­po­ra­da de El car­te­ro? Em­pe­za­mos el 28 de es­te mes, y va­mos a lo más que se pue­da, a mí no me gus­tan las tem­po­ra­das cor­tas, eso que aho­ra di­ce: ‘Bre­ve tem­po­ra­da, diez días’, pe­ro qué ton­te­ría, du­rar dos me­ses de en­sa­yo pa­ra du­rar diez días; no, que va­yan al de­mo­nio, las tem­po­ra­das de­ben ser lo más lar­go po­si­ble, sa­car­le pro­ve­cho al pú­bli­co, a la obra, al tex­to, a to­do. Su vi­da es una tem­po­ra­da lar­ga… Lar­guí­si­ma, si. (ri­sas). ¿Y lo que le fal­ta? Oja­lá que no se cor­te nun­ca, ¿se­rá po­si­ble eso. ¿Le fal­ta al­go? Mu­chas co­sas, quie­ro ha­cer una no­ve­la im­por­tan­te, ha­ce mu­cho que no ha­go tv bue­na, y ha­ce mu­cho que no ha­go buen ci­ne. ¿Qué pa­sa, no hay his­to­rias o no hay pro­pues­tas pa­ra us­ted? No hay his­to­rias, no hay pro­po­si­cio­nes, no hay na­da, no hay mo­vi­mien­to pa­ra mí. Pe­ro el tea­tro aca­pa­ra su aten­ción, ¿no? Sí, pe­ro me gus­ta mu­cho el ci­ne, la tv; a pe­sar de que es te­rri­ble es­tar ac­tuan­do an­te un apa­ra­ti­to, an­te una por­que­ría ahí, en lu­gar de te­ner un tea­tro lleno de gen­te. Aun­que atrás del apa­ra­ti­to hay mi­llo­nes de gen­te, que en el tea­tro nun­ca te ven, co­mo en el ci­ne o en la tv. ¿Le afec­ta que no lo lla­men pa­ra esos me­dios? No, sim­ple­men­te su­ce­de.

Re­es­tre­na­rá la obra que pro­du­ce Da­niel Gómez Ca­sa­no­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.