Gu­rría. “Vi­vir en Pa­rís es un pri­vi­le­gio, pe­ro voy a re­gre­sar”

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OCDE gus­ta de re­co­rrer ca­na­les de Fran­cia con la fa­mi­lia, en em­bar­ca­cio­nes que ellos mis­mos con­du­cen, y “en­gor­dan­do un po­co” con su gas­tro­no­mía.

Milenio - - PORTADA - SIL­VIA RO­DRÍ­GUEZ CIU­DAD DE MÉ­XI­CO Jo­sé Án­gel Gu­rría

De los me­xi­ca­nos que ocu­pan car­gos re­le­van­tes en el ex­tra­je­ro, uno de los más pú­bli­cos es Jo­sé Án­gel Gu­rría, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE), que agru­pa a 36 paí­ses cu­ya su­ma re­pre­sen­ta 80 por cien­to del pro­duc­to in­terno bru­to mun­dial y tie­ne co­mo mi­sión pro­mo­ver po­lí­ti­cas que me­jo­ren el bie­nes­tar eco­nó­mi­co y so­cial de las per­so­nas.

El ta­mau­li­pe­co, na­ci­do el 8 de ma­yo de 1950, di­ri­ge el or­ga­nis­mo des­de 2006, des­pués de una lar­ga ca­rre­ra en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca na­cio­nal, en la que fue se­cre­ta­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res y de Ha­cien­da du­ran­te el go­bierno de Er­nes­to Ze­di­llo.

Afa­ble, Gu­rría com­par­te con MI­LE­NIO –an­tes de sa­lir co­rrien­do ha­cia la re­si­den­cia ofi­cial de Los Pi­nos pa­ra te­ner un diá­lo­go con el pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to– sus preo­cu­pa­cio­nes, sus an­he­los y el amor por su fa­mi­lia.

¿Qué le qui­ta el sue­ño a Jo­sé Án­gel Gu­rría?

Lo que me qui­ta el sue­ño son pro­ba­ble­men­te los mis­mos te­mas que me lo qui­ta­ban ha­ce cin­co, ha­ce 10, ha­ce 15, ha­ce 20 años; por­que fui más de 33 años ser­vi­dor pú­bli­co de Mé­xi­co y des­pués me cam­bié al área mul­ti­la­te­ral, don­de le si­go sir­vien­do a Mé­xi­co y si­go tra­ba­jan­do con y pa­ra Mé­xi­co.

A mí lo que me da más sa­tis­fac­ción, pe­ro tam­bién lo que más me qui­ta el sue­ño, es Mé­xi­co, có­mo ha­cer que en es­te país po­da­mos com­ba­tir de ma­ne­ra más efec­ti­va la po­bre­za y que ha­ya me­nos de­sigual­da­des en es­ta so­cie­dad don­de la mi­tad de la po­bla­ción es­tá en po­bre­za y la mi­tad de esa mi­tad es­tá en po­bre­za ex­tre­ma. Esas son las co­sas que me qui­ta­ban el sue­ño ha­ce 30 años y que me si­guen qui­tan­do el sue­ño hoy; pe­ro tam­bién en lo cual yo he acom­pa­ña­do a lo lar­go de mi ca­rre­ra pro­fe­sio­nal la so­lu­ción de al­gu­nos de los te­mas. Me to­có, por ejem­plo, muy de cer­ca el te­ma de la deu­da, y se arre­gló y ya es­te te­ma no es pro­ble­ma hoy, pe­ro hay otros que ya eran pro­ble­ma en­ton­ces: las de­sigual­da­des, la po­bre­za.

Co­mo buen eco­no­mis­ta, egre­sa­do de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co (UNAM) y con pos­gra­dos en Leeds (Reino Uni­do), Gu­rría no pue­de evi­tar ha­blar del te­ma: “Aho­ra lo que te­ne­mos es el te­ma de la com­pe­ten­cia de tan­tos paí­ses del mun­do que, co­mo no­so­tros, se pu­sie­ron las pi­las y es­tán tra­tan­do de do­mi­nar o con­quis­tar los mis­mos mer­ca­dos en que no­so­tros es­ta­mos com­pi­tien­do; en­ton­ces es­tas son las co­sas que nos quitan el sue­ño”.

