Ama­po­la, ¿has­ta cuán­do?

Es es­pe­ran­za­dor el pro­pó­si­to del go­bierno de la Re­pú­bli­ca que en­ca­be­za­rá An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor de con­ver­tir un círcu­lo vi­cio­so de ile­ga­li­dad, si­mu­la­ción y vio­len­cia en uno vir­tuo­so y de opor­tu­ni­dad pa­ra el desa­rro­llo

Milenio - - Política - AR­TI­CU­LIS­TA IN­VI­TA­DO

En Mé­xi­co, la gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co ha cos­ta­do mi­llo­nes de dó­la­res y se es­ti­ma que en­tre 2006 y 2018 se han per­di­do más de 250 mil vi­das hu­ma­nas. El mo­de­lo fa­lló. Por don­de se vea, la vio­len­cia en que nau­fra­ga el país no es un buen re­sul­ta­do.

Hoy, una par­te del de­ba­te so­bre se­gu­ri­dad pú­bli­ca gi­ra en torno a la po­si­bi­li­dad de le­ga­li­zar el cul­ti­vo de la ama­po­la en Mé­xi­co.

Al igual que Af­ga­nis­tán, que ocu­pa el pri­mer lu­gar mun­dial co­mo pro­duc­tor de ama­po­la, Mé­xi­co en­ca­be­za la lis­ta en La­ti­noa­mé­ri­ca de pro­duc­ción ile­gal de opio.

Nues­tro país sus­cri­bió la nor­ma­ti­vi­dad de la Or­ga­ni­za­ción de Naciones Uni­das (ONU) so­bre trá­fi­co de es­tu­pe­fa­cien­tes. En ese sen­ti­do, la fu­tu­ra se­cre­ta­ria de Go­ber­na­ción, Ol­ga Sán­chez Cor­de­ro, se ha pro­nun­cia­do por que, res­pe­tan­do la re­gla­men­ta­ción, se abra el ca­mino a su le­ga­li­za­ción con fi­nes cien­tí­fi­cos, y ya sos­tie­ne con­ver­sa­cio­nes con el or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal.

Es es­pe­ran­za­dor el pro­pó­si­to del go­bierno de la Re­pú­bli­ca que en­ca­be­za­rá An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor de con­ver­tir un círcu­lo vi­cio­so de ile­ga­li­dad, si­mu­la­ción y vio­len­cia en uno vir­tuo­so y de opor­tu­ni­dad pa­ra el desa­rro­llo y que si bien no va a re­sol­ver, sí pue­de mi­ti­gar la es­ca­la­da de vio­len­cia.

Des­de ha­ce más de 40 años, cer­ca de 100 mil fa­mi­lias del es­ta­do de Gue­rre­ro se ha de­di­ca­do a cul­ti­var la plan­ta de ama­po­la, y co­mo con­se­cuen­cia de la go­ma de opio; su cul­ti­vo ha cre­ci­do en for­ma con­si­de­ra­ble en las re­gio­nes de la Sie­rra y la Mon­ta­ña; de acuer­do con da­tos es­ta­dís­ti­cos, nues­tro es­ta­do ocu­pa el pri­mer lu­gar de pro­duc­ción en to­do el país. El vo­lu­men eco­nó­mi­co del mer­ca­do su­pe­ra­ría los mil dos­cien­tos mi­llo­nes de pe­sos. Es­te lu­cra­ti­vo ne­go­cio con­tras­ta con la po­bre­za en que vi­ven las fa­mi­lias que se de­di­can a su cul­ti­vo. Au­na­do a ello, al de­di­car­se a un cul­ti­vo ilí­ci­to, se les con­si­de­ra cri­mi­na­les y son per­se­gui­dos y en­car­ce­la­dos. Por eso, co­mo di­ce el go­ber­na­dor de Gue­rre­ro, Héc­tor As­tu­di­llo Flo­res, no es des­ca­be­lla­do im­pul­sar la le­ga­li­za­ción del cul­ti­vo de la plan­ta pa­ra ela­bo­rar fár­ma­cos ti­po mor­fi­na. El pro­pio se­cre­ta­rio de la De­fen­sa, Sal­va­dor Cien­fue­gos, se ha pro­nun­cia­do a fa­vor. El de­ba­te es com­ple­jo, so­bre to­do por los cos­tos a la sa­lud que, es­tá de­mos­tra­do, oca­sio­na el con­su­mo de dro­gas y es­tu­pe­fa­cien­tes. En con­tra­par­te, su­fri­mos la vio­len­cia que ge­ne­ra la dispu­ta en­tre ban­das cri­mi­na­les. Du­ran­te dé­ca­das, el Es­ta­do me­xi­cano no ha lo­gra­do lle­var op­cio­nes de desa­rro­llo a zo­nas ru­ra­les mar­gi­na­das; la sus­ti­tu­ción de cul­ti­vos es so­lo un enun­cia­do. Lo real es la po­bre­za de los cam­pe­si­nos.

