¿Ven­gan­za, per­dón o com­ba­te a la co­rrup­ción?

Milenio - - POLÍTICA - ADYR CO­RRAL

El pa­sa­do 13 de oc­tu­bre, el Pre­si­den­te elec­to co­men­tó que no ne­ce­si­ta le­gi­ti­mar­se me­tien­do a la cár­cel a po­lí­ti­cos co­rrup­tos, que se va a con­cen­trar en trans­for­mar al país y que no va ha­cer lo que se hi­zo an­tes de em­pe­zar a me­ter a la cár­cel a dos o tres po­lí­ti­cos y ya; y plan­teó: “¿Qué es más im­por­tan­te, an­dar per­si­guien­do a po­lí­ti­cos co­rrup­tos o trans­for­mar a Mé­xi­co? Coin­ci­do en su to­ta­li­dad con es­tos plan­tea­mien­tos. Te­ne­mos ejem­plos de se­xe­nios lo­ca­les que ini­cia­ron ca­ce­rías de bru­jas, por ven­gan­za o por con­vic­ción, y se pa­sa­ron to­do su pe­rio­do de­di­ca­dos so­lo a ello, y sus re­sul­ta­dos de go­bierno fue­ron nu­los.

Co­mo co­men­té en MI­LE­NIO Dia­rio el pa­sa­do 27 de sep­tiem­bre, un pro­pó­si­to fun­da­men­tal de la pró­xi­ma ad­mi­nis­tra­ción pre­si­den­cial y de la nue­va le­gis­la­tu­ra es la lu­cha con­tra la co­rrup­ción y se­gu­ra­men­te es­tán sor­pren­di­dos de que se en­con­tra­ron un Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción (SNA) que no fun­cio­na.

Co­mo par­te del pro­ce­so le­gis­la­ti­vo que inicia en 2013 pa­ra crear el SNA se rea­li­za­ron aná­li­sis mul­ti­dis­ci­pli­na­rios es­pe­cia­li­za­dos en los que se coin­ci­dió en que el com­ba­te a la co­rrup­ción no ha­bía fun­cio­na­do por­que has­ta ese mo­men­to ha­bían si­do ac­cio­nes ais­la­das (co­mo co­men­tó el Pre­si­den­te elec­to: en mu­chos ca­sos se con­for­ma­ron con me­ter a la cár­cel a un par de po­lí­ti­cos pro­mi­nen­tes y con ello tran­qui­li­zar a la so­cie­dad) y no ha­bía un es­fuer­zo coor­di­na­do de to­das las ins­ti­tu­cio­nes in­vo­lu­cra­das. Fue por ello que se es­co­gió un mo­de­lo sis­té­mi­co.

Oja­lá que quie­nes acom­pa­ñen al Pre­si­den­te en es­tos pró­xi­mos años, con la le­gi­ti­mi­dad (y fuer­za po­lí­ti­ca) que tie­nen al ha­ber ga­na­do con una vo­ta­ción tan sig­ni­fi­ca­ti­va, ten­gan la vo­lun­tad po­lí­ti­ca de ha­cer reali­dad el SNA. Por prin­ci­pio de cuen­tas, creo que se pue­de co­rre­gir mu­cho con un gol­pe de ti­món ade­cua­do y al­gu­nas pre­ci­sio­nes de ca­rác­ter le­gal. Los erro­res en el SNA fue­ron fru­to de tan­to ma­no­seo, in­de­ci­sión y mo­di­fi­ca­cio­nes de úl­ti­ma ho­ra, ade­más de la politización de las de­sig­na­cio­nes, que hi­cie­ron que has­ta hoy no fun­cio­ne.

