SE CAL­CU­LA QUE 25 MI­LLO­NES DE PER­SO­NAS FA­LLE­CEN CA­DA AÑO CON SU­FRI­MIEN­TO Mue­ren con do­lor cró­ni­co 7 de ca­da 10 pa­cien­tes

Ex­per­tos de va­rios paí­ses se­ña­lan que es­te “es una tor­tu­ra” pa­ra un pa­cien­te, por lo que ter­mi­nan por exi­gir la eu­ta­na­sia o co­me­ten ac­tos de de­ses­pe­ra­ción

Milenio - - Tendencias - Blan­ca Va­la­dez/Li­ma, Pe­rú EFE/Mé­xi­co

En el mun­do, se cal­cu­la que al­re­de­dor de sie­te de ca­da 10 pa­cien­tes fa­lle­cen al año con do­lor cró­ni­co por al­gu­na en­fer­me­dad y lo gra­ve es que se cuen­ta con sis­te­ma sa­ni­ta­rios cen­tra­dos en cu­rar que nie­gan el ac­ce­so a te­ra­pias pa­lia­ti­vas apro­ba­das cien­tí­fi­ca­men­te que ali­vian sín­to­mas, re­du­cen el su­fri­mien­to a tra­vés de anal­gé­si­cos y de mor­fi­na, coin­ci­die­ron ex­per­tos

La in­for­ma­ción se dio en el Pri­mer En­cuen­tro de Al­to Ni­vel “Cui­da­dos Pa­lia­ti­vos: For­ta­le­cien­do el Sis­te­ma So­cio­sa­ni­ta­rio”, el cual se lle­va a ca­bo en Li­ma, Pe­ru, y con­tó con la pre­sen­cia de au­to­ri­da­des de sa­lud de va­rios paí­ses. Al­gu­nos de ellos son Emi­lio He­rre­ra, pre­si­den­te de News Health Foun­da­tion, y Ta­nia Pas­tra­na, pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción La­ti­noa­me­ri­ca­na de Cui­da­dos Pa­lia­ti­vos, en­tre otros, quie­nes coin­ci­die­ron en que el “do­lor que no es tra­ta­do es una tor­tu­ra” pa­ra un pa­cien­te que ter­mi­na por exi­gir la eu­ta­na­sia o a ve­ces co­me­ten ac­tos de de­ses­pe­ra­ción.

Pas­tra­na re­cor­dó un ejem­plo que se sus­ci­tó en In­dia, don­de unos pa­dres ase­si­na­ron a su hi­jo an­te la im­po­si­bi­li­dad de po­der con­tro­lar su do­lor cró­ni­co; és­te su­ce­so sa­cu­dió a la Asam­blea de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud a ana­li­zar las ba­rre­ras de ac­ce­so a las que por de­re­cho de­ben te­ner los pa­cien­tes cró­ni­cos o que ya se en­cuen­tran en eta­pas ter­mi­na­les.

Los es­pe­cia­lis­tas abun­da­ron que los sis­te­mas de sa­lud han op­ta­do por de­jar de la­do a los pa­cien­tes que ya no se pue­den cu­rar y no res­pon­die­ron a las te­ra­pias con­ven­cio­na­les, por ejem­plo, se les da de al­ta sin ali­viar sín­to­mas de as­fi­xias, de­pre­sión, in­fec­cio­nes, an­sie­dad y fa­ti­ga, so­bre to­do su­fri­mien­to in­ne­ce­sa­rio. Se cal­cu­la que 25 mi­llo­nes de per­so­nas fa­lle­cen ca­da año con su­fri­mien­to y otros 35 mi­llo­nes vi­ven, pe­ro con ese do­lor in­ten­so por­que se les nie­ga ac­ce­so a te­ra­pias a una asis­ten­cia de cui­da­dos fí­si­cos, so­cia­les, psi­co­ló­gi­cos y es­pi­ri­tua­les ade­cua­dos a sus cir­cuns­tan­cias de apo­yo y acom­pa­ña­mien­to ha­cia los fa­mi­lia­res, los cua­les, ade­más, ca­re­cen de in­for­ma­ción so­bre los pro­ce­di­mien­tos que de­be rea­li­zar an­te la ley.

