Las ven­ci­das hua­chi­co­le­ras

Milenio - - Política - JUAN PABLO BECERRA-ACOS­TA jp­be­ce­rra.acos­[email protected]­le­nio.com @jp­be­ce­rraa­cos­ta

Na­die re­fu­ta que el hua­chi­co­leo es un gra­ví­si­mo pro­ble­ma que el año pa­sa­do cos­tó 66 mil mi­llo­nes de pesos de pér­di­das. Na­die sen­sa­to pre­ten­de re­fu­tar que fue com­ba­ti­do de ma­ne­ra fa­tal en los úl­ti­mos se­xe­nios, en par­ti­cu­lar du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior (que fue cuan­do más cre­ció el de­li­to), y cla­ro que ha­bía que ata­car­lo con to­da la fuer­za del Es­ta­do, pe­ro me pa­re­ce que el ac­tual go­bierno fe­de­ral cal­cu­ló mal las con­se­cuen­cias de ce­rrar duc­tos (¿sub­es­ti­mó da­tos?) e im­ple­men­tó pé­si­mo su es­tra­te­gia.

¿Error del Pre­si­den­te? ¿O es atri­bui­ble al di­rec­tor de Pe­mex, Oc­ta­vio Ro­me­ro Oro­pe­za (que al pa­re­cer no tie­ne ex­pe­rien­cia pa­ra es­tar ahí)? ¿O es res­pon­sa­bi­li­dad de su se­cre­ta­ria de Ener­gía, Ro­cío Nah­le? ¿O es asun­to de am­bos? ¿O es cul­pa de los tres?

Da la im­pre­sión de que ni si­quie­ra cal­cu­la­ron un es­ce­na­rio ne­ga­ti­vo: que no sa­bían cuán­to tiem­po du­ra­rían las ga­so­li­nas en ca­da almacén y en ca­da es­ta­ción, so­bre to­do an­te po­si­bles com­pras de pá­ni­co. Pa­re­ce que no cuan­ti­fi­ca­ron bien las ne­ce­si­da­des de im­por­ta­ción de com­bus­ti­bles, ni los tiem­pos de des­car­ga de bu­ques fon­dea­dos, ni las can­ti­da­des de pi­pas que re­que­rían pa­ra man­te­ner abas­te­ci­do al país.

Y por lo vis­to, tam­po­co es­ti­ma­ron los efec­tos que cau­sa­rían ac­tos de sabotaje, las reac­cio­nes de cri­mi­na­les. Les fal­tó in­ves­ti­ga­ción, tra­ba­jo de in­te­li­gen­cia. Ha di­cho An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor: “Va­mos a re­sis­tir to­das las pre­sio­nes”. “No hay mar­cha atrás”. “A ver quién se can­sa pri­me­ro”. “¿Quie­ren ju­gar a las ven­ci­das? No nos van a ven­cer.”

Qué bueno, pe­ro los cri­mi­na­les di­fí­cil­men­te ab­di­can. Pri­me­ro muer­tos. Apos­tar­le a ver quién es más ma­cho es un error, por­que los ca­pos a eso se de­di­can: a cul­ti­var, for­ta­le­cer y ex­hi­bir su ma­chis­mo. A ju­gar ven­ci­das. La es­tra­te­gia no pue­de ser so­lo quién re­sis­te más (la fuer­za), sino cómo ata­car, con los me­no­res da­ños po­si­bles a la ciu­da­da­nía (in­te­li­gen­cia). Tam­bién ha de­cla­ra­do:

“El pue­blo de Mé­xi­co no es co­rrup­to, por­que el pue­blo tie­ne cul­tu­ra.”

Hay pue­blos me­xi­ca­nos co­rrup­tos, hua­chi­co­le­ros. Ahí es­tá el bo­chor­no­so es­pec­tácu­lo del sá­ba­do pa­sa­do, en San An­to­nio De­ti­ña, en Acam­bay, Es­ta­do de Mé­xi­co: el pue­blo bueno per­fo­ró un duc­to y se de­di­có a or­de­ñar­lo con bi­do­nes, cu­be­tas, tam­bos, ga­rra­fo­nes, ja­rras, bo­tes, y to­do lo que pu­do. Las imá­ge­nes son elo­cuen­tes: ni­ños, jó­ve­nes, mu­je­res, vie­jos, to­do mun­do aca­pa­ran­do el com­bus­ti­ble, pa­ra lue­go ven­der­lo. Va­ya, aho­ra mis­mo hay gen­te en Fa­ce­book que ofer­ta gasolina en $35 pesos el li­tro.

La úni­ca en­cues­ta que he vis­to so­bre es­ta gue­rra de com­bus­ti­bles que ha de­cla­ra­do el Pre­si­den­te le da un apo­yo en­tre seis de ca­da diez con­sul­ta­dos, pe­ro ese sos­tén va de­pen­der de la efi­cien­cia con que se co­rri­jan las im­pe­ri­cias que ha te­ni­do su go­bierno. Co­lom­bia tar­dó diez años en re­sol­ver el pro­ble­ma. Diez. Es­to no es un asun­to que pue­da so­lu­cio­nar­se en un mes, ni en dos, no de­pen­de del vo­lun­ta­ris­mo de tres per­so­nas, sino de una es­tra­te­gia ins­ti­tu­cio­nal de cor­to, me­diano y lar­go al­can­ce.

Si per­sis­ten los erro­res gu­ber­na­men­ta­les, el de­sa­bas­to y las ocu­rren­cias (aho­ra en CdMx su­gie­ren que la gen­te car­gue gasolina una vez a la se­ma­na, de acuer­do a su en­go­ma­do, no a sus ne­ce­si­da­des), po­drían per­der las ven­ci­das. Oja­lá que no sea así…

Apos­tar­le a ver quién es más ma­cho es un error, por­que los ca­pos a eso se de­di­can

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.