Otro te­ma es for­ta­le­cer el rol de la so­cie­dad en el SNA. El nue­vo tra­ta­do co­mer­cial en­tre Mé­xi­co, Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá obli­ga a las em­pre­sas a evi­tar pa­gos de fa­ci­li­ta­ción y so­bor­nos, adop­tar có­di­gos de éti­ca, to­mar me­di­das de con­trol in­terno y lle­var sis­te­mas de con­ta­bi­li­dad abier­ta, e ins­tru­men­tar po­lí­ti­cas de in­te­gri­dad y evi­tar ma­las prác­ti­cas. Aho­ra bien, otro te­ma es no per­se­guir in­jus­tas ven­gan­zas po­lí­ti­cas, que so­lo re­sul­tan en chi­vos ex­pia­to­rios, que mu­chas ve­ces ni cul­pa­bles son. Los es­fuer­zos de­ben con­cen­trar­se en des­man­te­lar redes de co­rrup­ción, de­tec­tan­do y san­cio­nan­do la co­rrup­ción don­de quie­ra que es­té y al ni­vel que sea, to­do lo cual con­cuer­da con “ba­rrer de arri­ba ha­cia aba­jo”.

Ob­vio que na­die quie­re ven­gan­zas­que­de­na­daa­yu­dan,pe­ro­lo­que síes­ne­ce­sa­rioes­que­no­sea­ban­do­nee­les­fuer­zoan­ti­co­rrup­ción.Con mo­di­fi­ca­cio­nes co­mo las que co­men­té en es­te mis­mo es­pa­cio ha­ce un mes, se lo­gra­rán re­sul­ta­dos en el sen­ti­do que la so­cie­dad desea. Es im­por­tan­te que se per­si­ga tan­to a los be­ne­fi­cia­rios úl­ti­mos (la par­te más al­ta de la red), co­mo a los “fa­ci­li­ta­do­res”, es de­cir, pres­ta­do­res de ser­vi­cios que di­se­ñan u ope­ran me­ca­nis­mos de co­rrup­ción, co­mo pi­rá­mi­des, fac­tu­ras apó­cri­fas o em­pre­sas fan­tas­ma, in­clu­yen­do, por su­pues­to, a los tes­ta­fe­rros y a los en­cu­bri­do­res, di­fi­cul­tan­do con es­tas ac­cio­nes de vi­gi­lan­cia los he­chos de co­rrup­ción. Tam­bién es ne­ce­sa­rio em­pren­der una ver­da­de­ra ta­rea de sim­pli­fi­ca­ción, des­re­gu­la­ción, go­bierno di­gi­tal y eli­mi­na­ción de sub­je­ti­vi­da­den­los­trá­mi­tes,en­tre­más com­ple­jos, sub­je­ti­vos y di­fí­ci­les son los trá­mi­tes, ma­yor opor­tu­ni­dad se da a la co­rrup­ción.

A to­dos nos mo­les­ta la co­rrup­ción, pe­ro lo que ver­da­de­ra­men­te nos ofen­de es la im­pu­ni­dad. La so­cie­dad desea que se cas­ti­gue la co­rrup­ción con­tun­den­te y opor­tu­na­men­te, de for­ma que ca­da san­ción ge­ne­re un efec­to ejem­pli­fi­ca­ti­vo mul­ti­pli­ca­dor in­hi­bi­to­rio, que ha­ga que el co­rrup­to y la so­cie­dad per­ci­ban que la fal­ta de in­te­gri­dad im­pli­ca un ries­go, ya que se­rá de­tec­ta­da y san­cio­na­da, eli­mi­nan­do los in­cen­ti­vos al in­cum­pli­mien­to, al ha­cer­lo gra­vo­so.