“Ca­si 70 por cien­to, es de­cir, prác­ti­ca­men­te tres cuar­tas par­tes de los en­fer­mos cró­ni­cos fa­lle­cen In­ves­ti­ga­do­res del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Neu­ro­lo­gía y Neu­ro­ci­ru­gía (INNN) Ma­nuel Velasco Suá­rez desa­rro­llan en Mé­xi­co una ti­ra reac­ti­va pa­ra iden­ti­fi­car un ede­ma ce­re­bral sin te­ner que abrir el crá­neo.

La neu­ro­anes­te­sió­lo­ga de la ins­ti­tu­ción, Lui­sa Man­ri­que Car­mo­na, ex­pli­có que son “co­mo las que usa la gen­te dia­bé­ti­ca, que con una go­ta de san­gre se pue­de dar un diag­nós­ti­co”.

Es­ta ti­ra me­di­rá la pre­sen­cia de tau­ri­na, un mar­ca­dor bio­ló­gi­co que exis­te de ma­ne­ra na­tu­ral en el ce­re­bro: “La tau­ri­na es un ami­noá­ci­do que se en­car­ga de re­gu­lar mu­chas fun­cio­nes a ni­vel ce­re­bral; den­tro de es­tas, ha­ce que la cé­lu­la man­ten­ga su vo­lu­men cons­tan­te”, se­ña­ló. Aña­dió que “cuan­do hay al­gu­na le­sión en el ce­re­bro la tau­ri­na em­pie­za a tra­ba­jar y au­men­tar a ni­vel ce­re­bral y san­guí­neo”. De es­ta ma­ne­ra, la ti­ra reac­ti­va me­di­rá si exis­te tau­ri­na en la san­gre. La ti­ra po­drá usar­se de for­ma in­me­dia­ta en el qui­ró­fano si se re­quie­re. con do­lor y, a ve­ces, en si­tua­ción de so­le­dad por­que ca­da vez hay me­nos fa­mi­lia­res cui­da­do­res. Ade­más se ca­re­ce de per­so­nal ca­pa­ci­ta­do pa­ra aten­der sus de­man­das. Se ve al pa­cien­te co­mo un gas­to, que no re­dun­da­rá en un be­ne­fi­cio”, ex­pli­có Emi­lio He­rre­ra. Sin em­bar­go, di­jo, una in­ves­ti­ga­ción efec­tua­da en Es­pa­ña con 2 mi­llo­nes de pa­cien­tes de con cán­cer de­mos­tró que los in­ter­na­mien­tos in­ne­ce­sa­rios en hos­pi­ta­les, en­tra­das y sa­li­das de ur­gen­cias, re­pre­sen­ta­ban al sec­tor sa­lud pú­bli­co un cos­to de al­re­de­dor de 50 mil eu­ros con­si­de­ran­do so­lo los úl­ti­mos sie­te me­ses de vi­da. Abun­dó que la in­ves­ti­ga­ción tam­bién de­mos­tró que el nú­me­ro de pa­cien­tes ter­mi­na­les con ac­ce­so a cui­da­dos in­te­gra­les pa­lia­ti­vos es de en­tre 30 y 40 por cien­to más eco­nó­mi­co a ese sec­tor sa­lud. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud in­for­mó que uno de ca­da 10 pa­cien­tes en fa­se ter­mi­nal ac­ce­den a cui­da­dos pa­lia­ti­vos, lo que sig­ni­fi­ca que la ma­yor par­te de la po­bla­ción su­fre la en­fer­me­dad con do­lor ex­tre­mo, ma­la ca­li­dad de vi­da, sin po­si­bi­li­dad de des­pe­dir­se de su fa­mi­lia, or­de­nar asun­tos y mo­rir en paz. Por ello, or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les gru­pos de mé­di­cos mi­nis­tros de sa­lud pre­sen­ta­ron un do­cu­men­to de Po­si­ción Ofi­cial so­bre la Pro­mo­ción Glo­bal de Cui­da­dos Pa­lia­ti­vos en el que se exi­ge a los go­bier­nos prio­ri­zar a los pa­cien­tes otor­gán­do­les tra­ta­mien­to in­te­gral, pro­fe­sio­na­li­zar al per­so­nal sa­ni­ta­rio, así co­mo crear hos­pi­ta­les e ins­ti­tu­cio­nes sa­ni­ta­rias ade­cua­das que ase­gu­ren ac­ce­so a me­di­ca­men­tos. M

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.