CON­SER­VA EL PA­SO

Amé­ri­ca ven­ció al Mo­re­lia y se man­tie­ne en la par­te al­ta de la ta­bla, pe­ro en el sec­tor ofen­si­vo si­gue en deu­da

Milenio - - FUTBOL -

Amé­ri­ca si­gue su­man­do, eso es lo me­jor pa­ra el cua­dro de Coa­pa, que con­ti­núa pren­di­do en la par­te al­ta de la ta­bla, pe­ro ese sal­to de ca­li­dad no ter­mi­na por ser ma­yúscu­lo, al me­nos no de la ca­li­dad de plan­tel que tie­ne el con­jun­to azul­cre­ma, pe­ro pue­de ir cre­cien­do con la con­fian­za que dan las vic­to­rias. Ano­che ven­ció a Mo­re­lia por 2-1, pe­ro que­dó a de­ber en la de­fi­ni­ción, por­que de­jó ir va­rias ac­cio­nes que pu­die­ron ha­ber con­su­ma­do una go­lea­da.

La fe­cha FIFA, en teo­ría, le ha­bría ser­vi­do a Amé­ri­ca pa­ra tra­ba­jar en la co­rrec­ción de va­rios de­ta­lles que no fun­cio­na­ban de la me­jor ma­ne­ra has­ta an­tes del pa­rón; el asun­to es­tá en que, en la vuel­ta a la ac­ti­vi­dad, lo que se vio de las Águi­las no fue un gran sal­to de ca­li­dad, sí más de sol­ven­cia de­fen­si­va, pe­ro a ni­vel crea­ti­vo se­guían las la­gu­nas de los ame­ri­ca­nis­tas.

El equi­po con el que Mi­guel sa­lió al par­ti­do con­tra Mo­re­lia, era en su ma­yo­ría al que ha­bía ve­ni­do re­cu­rrien­do el en­tre­na­dor ame­ri­ca­nis­ta. Era la opor­tu­ni­dad pa­ra que al­gu­nos ju­ga­do­res mos­tra­ran una evo­lu­ción fut­bo­lís­ti­ca, pe­ro eso no pa­só. Las Águi­las se­guían nu­blán­do­se de me­dio cam­po pa­ra de­lan­te, ape­nas en­con­tran­do lí­neas de pa­se y la cons­truc­ción de al­gu­na ju­ga­da de pe­li­gro re­sul­ta­ba un es­fuer­zo ma­yúscu­lo.

En los pri­me­ros mi­nu­tos, Mo­re­lia lu­ció en­te­ro, con buen cuer­po y sin echar­se pa­ra atrás, te­nía ca­pa­ci­dad pa­ra te­ner la pe­lo­ta, pe­ro tam­po­co lo­gra­ba pros­pe­rar en la crea­ción de jue­go, no lo­gra­ban acer­car­se con pe­li­gro a la por­te­ría de Agus­tín Mar­che­sín au­na­do a que al­gu­nos de sus me­jo­res hom­bres co­mo Die­go Val­dés y Car­los Fe­rrei­ra ini­cia­ron el due­lo en la ca­se­ta de su­plen­tes.

Amé­ri­ca no pu­do con­tar con Ro­ger Mar­tí­nez, el co­lom­biano se le­sio­nó el vier­nes en el úl­ti­mo en­tre­na­mien­to y se op­tó por no arries­gar­lo, así que Mi­guel re­cu­rrió a la du­pla Ori­be-Henry pa­ra ame­na­zar a los mi­choa­ca­nos. De a po­co, el cua­dro de Coa­pa se hi­zo con la ges­tión del par­ti­do, pe­ro so­lo has­ta me­dio cam­po, Mo­re­lia lo es­pe­ra­ba en su par­ce­la y le com­pli­ca­ba el trán­si­to a lo azul­cre­ma, a los les ha­cía fal­ta esa chis­pa de des­equi­li­brio in­di­vi­dual y co­lec­ti­vo.

An­drés Ibar­güen y Cecilio Do­mín­guez con­ti­núan sin dar ese le­van­tón fut­bo­lís­ti­co que se pen­sa­ba po­dían en­con­trar en el des­can­so de la úl­ti­ma se­ma­na, ni el co­lom­biano ni el pa­ra­gua­yo pe­sa­ron en los due­los in­di­vi­dua­les, sus in­ten­tos ter­mi­na­ron en las pier­nas de los defensas mi­choa­ca­nos o bien se es­tre­lla­ban sin lo­grar una ju­ga­da que tras­cen­die­ra a al­go más. In­ten­ta­ron cam­bián­do­se de ban­da, pe­ro tam­po­co pros­pe­ró esa es­tra­te­gia y vol­vie­ron a su si­tio na­tu­ral.

A fal­ta de fun­cio­na­mien­to co­lec­ti­vo, Amé­ri­ca abrió la la­ta des­de el plano in­di­vi­dual, hay días en que las co­sas no flu­yen co­mo equi­po y te res­ca­ta lo per­so­nal y eso le pa­só a las Águi­las. Y vino qui­zá des­de el si­tio me­nos es­pe­ra­do, con un de­fen­sa que en­tró en el equi­po ti­tu­lar de ma­ne­ra im­pro­vi­sa­da.

