“Lo úni­co que sos­tie­ne hoy la es­tra­te­gia ya tan per­fo­ra­da es la fe”

Ana Ma­ría Ola­bue­na­ga

Milenio - - Portada - ANA MA­RÍA OLA­BUE­NA­GA @ola­bue­na­ga

De la mis­ma for­ma en que al ce­rrar la vál­vu­la de un duc­to se ge­ne­ra es­ca­sez. Pa­re­ci­do a co­mo se per­fo­ra pa­ra te­ner sa­li­das clan­des­ti­nas. De ma­ne­ra se­me­jan­te a lo inú­til que re­sul­ta arre­glar por la ma­ña­na un pu­ña­do de per­fo­ra­cio­nes sien­do que por la no­che se per­fo­ra­rán mu­chas más. Idén­ti­co a co­mo la gen­te reac­cio­na fren­te a la es­ca­sez, bus­can­do so­lu­cio­nar esa ne­ce­si­dad al pre­cio que sea, en don­de sea. Exac­ta­men­te igual, fun­cio­na la co­mu­ni­ca­ción.

El duc­to de co­mu­ni­ca­ción lo abrió el Pre­si­den­te, co­mo to­das las ma­ña­nas, el 27 de di­ciem­bre del año pa­sa­do. Un plan ur­gen­te pa­ra com­ba­tir el ro­bo de com­bus­ti­ble se ha­bía pues­to en mar­cha.

Que el Ejér­ci­to es­ta­ba a car­go, que ha­bía vi­gi­lan­cia cons­tan­te, que ha­bía un nue­vo sis­te­ma de dis­tri­bu­ción, que ha­bía im­pli­ca­dos.

El pro­ble­ma es que a los po­cos días la reali­dad y el de­sa­bas­to co­men­za­ron a evi­den­ciar que o la es­tra­te­gia es­ta­ba fa­llan­do o no ha­bía es­tra­te­gia.

A par­tir de aquí al duc­to se le han he­cho cien­tos de per­fo­ra­cio­nes. Y al igual que el li­tro a

30 pesos la gen­te lo en­cuen­tra en re­des so­cia­les, la gen­te en­cuen­tra ahí in­for­ma­ción al­ter­na­ti­va que da gasolina a la con­ver­sa­ción, in­fla­ma el con­flic­to y en­cien­de los áni­mos.

“… no, en reali­dad se tra­ta de es­ta­ble­cer una nue­va fuen­te de dis­tri­bu­ción de com­bus­ti­ble por pi­pas que be­ne­fi­cia­rá a la es­po­sa del Se­cre­ta­rio que es due­ña de pi­pas… no, no es un plan, es una for­ma de ocul­tar el error del Pre­si­den­te al ha­ber can­ce­la­do, en un arre­ba­to de orgullo co­mo el de Los Pi­nos, o el del avión, los con­tra­tos de com­pra de gasolina a Es­ta­dos Uni­dos… no, no fue un arre­ba­to, es un plan pa­ra cam­biar de pro­vee­dor, en lu­gar de com­prar­le tan­ta gasolina a Es­ta­dos Uni­dos, com­prar­le tam­bién a Ve­ne­zue­la y así apo­yar a ese sis­te­ma, por eso Mé­xi­co no se su­mó a la con­de­na in­ter­na­cio­nal con­tra ese país y por eso Ma­du­ro gri­tó ¡vi­va Mé­xi­co!... sí, sí fue un arre­ba­to, por eso

No se pue­de en­fren­tar un pro­ble­ma tan am­plio de­jan­do hue­cos in­for­ma­ti­vos

es­tán los bu­ques car­gue­ros de gasolina es­ta­cio­na­dos fren­te a Tux­pan sin po­der des­car­gar… ¿hay bar­cos es­ta­cio­na­dos fren­te a Tux­pan?... sí, los pue­des se­guir en vi­vo a tra­vés de una apli­ca­ción… no, los bu­ques es­tán es­ta­cio­na­dos por tem­po­ral… no, no le va­mos a com­prar a Ve­ne­zue­la… sí, sí les va­mos a com­prar… no, no hay tem­po­ral… es­tán es­ta­cio­na­dos por­que es­tán ce­rra­dos los duc­tos y no pue­den des­car­gar por­que las vál­vu­las es­tán ce­rra­das… no, ya abrie­ron las vál­vu­las… no, las vol­vie­ron a ce­rrar por otro sabotaje… to­do es una cor­ti­na de hu­mo”.

Y aun­que el Pre­si­den­te ca­da ma­ña­na intenta ta­par una de es­tas per­fo­ra­cio­nes, re­sul­ta in­su­fi­cien­te, pa­ra la tar­de se abren otras que se tra­ta­ron de ocul­tar. In­su­fi­cien­tes tam­bién han re­sul­ta­do las es­tra­te­gias al­ter­nas: cul­par del de­sa­bas­to a los me­dios y a los crí­ti­cos del Go­bierno, echar mano de un dis­cur­so emo­cio­nal so­bre la bon­dad del me­xi­cano o tra­tar de cam­biar la agen­da lan­zan­do pro­gra­mas so­cia­les. Lo úni­co que hoy sos­tie­ne la su­pues­ta es­tra­te­gia ya tan per­fo­ra­da es la fe. Cie­ga.

Una so­la re­fle­xión, no se pue­de en­fren­tar un pro­ble­ma iné­di­to en el país y de tan am­plias y va­ria­das con­se­cuen­cias co­mo el de­sa­bas­to de gasolina, de­jan­do hue­cos in­for­ma­ti­vos tan gran­des. Es ca­si de ma­nual. Los hue­cos en co­mu­ni­ca­ción siem­pre se lle­nan, tie­nes que de­ci­dir si los lle­nas tú o de­jas que los lle­nen los de­más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.