El Te­rri­ble. “Los gol­pes ba­jos due­len igual en el ring y en la po­lí­ti­ca”

Ti­jua­nen­se, ven­ce­dor de Manny Pac­quiao, el fla­man­te le­gis­la­dor nie­ga que le que­de el sa­co del des­cré­di­to so­cial de los po­lí­ti­cos; “me sien­to bien, he es­ta­do tra­ba­jan­do en pro de los ciu­da­da­nos”

Milenio - - PORTADA - FER­NAN­DO DA­MIÁN Érik El Te­rri­ble Mo­ra­les

CIU­DAD DE MÉ­XI­CO

Re­co­no­ci­do co­mo le­yen­da del bo­xeo por al­zar­se co­mo cam­peón del mun­do en cua­tro di­vi­sio­nes dis­tin­tas y ser el pri­mer me­xi­cano en ven­cer al fi­li­pino Manny Pac­quiao, en­tre otras con­quis­tas, el ex pu­gi­lis­ta Érik

El Te­rri­ble Mo­ra­les man­tie­ne la guar­dia en al­to y hoy, co­mo dipu­tado fe­de­ral de Mo­re­na, ad­mi­te que los “gol­pes ba­jos” en la po­lí­ti­ca due­len igual que en el cua­dri­lá­te­ro.

Re­cién in­gre­sa­do al Sa­lón de la Fa­ma del Bo­xeo In­ter­na­cio­nal, el ti­jua­nen­se ad­vier­te que, al igual que en el com­ba­te con los guan­tes, en la are­na po­lí­ti­ca hay que me­dir a los ri­va­les y an­ti­ci­par­se a las fin­tas pa­ra sa­lir bien li­bra­do.