Re­cien­te­men­te me to­có pre­si­dir un pa­nel en la no­ve­na reunión mun­dial de jue­ces tri­bu­ta­rios rea­li­za­da en Ca­na­dá. Me lla­mó la aten­ción que dos de los sie­te jue­ces (am­bos eu­ro­peos, uno de ellos mi­nis­tro) se sor­pren­die­ron an­te la ex­po­si­ción de al­gu­nos com­pa­ñe­ros,in­clui­do­yo,de­queen­nues­tros paí­ses nues­tra in­for­ma­ción pa­tri­mo­nial y fi­nan­cie­ra era pú­bli­ca. Su mo­les­tia, co­men­ta­ron, fue por­que la so­cie­dad con­fia­ba ple­na­men­te en ellos y no era ne­ce­sa­rio pre­sen­tar de­cla­ra­cio­nes, ni na­da por el es­ti­lo. Yo, con­tra­rio a ellos, con­si­de­ro que la ren­di­ción de cuen­tas es un ejer­ci­cio ne­ce­sa­rio, pe­ro la mo­ra­le­ja que ob­ten­go del dis­gus­to de mis com­pa­ñe­ros me ha­ce desear que lle­gue el mo­men­to en que to­das las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas del país re­cu­pe­ren la con­fian­za del pue­blo en ellas y uno de los ca­mi­nos es un SNA que fun­cio­ne ple­na­men­te. La Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Pú­bli­ca (SEP) des­car­tó que los ob­je­ti­vos del Pro­gra­ma Na­cio­nal de In­glés (Pro­ni), pro­pues­tos den­tro de un plan a 20 años, es­tén en ries­go de no cum­plir­se, co­mo lo se­ña­ló en días pa­sa­dos la Au­di­to­ría Su­pe­rior de la Fe­de­ra­ción (ASF).

En la res­pues­ta de la SEP, de la que MI­LE­NIO tie­ne una co­pia, se acla­ra que el Pro­ni sí acre­di­tó an­te la ASF que cuen­ta con "me­ca­nis­mos de eva­lua­ción, se­gui­mien­to y su­per­vi­sión de las ac­cio­nes im­ple­men­ta­das por las au­to­ri­da­des edu­ca­ti­vas lo­ca­les".

La SEP re­cor­dó que la Es­tra­te­gia Na­cio­nal de In­glés tie­ne tres pi­la­res más apar­te del Pro­ni, co­mo son la trans­for­ma­ción cu­rri­cu­lar­de­lae­du­ca­ció­nMe­dia Su­pe­rior en la asig­na­tu­ra de in­glés, el for­ta­le­ci­mien­to de la en­se­ñan­za del in­glés en la Edu­ca-

A to­dos nos mo­les­tan los so­bor­nos, pe­ro lo que real­men­te nos ofen­de es la im­pu­ni­dad La de­pen­den­cia fe­de­ral ase­gu­ra que los ni­ve­les de lo­gro es­tán ali­nea­dos con los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les

ció­nNor­mal­con­la­con­tra­ta­ción de más de mil pro­fe­so­res con al­tos ni­ve­les de co­no­ci­mien­to del idio­ma. Así co­mo es­ta­ble­cer pro­ce­sos de for­ma­ción con­ti­nuae­nin­glés­pa­ra­pro­fe­so­res­re­gu­la­res­fren­tea­gru­po,me­dian­te el Pro­gra­ma pa­ra el Desa­rro­llo Pro­fe­sio­nal Do­cen­te.

"Es la com­bi­na­ción de es­tos cua­tro com­po­nen­tes y las ac­cio­nes­que­se­de­ri­van­dee­llas­las que es­ta­ble­cen las me­tas de la es­tra­te­gia na­cio­nal de in­glés en un­ho­ri­zon­te­de20años",ase­gu­ró la SEP al acep­tar, "no obs­tan­te, que los avan­ces pu­bli­ca­dos y re­por­ta­dos por el Pro­ni a la au­di­to­ría son con­sis­ten­tes con los ni­ve­les de lo­gro".

Dea­cuer­do­con Eduar­doGu­tié­rrez Cam­pos, di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­ción So­cial de la SEP, di­chos­ni­ve­les­de­lo­gro­tra­za­do­sen la me­ta edu­ca­ti­va del in­glés a 20 años"es­tá­na­li­nea­dos­co­nes­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les".

Por úl­ti­mo, la se­cre­ta­ría acla­ró que tras la cer­ti­fi­ca­ción de 34 mil392alum­no­sen2017,233 de es­tos "se en­con­tra­ban por arri­ba de lo re­que­ri­do pa­ra su ni­vel edu­ca­ti­vo"ylos­res­tan­tes"seen­cuen­tran den­tro de los pa­rá­me­tros es­ta­ble­ci­dos".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.