No es el ae­ro­puer­to

Milenio - - POLÍTICA -

Le­jos que­da­ron las épo­cas cuan­do Ja­co­bo Za­blu­dovsky re­por­tea­ba pun­tual­men­te en la ca­de­na mo­no­pó­li­ca del sol­da­do del pre­si­den­te so­bre la úl­ti­ma ham­bru­na en Bia­fra o el más re­cien­te ti­fón en Ja­kar­ta, mien­tras que en Mé­xi­co la tor­tu­ra, la des­apa­ri­ción for­za­da y el frau­de pa­trió­ti­co se per­pe­tra­ban en re­la­ti­vo si­len­cio. La efi­ca­cia de esa pro­pa­gan­da ofi­cial y ofi­cio­sa aca­bó par­cial­men­te en Mé­xi­co con la caí­da de la dic­ta­du­ra, pe­ro en el mun­do, cuan­do me­nos en las par­tes del mun­do que aún os­ten­tan pre­ten­sio­nes de­mo­crá­ti­cas, fue ani­qui­la­da por in­ter­net y las redes so­cia­les, que hoy nos mues­tran des­de cual­quier ce­lu­lar có­mo co­mer pas­ti­llas de de­ter­gen­te o el ha­llaz­go de agua en Mar­te. El re­to de es­ta bo­nan­za es eva­luar la per­ti­nen­cia o la ve­ro­si­mi­li­tud de los con­te­ni­dos, y esa di­fi­cul­tad jue­ga a fa­vor de los de­ma­go­gos del mo­men­to: an­te la im­po­si­bi­li­dad de con­tro­lar el dis­cur­so pú­bli­co co­mo an­ta­ño, han op­ta­do no tan­to por cen­su­rar o im­pe­dir la di­fu­sión de la reali­dad, sino por su dis­tor­sión.

El la­go se ven­de co­mo una ur­gen­cia eco­ló­gi­ca a pe­sar de que és­te de­jó de exis­tir ha­ce dé­ca­das; el sub­se­cuen­te res­ba­lón fi­nan­cie­ro se pre­su­me co­mo una pos­tu­ra va­lien­te an­te los mer­ca­dos ca­pi­ta­lis­tas e im­pe­ria­les co­mo si el one­ro­so que­bran­to fue­ra mo­ti­vo de or­gu­llo, y la can­ce­la­ción de la obra se con­gra­tu­la co­mo un freno a la co­rrup­ción pe­ñis­ta cuan­do AMLO ha di­cho a dies­tra y si­nies­tra que a su an­te­ce­sor no se le va a per­se­guir ni con el pé­ta­lo de una ro­sa. Sin men­cio­nar que, cuan­do des­per­ta­mos en San­ta Lu­cía, el Rio­bóo se­guía allí.

Es­te fe­nó­meno pa­sa for­zo­sa­men­te por el ata­que y la des­ca­li­fi­ca­ción de to­do agua­fies­tas que ose se­ña­lar cual­quier in­con­gruen­cia o fal­se­dad del ama­do lí­der, con­vir­tien­do al pe­rio­dis­mo crí­ti­co en el enemi­go del pue­blo (bueno). El pe­rio­dis­ta, por el me­ro he­cho de ha­cer su tra­ba­jo, es ca­li­fi­ca­do, al mar­gen de su apor­ta­ción, de su tra­yec­to­ria o de su desem­pe­ño, co­mo cha­yo­te­ro, alar­mis­ta, ma­fio­so o fi­fí. El mun­do se ve di­vi­di­do ta­jan­te­men­te en­tre bue­nos y ma­los, don­de so­lo los so­lo­vi­nos pue­den ser bue­nos y so­lo los mu­dos tie­nen el be­ne­fi­cio de la du­da. Así, quie­nes de­nun­cian la con­sul­ta co­mo he­cha a mo­do pa­ra arro­jar un re­sul­ta­do con­tra­rio al de­seo de las ma­yo­rías — que en en­cues­ta tras en­cues­ta pre­fe­rían Tex­co­co—, o co­mo ejer­ci­cio ile­gal, es­ta­dís­ti­ca­men­te fa­laz y de­ma­gó­gi­co, di­se­ña­do pa­ra jus­ti­fi­car el ca­pri­cho au­to­ri­ta­rio de Ló­pez Obra­dor y evi­tán­do­le a la vez res­pon­sa­bi­li­zar­se del mis­mo, son di­bu­ja­dos co­mo frí­vo­los, cuan­do el agra­vio ins­ti­tu­cio­nal y cí­vi­co es mu­cho más gra­ve y pro­fun­do que la me­ra de­ci­sión geo­grá­fi­ca del fu­tu­ro ae­ro­puer­to, ade­más de un pé­si­mo pre­sa­gio de lo que es­tá por ve­nir.

Ven­gan esos avio­nes au­to­rre­pe­len­tes: ha­cer­nos tra­gar un ae­ro­puer­to en­te­ro de fa­la­cias se an­to­ja jue­go de ni­ños si una ca­ter­va de di­no­sau­rios for­ma­dos en el más ran­cio priis­mo, arro­pa­dos en co­rrup­ción y li­de­ra­dos por un me­ga­ló­mano au­to­ri­ta­rio cu­yo úni­co ra­se­ro axio­ló­gi­co es la leal­tad a su per­so­na, lo­gró con­ven­cer al país de en­car­nar el cam­bio, la de­mo­cra­cia y la pro­bi­dad.

El la­go se ven­de co­mo ur­gen­cia eco­ló­gi­ca, pe­ro de­jó de exis­tir ha­ce dé­ca­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.