Bra­sil, tris­te pers­pec­ti­va

Milenio - - Al Frente - JOEL OR­TE­GA JUÁ­REZ joe­lor­te­ga­jua­rez@gmail.com

Des­de el gol­pe mi­li­tar que de­rro­có a João Gou­lart en mar­zo de 1964 y el lar­go pe­río­do de la dic­ta­du­ra mi­li­tar, ese in­men­so país-con­ti­nen­te no ha es­ta­do fren­te a la po­si­bi­li­dad del es­ta­ble­ci­mien­to de un ré­gi­men neo fas­cis­ta, co­mo pue­de ocu­rrir si triun­fa en la se­gun­da vuel­ta del 28 de oc­tu­bre Jair Bol­so­na­ro.

El lla­ma­do del ca­ta­lán Ma­nuel Cas­tell pa­ra de­rro­tar a ese de­re­chis­ta, abier­to ad­mi­ra­dor de los mi­li­ta­res, mi­só­gino es­tri­den­te y obs­ceno par­ti­da­rio de la eje­cu­ción de los di­si­den­tes a los que con­si­de­ra me­re­ce­do­res de la muer­te en lu­gar de la tor­tu­ra, es lo mí­ni­mo que se de­be ha­cer des­de don­de se es­té y con los re­cur­sos po­lí­ti­cos po­si­bles.

Lo tre­men­do es que esa cues­tión es­tá en ma­nos de los bra­si­le­ños y és­tos es­tán dan­do 46.7 de pre­fe­ren­cias a ese candidato neo­fas­cis­ta y so­la­men­te 28.5 a Fer­nan­do Had­dad, sus­ti­tu­to de Lu­la, a quién los gru­pos de po­der bra­si­le­ños pre­fi­rie­ron sa­car de las bo­le­tas, sin asu­mir que eso sig­ni­fi­ca­ba lle­var a Bol­so­na­ro a la Pre­si­den­cia de Bra­sil.

Pa­ra las pos­tu­ras apo­ca­líp­ti­cas que no to­man en cuen­ta los ma­ti­ces y ven to­do en blan­co y ne­gro, con­si­de­ran­do que cual­quier op­ción “no re­vo­lu­cio­na­ria o del in­te­rés de la cla­se obre­ra” es igual, in­clu­so a la pro­pia de­mo­cra­cia “bur­gue­sa” la con­si­de­ran co­mo una “tram­pa” en la que to­do es pa­re­jo; pa­ra ellos, la di­fe­ren­cia en­tre Bol­so­na­ro y Had­dad e in­clu­so con el pro­pio Lu­la es irre­le­van­te.

Esa “vi­sión” que has­ta ha­ce unas se­ma­nas con­si­de­ra­ba im­po­si­ble la victoria de AM­LO por­que “la de­mo­cra­cia me­xi­ca­na es una fa­la­cia” y el “frau­de” se vol­ve­ría a im­po­ner, por­que ni el “im­pe­ria­lis­mo ni la ma­fia del po­der per­mi­ti­rían el triun­fo de AM­LO”; ese “ra­di­ca­lis­mo” de ca­ri­ca­tu­ra, com­bi­na­do con la con­duc­ta cóm­pli­ce de los gran­des gru­pos de po­der pa­ra qui­tar a Lu­la, pue­den lle­var a Bra­sil a una fa­se ne­gra.

Tam­po­co se de­be eva­dir la in­men­sa res­pon­sa­bi­li­dad del PT de Bra­sil y de sus go­bier­nos, in­clu­yen­do el de Lu­la y el de Dil­ma Rous­seff, por el de­sen­can­to de mi­llo­nes por esa “iz­quier­da” que se en­vi­le­ció con la co­rrup­ción.

Si ves la bar­ba de tu ve­cino cre­cer, pon la tu­ya a re­mo­jar.

Una po­lí­ti­ca de aves­truz, co­mo la pro­pues­ta por AM­LO, fa­vo­re­ce a los Bol­so­na­ro, los Ma­du­ro y los Or­te­ga, no se di­ga a Trump, a quien se ca­li­fi­ca co­mo ami­go. M

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.