Roberto Blan­car­te

Milenio - - PORTADA - ROBERTO BLAN­CAR­TE roberto.blan­car­te@mi­le­nio.com

“AMLO no sa­be lo que es la li­ber­tad de ex­pre­sión ni la de pren­sa”

Es muy ma­la se­ñal que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y los me­dios im­pre­sos en par­ti­cu­lar ten­gan que es­tar de­fen­dien­do la li­ber­tad de ex­pre­sión y la li­ber­tad de pren­sa. Sig­ni­fi­ca que al­go no es­tá bien y que las ame­na­zas a es­tas li­ber­ta­des se han ve­ni­do acre­cen­tan­do. Que es­tas ame­na­zas ven­gan de quien muy pron­to va a pre­si­dir el go­bierno fe­de­ral, y de sus in­con­di­cio­na­les, es to­da­vía más gra­ve, pues sig­ni­fi­ca que quien de­be­ría ser el prin­ci­pal de­fen­sor de di­chas li­ber­ta­des es­tá abrien­do la puer­ta pa­ra que mu­chos con­si­de­ren le­gí­ti­mo aca­llar a sus crí­ti­cos. Si uno no pue­de de­cir lo que pien­sa, por­que cree fun­da­da­men­te que pue­de ser per­se­gui­do o agre­di­do por ello, sea por al­guien del pro­pio go­bier­noo­por­cual­quie­ra­de­su­ses­bi­rros,son­ma­los­tiem­pos pues­co­mien­za­laau­to­cen­su­ra.No­sue­lou­sa­res­to­sad­je­ti­vos,pe­rohis­tó­ri­ca­men­tees­toha­si­do­laan­te­sa­la­del fas­cis­mo y de go­bier­nos to­ta­li­ta­rios, o cuan­do me­nos au­to­ri­ta­rios. Y sin em­bar­go, an­te las bar­ba­ri­da­des que se nos pre­sen­tan co­ti­dia­na­men­te, es­to que me pa­re­ce un gra­ví­si­mo ata­que a una li­ber­tad fun­da­men­tal de nues­tra de­mo­cra­cia sim­ple y sen­ci­lla­men­te pa­sa ca­si des­aper­ci­bi­do. Ya na­die se es­can­da­li­za.

Di­ce Ló­pez Obra­dor que la pren­sa fi­fí se de­di­có a “que­mar in­cien­so al ré­gi­men ar­bi­tra­rio y co­rrup­to” an­te­rior. Tam­bién di­ce que es gol­pis­ta y su me­jor ejem­ploes­lo­que­pa­sóen­laP­re­si­den­cia­deF­ran­cis­coI. Ma­de­ro. Lo cree pro­fun­da­men­te. Por eso ve cons­pi­ra­cio­nes por to­dos la­dos y no so­por­ta la crí­ti­ca. Él sí pue­de ata­car, in­sul­tar, vi­li­pen­diar. Pe­ro cuan­do al­guien lo cri­ti­ca, en­ton­ces es un ven­de­pa­trias, un trai­dor, un miem­bro de la ma­fia del po­der, y aho­ra un gol­pis­ta. Ló­pez Obra­dor sa­be muy po­co de his­to­ria y no es un de­mó­cra­ta. Pa­ra su in­for­ma­ción, el pre­si­den­te Ma­de­ro co­me­tió mu­chos erro­res en su ges­tión y es nor­mal que mu­chos lo cri­ti­ca­ran. Aún más la pren­sa con­ser­va­do­ra. Pe­ro eso tam­bién es nor­mal, en un ré­gi­men de­mo­crá­ti­co, co­mo el que es­ta­ba inau­gu­ran­do el pró­cer sur­gi­do de la oli­gar­quía. En la pren­sa y fue­ra de ella, hu­bo mu­chos que más bien lo cri­ti­ca­ban por­que no ha­cía las re­for­mas ne­ce­sa­rias. Emi­li­ano Za­pa­ta (y no fue el úni­co) se le­van­tó en ar­mas con­tra él y no era de la pren­sa fi­fí. ¿Con­tri­bu­yó a la caí­da de Ma­de­ro? Pues sí, aun­que no te­nía­na­da­que­ver­co­nHuer­ta,al­queha­bía­com­ba­ti­do.

Ló­pez Obra­dor, sin em­bar­go, des­co­no­ce es­tos ma­ti­ces. Pa­ra él, el mun­do se di­vi­de en dos, blan­co y ne­gro, a mi fa­vor o en mi con­tra. No hay na­da en me­dio. Y co­mo no es un de­mó­cra­ta, no sa­be lo que es la li­ber­tad de ex­pre­sión y la li­ber­tad de pren­sa. No le im­por­ta que su­sa­ta­que­sa­lo­queéllla­ma­la­pren­sa­fi­fí (enabs­trac­to) pue­dan­da­ña­rins­ti­tu­cio­nes,per­so­na­soal­pro­pio­sis­te­ma de­mo­crá­ti­co. En el fon­do no cree en és­te, pues en su ig­no­ran­cia, lo con­si­de­ra par­te del neo­li­be­ra­lis­mo. De la mis­ma ma­ne­ra que otros, co­mo Trump, ata­can a los me­dios que les se­ña­lan sus erro­res y ati­zan el odio con­tra­ellos.Tie­ne­la­piel­de­ma­sia­do­fi­na­pa­ra­un­pues­to que re­quie­re de mu­cha tem­plan­za.

El pro­ble­ma va más allá de AMLO. Atrás de él van sus co­ri­feos que re­pi­ten y ha­cen re­pe­tir las men­ti­ras y los ata­ques a los me­dios, ge­ne­ran­do con­di­cio­nes pa­ra aca­bar con la crí­ti­ca. Na­da bueno sal­drá de es­to.

AMLO sa­be muy po­co de his­to­ria y no es un de­mó­cra­ta; pa­ra él el mun­do se di­vi­de en dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.