Fren­te a las en­cues­tas de opi- nión que co­lo­can a los dipu­tados en los úl­ti­mos lu­ga­res de apre­cio so­cial, so­lo por arri­ba de los po­li­cías, El Te­rri­ble sub­ra­ya que a él no le que­da el sa­co: “Yo me sien­to bien, he es­ta­do tra­ba­jan­do y cum­plien­do mis de­be­res”. ¿En el te­rreno de la po­lí­ti­ca en­cuen­tra si­mi­li­tu­des con el ring? To­tal­men­te, hay si­mi­li­tu­des en la cam­pa­ña, ya a la ho­ra de ac­tuar aquí den­tro de la po­lí­ti­ca es muy si­mi­lar, tie­nes a los ri­va­les, tie­nes que me­dir­los, ver quién te mien­te, quién no, quién te en­ga­ña arri­ba del ring, quién te ha­ce fin­tas, es muy pa­re­ci­do; sin em­bar­go, hay otras ma­ne­ras de ata­car y de de­fen­der­te, pe­ro al fi­nal del día, si te apa­sio­na lo que es­tás ha­cien­do, si te gus­ta lo que es­tás ha­cien­do y lo ha­ces bien, vas a sa­lir bien li­bra­do. ¿Cuá­les due­len más y ha­cen más da­ño: los gol­pes ba­jos en el bo­xeo o en la po­lí­ti­ca? “En el box nun­ca me ven­cí, es­pe­ré mi mo­men­to, aquí igual hay que es­tar tran­qui­los” Son igua­les, por­que al fi­nal del día los gol­pes due­len, te de­jan mar­ca­do; ejem­plo: el cam­peón del mun­do una vez al año dispu­ta el tí­tu­lo con el nú­me­ro uno del mun­do; yo fui nú­me­ro uno más de dos años, por­que el cam­peón no que­ría pe­lear con­mi­go y el con­se­jo se lo per­mi­tía; en­ton­ces, es­tar en la ban­ca es de­ses­pe­ran­te, pe­ro al fi­nal un día se dio. Hoy es­ta­ba a pun­to de ser pre­si­den­te de la Co­mi­sión de De­por­te y tam­bién, por al­gu­na si­tua­ción, nues­tro par­ti­do de­ci­dió dar­le la co­mi­sión al PES y ni mo­do, a la ban­ca otra vez. Pe­ro re­cor­de­mos que en el ca­so del bo­xeo nun­ca me ven­cí, siem­pre es­tu­ve pre­pa­ra­do, pen­san­do, es­pe­ran­do mi mo­men­to pa­ra sal­tar y lo­grar el ob­je­ti­vo, y aquí tam­bién hay que es­tar tran­qui­los, pen­san­do y armando lo que te­ne­mos que ha­cer en pro del de­por­te. ¿Qué le pa­re­ce la aus­te­ri­dad en la Cá­ma­ra de Dipu­tados, so­bre to­do cuan­do con­tras­ta con las bol­sas mi­llo­na­rias que exis­ten en un de­por­te co­mo el bo­xeo? Pues al fi­nal del día es al­go ne­ce­sa­rio, es­te país ha si­do abu­sa­do mu­chos años por mu­chos po­lí­ti­cos, los cua­les se han ser­vi­do, y si no­so­tros, los nue­vos le­gis­la­do­res y la nue­va gen­te del Eje­cu­ti­vo que va a tra­ba­jar, se tie­ne que sa­cri­fi­car, pues nos te­ne­mos que sa­cri­fi­car; es­te país ne­ce­si­ta un cam­bio, cre­di­bi­li­dad, y qué gus­to y qué ho­nor, y qué des­hon­ra pa­ra los po­lí­ti­cos que ven­ga gen­te de la ciu­dad, de dis­tin­tos tra­ba­jos, di­fe­ren­tes de­por­tis­tas, di­fe­ren­tes ru­bros a en­se­ñar­les a los po­lí­ti­cos que sí se pue­de ha­cer el tra­ba­jo con me­nos can­ti­da­des de ho­no­ra­rios, de gas­tos y to­do lo que se ten­ga que ha­cer. ¿Qué se sien­te dar el sal­to de ser un ído­lo aplau­di­do a ser dipu­tado que, se­gún las en­cues­tas, ocu­pan prác­ti­ca­men­te el úl­ti­mo lu­gar en apre­cio, so­lo por en­ci­ma de los po­li­cías? Es un te­ma que te­ne­mos que tra­ba­jar y es se­gún có­mo te sien­tas, có­mo lo to­mes; yo no me sien­to mal por­que, pri­me­ro, soy dipu­tado, ten­go dos me­ses, y se­gun­do, he es­ta­do tra­ba­jan­do en pro de los ciu­da­da­nos, del te­ma del de­por­te, de la ac­ti­va­ción fí­si­ca, de la cul­tu­ra fí­si­ca, de la edu­ca­ción fí­si­ca y pa­ra­lím­pi­cos. En­ton­ces, pues que ca­da quien se pon­ga el sa­co co­mo se sien­ta, yo me sien­to bien, he es­ta­do cum­plien­do con mis de­be­res, así que no me sien­to na­da las­ti­ma­do y en­tien­do la si­tua­ción. An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor se de­cla­ra afi­cio­na­do del beis­bol y di­ce que va a pro­mo­ver­lo co­mo su prio­ri­dad. ¿Se re­uni­ría con él pa­ra con­ven­cer­lo de apo­yar tam­bién el box y otros de­por­tes? En­tien­do que a él le gus­te el beis­bol y que es muy bo­ni­to, que le lla­man “el rey de los de­por­tes”; sin em­bar­go, es uno de mu­chos, que en Mé­xi­co sí se prac­ti­ca en al­gu­nos es­ta­dos, pe­ro más de 70 por cien­to no lo prac­ti­ca y no lo va a ha­cer. Hay que en­ten­der­lo na­da más y dar­le la opor­tu­ni­dad de que nues­tros ciu­da­da­nos y ni­ños de­ci­dan qué quie­ren prac­ti­car, no pa­sa na­da, no hay que con­ven­cer al Pre­si­den­te elec­to, él lo tie­ne bien cla­ro.

“Si te apa­sio­na lo que es­tás ha­cien­do, si te gus­ta y lo ha­ces bien, vas a sa­lir bien li­bra­do...”

Al igual que en el cua­dri­lá­te­ro, en la are­na po­lí­ti­ca hay que me­dir a los ri­va­les y an­ti­ci­par­se a las fin­tas. ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.