La Es­ta­fa Maes­tra un año des­pués

Milenio - - OPINIÓN -

“Si Kaf­ka hu­bie­se na­ci­do en Mé­xi­co, se­ría es­cri­tor cos­tum­bris­ta”. La fra­se, con­ver­ti­da en lu­gar co­mún, se le atri­bu­ye a Mon­si­váis pa­ra ilus­trar có­mo lo in­só­li­to de las si­tua­cio­nes na­rra­das por el au­tor de El Pro­ce­so y El Cas­ti­llo re­sul­ta­rían co­mu­nes y co­rrien­tes en nues­tro país, es­pe­cial­men­te en los ám­bi­tos de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca de los tres ór­de­nes de go­bierno. Se han cum­pli­do ya 14 me­ses de la pu­bli­ca­ción del vas­to y do­cu­men­ta­do reportaje, La Es­ta­fa Maes­tra, y no ha su­ce­di­do na­da…o ca­si na­da. De los 7,700 mi­llo­nes de pe­sos de­tec­ta­dos por la Au­di­to­ría Su­pe­rior de la Fe­de­ra­ción (ASF) en las Cuen­tas Pú­bli­cas de 2013 y 2014, y ca­li­fi­ca­das co­mo irre­gu­la­res (“fraude” les lla­ma el reportaje), 3,400 fue­ron a dar a em­pre­sas fan­tas­mas y, no obs­tan­te las de­nun­cias pe­na­les in­ter­pues­tas por aque­lla de­pen­den­cia, la PGR “si­gue in­ves­ti­gan­do… no hay un so­lo res­pon­sa­ble en la cár­cel por los des­víos, na­die ha en­fren­ta­do si­quie­ra un jui­cio pe­nal por ello”.

Aho­ra, en un nue­vo re­por­te de la ASF, co­rres­pon­dien­te a mar­zo-oc­tu­bre 2017, pre­sen­ta­do a la Cá­ma­ra de Dipu­tados el pa­sa­do 28 de oc­tu­bre se vuel­ven a iden­ti­fi­car más ca­sos de des­víos de re­cur­sos si­mi­la­res a los del reportaje en cues­tión. ¿El nue­vo Con­gre­so y el go­bierno en­tran­te le da­rán un tra­to di­fe­ren­te? Pron­to se sa­brá, ya hay in­di­cios só­li­dos de ello. El úl­ti­mo de oc­tu­bre, al co­no­cer el pleno de la Cá­ma­ra de Dipu­tados el In­for­me Ge­ne­ral de la Cuen­ta Pú­bli­ca 2016, és­te no fue au­to­ri­za­do por una abru­ma­do­ra vo­ta­ción: 332 a fa­vor, 41 en con­tra, nin­gu­na abs­ten­ción. El efec­to es que “se re­cha­za la Cuen­ta de la Ha­cien­da Pú­bli­ca Fe­de­ral… de­vol­vién­do­se nue­va­men­te a la ASF pa­ra el ejer­ci­cio de sus fa­cul­ta­des cons­ti­tu­cio­na­les y le­ga­les”, se­gún ex­pre­sión de su pre­si­den­te, Por­fi­rio Mu­ñoz Le­do (Aris­te­gui No­ti­cias, 31 de oc­tu­bre).

Lo pre­sen­ta­do tam­bién ese día, el se­gun­do re­por­te de la cuen­ta pú­bli­ca 2017, in­di­ca que la es­pi­ral de irre­gu­la­ri­da­des (pa­ra con­ti­nuar con el eu­fe­mis­mo) si­guió su cur­so en aquél año. En ese lap­so de sie­te me­ses, y ba­jo el am­pa­ro de la Ley de Ad­qui­si­cio­nes del Sec­tor Pú­bli­co, se con­ti­nua­ron ge­ne­ran­do con­tra­tos en­tre de­pen­den­cias (se­cre­ta­rías de es­ta­do, or­ga­nis­mos des­cen­tra­li­za­dos y otros) y uni­ver­si­da­des. La fi­na­li­dad de am­bos si­guió sien­do la mis­ma: las pri­me­ras, pa­ra elu­dir las li­ci­ta­cio­nes que, por ley, de­bían rea­li­zar; y las se­gun­das, pa­ra re­ci­bir una co­mi­sión mo­ne­ta­ria por trian­gu­lar ac­cio­nes de com­pra de bie­nes o pres­ta­ción de ser­vi­cios a em­pre­sas fan­tas­mas.