Jor­ge Sán­chez, el chi­co que lle­gó co­mo re­fuer­zo pa­ra es­te tor­neo, se me­tió en la foto de ini­cio por las le­sio­nes de Luis Re­yes y Car­los Var­gas, ejer­ció co­mo la­te­ral iz­quier­do sien­do de­re­cho na­tu­ral, pe­ro de­mos­tró que pue­de ha­cer­lo tan bien co­mo si fue­ra su flan­co na­tu­ral, se pro­yec­tó con sen­ti­do y tu­vo lec­tu­ra de jue­go, así pu­do an­ti­ci­par­se pa­ra ro­bar una pe­lo­ta en me­dio cam­po.

Mo­re­lia fa­lló en la sa­li­da y Sán­chez cor­tó la bo­la, avan­zó unos me­tros y cuan­do vio el es­pa­cio pa­ra ti­rar sa­có un fuer­te ti­ro con de­re­cha que su­peró el lan­ce de Se­bas­tián So­sa, una pos­tal lle­na de arre­ba­to por par­te del jo­ven que em­pie­za a ga­nar bue­nos co­men­ta­rios con sus ac­tua­cio­nes. Amé­ri­ca se po­nía por de­lan­te no por mé­ri­tos gru­pa­les sino por el atre­vi­mien­to de un de­fen­sa que tu­vo vi­sión ofen­si­va.

Vi­nie­ron los me­jo­res mi­nu­tos de Amé­ri­ca que tu­vo un par de apro­xi­ma­cio­nes, la pri­me­ra muy cla­ra en los pies de Cecilio, lue­go de que Henry pro­lon­gó con la ca­be­za un cen­tro de Ori­be, la pe­lo­ta le ca­yó fran­ca al pa­ra­gua­yo que bus­có po­ner­la en el pa­lo más le­jano de So­sa, pe­ro su ti­ro se que­dó en las ma­nos del por­te­ro mi­choa­cano. La se­gun­da con Ori­be que fue des­ar­ma­do an­tes de que pu­die­ra sa­car su dis­pa­ro.

Con po­cos ar­gu­men­tos ofen­si­vos, Amé­ri­ca se iba al des­can­so con un gran pre­mio, por­que a ni­vel ofen­si­vo ha­bía lu­ci­do muy errá­ti­co, po­co crea­ti­vo y muy im­pre­ci­so. Sin lu­ci­dez y con es­ca­sas apro­xi­ma­cio­nes. Con ape­nas el ti­ro de Sán­chez que aca­bó en gol y la otra que erró Cecilio.

Pa­ra el com­ple­men­to, las Águi­las fue­ron un po­co más in­sis­ten­tes, aproo­ve­cha­ron que Mo­re­lia ba­jó en de­ma­sía su ren­di­mien­to ofen­si­vo. Paul avi­só al mar­car, pe­ro se le anu­ló por fue­ra de lu­gar. El cua­dro de Coa­pa se vio más se­rio y em­pe­zó a coor­di­nar me­jor, pe­ro de nue­vo con esa im­pre­ci­sión, por­que Ibar­güen vol­vió a fa­llar en una ac­ción en la que en­tró fran­co al área y su pa­se pa­ra Cecilio fue muy lar­go.

Pe­ro de nue­vo Sán­chez tu­vo pe­so en la ac­ción que pu­so el 2-0 pa­ra Amé­ri­ca, el jo­ven en­con­tró a Henry en un pa­se que la de­fen­sa de Mo­re­lia no pu­do cor­tar, Mar­tín aguan­tó la lle­ga­da de Ma­teus Uri­be y el co­lom­biano de­fi­nió con un to­que pre­ci­so con la pier­na de­re­cha, un pa­se sim­ple a la red. Po­co a po­co Ma­teus em­pie­za a re­cu­pe­rar su me­jor ni­vel y eso es de las me­jo­res no­ti­cias pa­ra las Águi­las.

Amé­ri­ca se hi­zo con el man­do to­tal del jue­go, los mi­choa­ca­nos se fue­ron del par­ti­do, per­di­dos y con­fun­di­dos a ni­vel de­fen­si­vo y per­mi­tien­do que los azul­cre­ma en­tra­ran una y otra vez, pe­ro —una vez más— erra­ban en el pun­to de de­fi­ni­ción. Ori­be se per­dió el ter­ce­ro lue­go de ba­jar la pe­lo­ta en el área y des­ha­cer­se de dos ri­va­les, ti­ró, pe­ro So­sa sal­vó su ar­co, el mis­mo ar­que­ro evi­tó un re­ma­te de Cecilio.

Mo­re­lia es­ta­ba ro­to, com­ple­ta­men­te des­di­bu­ja­do, pe­ro Amé­ri­ca no es­ta­ba fino co­mo pa­ra ha­cer san­gre de su ri­val. Y so­bre el fi­nal del par­ti­do, los mi­choa­ca­nos lo­gra­ron el des­cuen­to con un gol con la ca­be­za de Se­bas­tián Ve­gas que le pu­so cier­to ner­vio en el cie­rre del co­te­jo, pe­ro no le al­can­zó a los vi­si­tan­tes.

Amé­ri­ca me­jo­ra, lo ha­ce a pa­so len­to, pe­ro ahí va, su­man­do pun­tos y se man­tie­ne en la par­te al­ta de la ta­bla, ya lo di­jo Mi­guel, el asun­to es sa­ber lle­gar a la Li­gui­lla y por lo pron­to, su equi­po se man­tie­ne en esa ru­ta. Que­da pen­dien­te una ver­sión de su equi­po que sea más con­tun­den­te en el área enemi­ga.

Cecilio Do­mín­guez tra­ta de sa­lir con la pe­lo­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.