Gu­rría sa­be el sig­ni­fi­ca­do de en­ca­be­zar un ins­tru­men­to tan im­por­tan­te, tan po­de­ro­so y tan efec­ti­vo co­mo pue­de ser la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos, pa­ra tra­ba­jar con el go­bierno me­xi­cano en to­das las áreas: “de la sa­lud, de la edu­ca­ción, de los im­pues­tos, de la in­ves­ti­ga­ción y el desa­rro­llo, de la cien­cia y la tec­no­lo­gía, de lo digital, del com­ba­te a la co­rrup­ción, de la equi­dad, la in­clu­sión”.

La OCDE es una or­ga­ni­za­ción en la que los paí­ses miem­bros com­pa­ran, in­ter­cam­bian ex­pe­rien­cias en po­lí­ti­cas pú­bli­cas, iden­ti­fi­can me­jo­res prác­ti­cas, pro­mue­ven de­ci­sio­nes y re­co­men­da­cio­nes y, me­dian­te esos y otros ins­tru­men­tos le­ga­les, acuer­dan y se com­pro­me­ten con es­tán­da­res de al­to ni­vel téc­ni­co y avan­za­da vo­lun­tad po­lí­ti­ca.

Los años en Fran­cia

El se­cre­ta­rio y su fa­mi­lia vi­ven en Pa­rís, una de las ciu­da­des más be­llas de Fran­cia y del mun­do, al­go que, re­co­no­ce, “es un pri­vi­le­gio”; pe­ro una vez que ter­mi­ne su ges­tión en el or­ga­nis­mo no tie­ne du­da de que re­gre­sa­rá a Mé­xi­co.

Re­cuer­da que en un ini­cio él iba por un pe­rio­do de cin­co años al man­do de la OCDE, pe­ro eso se pro­lon­gó otros cin­co años y ya es el ter­cer lus­tro, que ter­mi­na­rá en 2021. Es­ta vez, ase­gu­ra, va a re­gre­sar “y en­ton­ces va­mos a ver en qué nos po­de­mos ocu­par, dón­de po­da­mos ser de más uti­li­dad”.

A pe­sar de las múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des que im­pli­ca su labor en la OCDE, pa­ra Gu­rría pa­sar tiem­po jun­to a su fa­mi­lia es fun­da­men­tal, por lo que ca­da que sus ac­ti­vi­da­des se lo per­mi­ten apro­ve­cha pa­ra con­vi­vir con ellos. Ape­nas ha­ce unos me­ses, di­ce emo­cio­na­do, re­co­rrie­ron par­te de Fran­cia.

“Las va­ca­cio­nes de ve­rano, en agos­to, las pa­sa­mos en Fran­cia, cru­zan­do unos ca­na­les con unos bar­qui­tos que íba­mos ma­ne­jan­do no­so­tros mis­mos; con mu­chas prue­bas de apren­di­za­je, pe­ro cru­za­mos to­dos esos ca­na­les y vi­si­ta­mos mu­chos pue­blos, mu­chas ciu­da­des co­mien­do muy bien, en­gor­dan­do un po­co y dis­fru­tan­do de esa cul­tu­ra gas­tro­nó­mi­ca, de esa cul­tu­ra vi­ti­vi­ní­co­la, pe­ro tam­bién, por su­pues­to, de la his­to­ria de Fran­cia, que es­tá muy al cen­tro de la his­to­ria de Eu­ro­pa”.

El pa­drino...

A pe­sar de ha­ber al­can­za­do en Mé­xi­co y el ex­tran­je­ro pues­tos muy im­por­tan­tes, Gu­rría no ol­vi­da a su al­ma má­ter. En la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co fue pa­drino de ge­ne­ra­ción en la Fa­cul­tad de Eco­no­mía y con­tri­bu­yó pa­ra que alum­nos des­ta­ca­dos re­ci­bie­ran una be­ca que les per­mi­tie­ra cul­mi­nar sus es­tu­dios, pues pa­ra él, la edu­ca­ción es el pi­lar del desa­rro­llo de un país.

Lo que te­ne­mos aho­ra es la com­pe­ten­cia; los paí­ses quie­ren do­mi­nar to­dos los mer­ca­dos

El ta­mau­li­pe­co di­ri­ge el or­ga­nis­mo des­de 2006. ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.