El re­por­te de la ASF in­di­ca que de esa can­ti­dad es­pe­cí­fi­ca se de­tec­ta­ron irre­gu­la­ri­da­des por un mon­to de 1,900 mi­llo­nes, ha­bién­do­se pre­sen­ta­do 30 de­nun­cias en la PGR; só­lo por lo que co­rres­pon­de al mes de oc­tu­bre de aquél año, los da­tos fue­ron de 900 mi­llo­nes y sie­te de­nun­cias ( H. Ji­mé­nez y A. Can­cho­la, Uni­ver­sal, oc­tu­bre 31). La PGR, que ya es­tá al tan­to de to­do es­to, no só­lo con­ti­núa sin rea­li­zar ac­ción al­gu­na, tam­bién se man­tie­ne en si­len­cio. Aun­que és­te se­gun­do re­por­te de 2017 es aún par­cial, ya que la cuen­ta pú­bli­ca de 2017 só­lo se pre­sen­ta­rá pa­ra su apro­ba­ción den­tro de un año, es es­pe­ra­ble que las ac­cio­nes irre­gu­la­res se ha­yan pro­lon­ga­do has­ta sep­tiem­bre del año pa­sa­do, cuan­do se pu­bli­có La Es­ta­fa Maes­tra y que, en­tre otros efec­tos, pro­vo­có la re­nun­cia del Pro­cu­ra­dor Cer­van­tes.

Ca­si dos me­ses des­pués de ha­ber es­ta­lla­do el es­cán­da­lo, la ti­tu­lar de la Se­cre­ta­ría de la Fun­ción Pú­bli­ca, Are­li Gó­mez, anun­cia en la Cá­ma­ra de Dipu­tados que ya ha­bía san­cio­na­do a nue­ve res­pon­sa­bles, to­dos em­plea­dos me­no­res de al­gu­nas de las de­pen­den­cias in­vo­lu­cra­das. Aho­ra, un año des­pués, rin­de me­jo­res cuen­tas. 17 san­cio­na­dos e in­ha­bi­li­ta­dos, so­bre­sa­lien­do en­tre ellos dos fun­cio­na­rios de ma­yor ni­vel de la Se­da­tu, cu­yos des­víos irre­gu­la­res los obli­gan a de­vol­ver 373 y 200 mi­llo­nes, res­pec­ti­va­men­te (R. He­rre­ra, Re­for­ma, 1 de no­viem­bre).

Al­gu­nas de es­tas irre­gu­la­ri­da­des son pa­ra­dig­má­ti­cas en el mal uso de re­cur­sos pú­bli­cos. Se­gún la ASF, y só­lo por lo que toca a la Se­de­sol, dos ejem­plos de ello son: a) el con­cier­to en el Zó­ca­lo pa­ra pro­mo­ver la “cru­za­da con­tra el ham­bre” con un cos­to de 75 mi­llo­nes; el re­par­to, en el pa­pel, de 550 mil des­pen­sas por un mon­to de 550 mi­llo­nes, cum­plien­do só­lo con el 7 por cien­to de lo con­ve­ni­do.

El to­tal de lo de­nun­cia­do por la ASF en ese se­gun­do re­por­te (con la in­ten­ción de que lo de­vuel­van), re­la­cio­na­do con fun­cio­na­rios es­pe­cí­fi­cos de la Se­da­tu y Sa­gar­pa, así co­mo de las ca­sas de es­tu­dio, es de 734 mi­llo­nes de pe­sos. A un año de dis­tan­cia lo in­só­li­to con­ti­núa asu­mien­do es­ta­tus de nor­ma­li­dad.

Car­los Pa­llán Fi­gue­roa Ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral eje­cu­ti­vo de la Anuies ca­pa­fi2@ hot­mail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.