Con ju­ra­do in­com­ple­to, inicia jui­cio con­tra El Cha­po en EU

Nar­co­trá­fi­co. El pro­ce­so arran­có con en­tre­vis­tas, que as­cen­de­rán a más de mil, he­chas a quie­nes as­pi­ran a for­mar par­te del gru­po de 12 ele­gi­dos y cu­ya iden­ti­dad se man­ten­drá en “se­cre­to de Es­ta­do”

Milenio - - POLÍTICA - IVÁN OR­TIZ

Con un to­tal her­me­tis­mo y ba­jo una in­ce­san­te llu­via ma­ña­ne­ra, ini­ció en la cor­te fe­de­ral de Brooklyn el es­pe­ra­do jui­cio de Joa­quín Guz­mán Loe­ra, El Cha­po.

El pro­ce­so arran­có con en­tre­vis­tas, que as­cen­de­rán a más de mil, he­chas a quie­nes as­pi­ran a for­mar par­te del gru­po de 12 ele­gi­dos del ju­ra­do y cu­ya iden­ti­dad se man­ten­drá en se­cre­to.

A la par de la se­lec­ción del ju­ra­do, ini­cia­rán los ale­ga­tos con­tra Guz­mán Loe­ra, cu­yo tras­la­do de la cár­cel de al­ta se­gu­ri­dad en Man­hat­tan a la cor­te de Brooklyn ha oca­sio­na­do crí­ti­cas por las mo­les­tias que pro­vo­ca en­tre los neo­yor­qui­nos.

El fuer­te dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad que obli­ga a blo­quear el puen­te de Brooklyn al pa­so vehi­cu­lar y pea­to­nal ca­da que el ca­po si­na­loen­se es lle­va­do an­te el juez.

Al tér­mino del pri­mer día del jui­cio EU vs Joa­quín Guz­mán se su­po que al me­nos me­dia do­ce­na de can­di­da­tos fue­ron de­vuel­tos a ca­sa, im­po­si­bi­li­ta­dos de ocu­par una de las si­llas dis­po­ni­bles.

Se­gún la Sex­ta En­mien­da plas­ma­da en la Cons­ti­tu­ción de Es­ta­dos Uni­dos, to­dos tie­nen de­re­cho a ser juz­ga­dos por un ju­ra­do neu­tral. En pri­mer tér­mino, el gru­po se eli­je de una lis­ta de vo­tan­tes re­gis­tra­dos o de per­so­nas con li­cen­cia de con­du­cir.

De­ben ser es­ta­du­ni­den­ses, con­tar con al me­nos 18 años y ser ca­pa­ces de en­ten­der y ha­cer­se en­ten­der en in­glés. No de­ben te­ner con­di­cio­nan­tes fí­si­cas o men­ta­les y de­ben ha­ber re­si­di­do en el dis­tri­to ju­di­cial don­de se ce­le­bra el pro­ce­so al me­nos un año.

Es una obli­ga­ción ciu­da­da­na de la cual na­die se pue­den sus­traer a me­nos que es­tén en­fren­tan­do una acu­sa­ción ni tam­po­co de­ben per­te­ne­cer a las fuer­zas ar­ma­das, po­li­cia­les, al cuer­po de bom­be­ros o a la fun­ción pú­bli­ca.

Lo in­tere­san­te del jui­cio de El Cha­po es que los as­pi­ran­tes de­ben des­co­no­cer la vi­da y obra del acu­sa­do, no es­tar a fa­vor de la le­ga­li­za­ción de drogas ni ha­ber su­fri­do, él o uno de sus fa­mi­lia­res, pro­ble­mas de adic­ción. ¿Por qué?, pues, se­gún miem­bros de la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.