Re­pa­tria­ción a... ¿Tran­sil­va­nia?

Milenio - - Portada - CAR­LOS MA­RÍN cma­[email protected]­le­nio.com

Qué tris­te dra­ma fa­mi­liar y pas­mo­sa lle­ga­da de so­lo la­mi­tad de lo que fue Jo­sé Jo­sé.

La cha­ba­ca­na se­cue­la de la muer­te de Jo­sé Jo­sé tu­vo ayer chis­pean­tes des­te­llos de hu­mo­ris­mo in­vo­lun­ta­rio con su­rrea­lis­tas es­tam­pas que re­cuer­dan los chu­rros de Juan Orol o la me­mo­ra­ble Me­cá­ni­ca Na­cio­nal de Luis Al­co­ri­za, pe­ro tam­bién, gra­cias a la siniestra ca­rro­za de uti­le­ría, a Los lo­cos Adams o La Fa­mi­lia Mons­ter: re­pa­tria­ción de la mi­tad de las ce­ni­zas en un fé­re­tro inú­til “ba­ña­do en oro” a car­go de la Fuer­za Aé­rea Mexicana, su arri­bo al han­gar pre­si­den­cial (que ni An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor tie­ne) y el con­gruen­te tras­la­do de El Prín­ci­pe de la Can­ción a un pa­la­cio: el de las Be­llas Ar­tes.

Es­tru­ja el dra­ma fa­mi­liar pla­ga­do de do­lor, tum­bos, desacuer­dos, in­tere­ses, arre­glos y trai­cio­nes de los re­cien­tes on­ce días, que so­lo aña­den bo­chorno a la tra­ge­dia que en­tra­ña to­da muer­te, en al­to con­tras­te con quien, co­mo el po­pu­lar can­tan­te con se­ve­ros pro­ble­mas de adicciones y sa­lud, tu­vo en el te­rreno pro­fe­sio­nal un com­por­ta­mien­to mar­ca­do por su se­do­sa voz y fi­na ca­ba­lle­ro­si­dad.

Por mis her­ma­nos y her­ma­nas me en­te­ré de que éra­mos ve­ci­nos (él en Cla­ve­ría, no­so­tros en Ta­cu­ba) pe­ro, ya la­gar­to­nes, tu­ve la opor­tu­ni­dad de co­no­cer­lo y tra­tar­lo de ma­ne­ra oca­sio­nal cuan­do él ha­bla­ba ya con di­fi­cul­tad y ca­po­tea­ba las pri­me­ras em­bes­ti­das del cáncer.

Des­de su fa­lle­ci­mien­to trai­go en la ca­be­za va­rias de sus em­ble­má­ti­cas in­ter­pre­ta­cio­nes, en es­pe­cial “El tris­te”, de Ro­ber­to Can­to­ral, que lo ca­ta­pul­tó a la gloria, de cu­yos ver­sos res­ca­to, por drás­ti­cos: Hoy quie­ro sa­bo­rear mi do­lor/ no pi­do com­pa­sión ni pie­dad… y que me re­mi­ten a poe­mas de Juan de Dios Pe­za (“Reír llo­ran­do”) y Sal­va­dor Díaz Mi­rón (“A Gloria”).

Me sa­ca lo cur­si, pues, y me de­cep­cio­na que en el ho­me­na­je ofi­cial ha­yan can­ta­do te­no­res y ba­rí­to­nos que echa­ron a per­der la es­pon­tá­nea na­tu­ra­li­dad de los dis­cos ori­gi­na­les.

Del ti­ti­pu­chal de crue­les me­mes que su muer­te ha ge­ne­ra­do me ha­cen reír los de la lle­ga­da de las pri­me­ras co­ro­nas (cer­ve­zas) y el del alu­di­do pre­gun­tan­do en el cie­lo por el Se­ñor que con­vier­te el agua en vino.

En uno más, el me­jor, des­cu­brí an­tier que no sé dón­de ni cuán­do, en un con­cier­to, el grie­go Yan­ni Chrys­so­ma­llis pre­sen­tó co­mo una “me­ga­es­tre­lla” a mi ex ve­cino, pa­ra quien to­man­do en cuen­ta su pro­ble­mas de voz, com­pu­so “Vol­ver a creer”, y Jo­sé Jo­sé, de blan­co im­pe­ca­ble, can­tó pro­di­gio­sa­men­te que El mun­do es co­mo es/ lo más her­mo­so es lo que nun­ca ves/ no es lo que tie­nes, es lo que das/ lo más sim­ple es lo que va­le más...

Co­mo an­te la muer­te de Pe­dro In­fan­te (¿qué tal aquél que le pi­dió a Ló­pez Obra­dor se ave­ri­güe dón­de an­da por­que no es­tá muer­to?), Jor­ge Ne­gre­te, Agus­tín Lara, Can­tin­flas, Jo­sé Al­fre­do Ji­mé­nez, Ma­ría Fé­lix o Juan Ga­briel, gran par­te de la so­cie­dad re­quie­re de ído­los, y Jo­sé Jo­sé tie­ne su ni­cho en los al­ta­res de la mi­to­lo­gía na­cio­nal.

Mon­si­váis ad lí­bi­tum (re­cu­pe­ra­ble en Días de Guar­dar, a pro­pó­si­to de Rap­hael): Pe­ro que na­die se asom­bre. El que es­té li­bre de pós­ters que arro­je la pri­me­ra pie­dra...

Par­te de la so­cie­dad re­quie­re de ído­los, y Jo­sé Jo­sé tie­ne su ni­cho en los al­ta­res de la mi­to­lo­gía na­cio­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.