En los me­ses re­cien­tes la ru­ta que ba­ja de la Sie­rra has­ta el mu­ni­ci­pio de Leo­nar­do Bra­vo, en Gue­rre­ro, ha si­do es­ce­na­rio de va­rios en­fren­ta­mien­tos por la dispu­ta del con­trol so­bre ese te­rri­to­rio. Esa sa­li­da del pro­duc­to de la Sie­rra que lle­va a Chil­pan­cin­go e Igua­la ha ge­ne­ra­do vio­len­cia, muer­tos y fa­mi­lias des­pla­za­das.

Con ba­se en cálcu­los ofi­cia­les, se es­ti­ma que más de 2 mil fa­mi­lias han si­do des­pla­za­das de di­fe­ren­tes pue­blos, de­ri­va­do de la dispu­ta a que he­mos he­cho re­fe­ren­cia.

El efec­to que ha ge­ne­ra­do la caí­da de los pre­cios ha au­men­ta­do de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va la po­bre­za, mi­gra­ción ha­cia las gran­des ciu­da­des y vio­len­cia per­ma­nen­te.

Hay co­mu­ni­da­des que lle­gan a pro­du­cir has­ta una to­ne­la­da de opio en ca­da ci­clo de siem­bra; de ahí que si se aprue­ba la le­ga­li­za­ción de es­te cul­ti­vo, se de­be­rán es­ta­ble­cer or­ga­nis­mos ofi­cia­les pa­ra de­sig­nar zo­nas de cul­ti­vo, emi­tir li­cen­cias, re­ci­bir la to­ta­li­dad de las co­se­chas, así co­mo im­por­tar y ex­por­tar exis­ten­cias.

¿Cuál se­ría el im­pac­to de le­ga­li­zar­se el cul­ti­vo y pro­ce­sa­mien­to de es­ta dro­ga?

1. Más de 100 mil cam­pe­si­nos que tra­ba­jan cul­ti­van­do en el mer­ca­do clan­des­tino se in­cor­po­ra­rían a la le­ga­li­dad con los be­ne­fi­cios y res­pon­sa­bi­li­da­des que es­to im­pli­ca.

2. El Ejér­ci­to me­xi­cano ya no tendría que des­ti­nar la ma­yor par­te de sus fuer­zas a des­truir y com­ba­tir la siem­bra de es­te es­tu­pe­fa­cien­te.

3. El es­ta­do de Gue­rre­ro po­drá te­ner una ma­yor ca­pa­ci­dad de re­cau­da­ción de im­pues­tos, lo que im­pli­ca­ría ma­yo­res re­cur­sos pa­ra be­ne­fi­cio de los mu­ni­ci­pios pro­duc­to­res en tér­mi­nos de in­fra­es­truc­tu­ra, sa­lud, edu­ca­ción y apo­yo al cam­po.

4. De apro­bar­se es­ta ini­cia­ti­va, los pro­duc­to­res cam­pe­si­nos ya no re­ci­bi­rían las mi­ga­jas que los gru­pos de la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da les otor­gan ac­tual­men­te.

Mé­xi­co es­tá an­te la po­si­bi­li­dad de so­li­ci­tar la apro­ba­ción de la Or­ga­ni­za­ción de las Naciones Uni­das pa­ra que la pro­duc­ción de es­ta dro­ga va­ya di­ri­gi­da a la ela­bo­ra­ción de me­di­ca­men­tos.

Los gue­rre­ren­ses es­ta­re­mos aten­tos al de­ve­nir de es­ta ini­cia­ti­va que re­cien­te­men­te fue pre­sen­ta­da en el Se­na­do de la Re­pú­bli­ca; con an­te­rio­ri­dad, la 61 Le­gis­la­tu­ra de Gue­rre­ro re­mi­tió una pro­pues­ta si­mi­lar al Po­der Le­gis­la­ti­vo.

Agra­dez­co la co­la­bo­ra­ción de la M.C. Yu­rit­zia Ló­pez Gó­mez.

Del anec­do­ta­rio: Un ami­go muy que­ri­do se que­ja­ba de las des­leal­ta­des de sus ex co­la­bo­ra­do­res.

—Es que a ese ca­brón yo lo ayu­dé... Lo hi­ce, y aho­ra no me to­ma ni las lla­ma­das.

—Tó­ma­lo con cal­ma; al­gu­nos has­ta se van a aver­gon­zar de ti, esa es la na­tu­ra­le­za hu­ma­na.

—Pe­ro tam­bién hay lea­les a la amis­tad, aun­que sean po­qui­tos.

—Otros se vuel­ven so­ber­bios, pre­po­ten­tes, lle­gan con una sed de ven­gan­za y se ape­nan cuan­do los vin­cu­lan con­ti­go. —Es que no pue­de ser, Án­gel... —Le re­cor­dé un pá­rra­fo del tan­go “Ca­ma va­cía”, de Ós­car Agu­de­lo: “cuan­do uno es­tá en con­di­cio­nes, tie­ne ami­gos a gra­nel, pe­ro si el des­tino es cruel y ha­cia un abis­mo nos ti­ra, ve­rás que to­do es men­ti­ra, y que no hay ami­go fiel”.

¡La po­lí­ti­ca es así! m *Ex go­ber­na­dor del es­ta­do de Gue­rre­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.