La po­lí­ti­ca del áci­do

Milenio - - AL FRENTE - LEO­POL­DO GÓ­MEZ

Es­te mar­tes la po­lí­ti­ca de Do­nald Trump se so­me­te­rá al jui­cio de las urnas. His­tó­ri­ca­men­te las elec­cio­nes in­ter­me­dias se han in­ter­pre­ta­do co­mo un re­fe­ren­do so­bre la ges­tión del pre­si­den­te en turno. Hoy no se­rá la ex­cep­ción. Al con­tra­rio, el ac­ti­vis­mo in­ten­si­fi­ca­do de Trump y su imán me­diá­ti­co lo han pues­to en el cen­tro de las cam­pa­ñas.

En es­te ti­po de elec­cio­nes el par­ti­do en el po­der sue­le per­der po­si­cio­nes. Se­gún las pro­yec­cio­nes, el Se­na­do se­gui­rá ba­jo con­trol re­pu­bli­cano, pe­ro los de­mó­cra­tas po­drían ob­te­ner la ma­yo­ría en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes. Pa­ra Cross­tab y Fi­veT­hirt­yEight la pro­ba­bi­li­dad de que es­to ocu­rra es de al me­nos 80 por cien­to.

Hay que re­cor­dar, sin em­bar­go, que con pro­nós­ti­cos si­mi­la­res en su con­tra, Trump ga­nó la pre­si­den­cia. Im­po­si­ble des­car­tar en­ton­ces que los re­pu­bli­ca­nos se lle­ven am­bas Cá­ma­ras.

Es­ta­mos fren­te a un ti­po de po­lí­ti­ca nue­va e im­pre­de­ci­ble: la po­lí­ti­ca del áci­do. En es­te con­tex­to, Trump ha pri­vi­le­gia­do el dis­cur­so del mie­do y la ex­clu­sión, in­clu­so de­jan­do de la­do las bue­nas no­ti­cias eco­nó­mi­cas.

Ello ex­pli­ca que la ca­ra­va­na de mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos y el pe­li­gro de una “in­va­sión” ha­yan si­do te­mas cen­tra­les en el cie­rre de las cam­pa­ñas.

Por otra par­te, co­mo lo re­sal­tó The

Si Trump sa­le vic­to­rio­so, que­da­rá sin con­ten­ción en el Con­gre­so

New York Ti­mes, el ac­ti­vis­mo de Ba­rack Oba­ma ya no pa­re­ce co­nec­tar co­mo an­tes con la ba­se de­mó­cra­ta. El dis­cur­so mo­ral ha per­di­do sen­ti­do an­te un elec­to­ra­do que quie­re res­pon­der a los gol­pes con más gol­pes, no con ser­mo­nes.

Es mu­cho lo que es­tá en jue­go. El dis­cur­so y las ac­cio­nes de Trump han exa­cer­ba­do una po­la­ri­za­ción que es­ta­ba la­ten­te y han da­do rien­da suel­ta al en­cono.

Si Trump sa­le vic­to­rio­so, que­da­rá sin con­ten­ción en el Con­gre­so y con un ego in­fla­do. La po­lí­ti­ca del áci­do, que to­do lo co­rroe, ha­brá si­do va­li­da­da.

Por el con­tra­rio, un triun­fo de los de­mó­cra­tas en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes im­pon­dría un freno ins­ti­tu­cio­nal a esos im­pul­sos, aun­que sin lle­gar a anu­lar­los.

Y ese es el me­jor es­ce­na­rio po­si­ble en un mo­men­to en el que la sa­lud de una de­mo­cra­cia plu­ral y abier­ta es­tá en jue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.