¡Ah, el amor! Flo­res, glo­bos y li­te­ra­tu­ra...

Seis es­cri­to­res in­da­gan so­bre la re­la­ción en­tre ese sen­ti­mien­to y las letras, pe­ro tam­bién so­bre las po­si­bi­li­da­des de vin­cu­lar­se en mo­men­tos don­de abun­dan he­rra­mien­tas de co­mu­ni­ca­ción

Milenio - - Portada - JE­SÚS ALE­JO SAN­TIA­GO Siem­pre he­mos vi­vi­do en el castillo, El se­ñor de los ani­llos

En el con­tex­to del 14 de fe­bre­ro, Alberto Ruy Sán­chez ha­bla del “amor no mo­no­gá­mi­co” por los li­bros, Mónica La­vín re­fle­xio­na so­bre el “res­ba­la­di­zo te­ma”, Alberto Chi­mal ve “po­si­bi­li­da­des pa­ra el exa­men pro­fun­do” y Ro­sa Bel­trán re­cuer­da que todo em­pe­zó con un tex­to.

Quien ha leí­do a Ne­ru­da tie­ne más opor­tu­ni­da­des de li­gar”. Es­ta es una fra­se ha­bi­tual en las char­las de Pa­co Ig­na­cio y Be­ni­to Tai­bo, quie­nes a la me­nor pro­vo­ca­ción ci­tan ver­sos del No­bel chi­leno: “Cuán­tas ve­ces, amor, te amé sin ver­te y tal vez sin re­cuer­do,/ sin re­co­no­cer tu mirada, sin mi­rar­te, cen­tau­ra…”.

Seis es­cri­to­res res­pon­den so­bre las re­la­cio­nes en­tre el amor y la li­te­ra­tu­ra, pe­ro tam­bién so­bre las for­mas de vin­cu­lar­se en tiem­pos en que las he­rra­mien­tas de co­mu­ni­ca­ción pue­den ha­cer más sen­ci­llas… o mu­cho más di­fí­ci­les, las po­si­bi­li­da­des del amor.

Ro­sa Bel­trán

La fuer­za de la li­te­ra­tu­ra en la ex­pe­rien­cia amo­ro­sa es ex­tra­or­di­na­ria. Las pa­la­bras amo­ro­sas que oí­mos desde ni­ños, el len­gua­je cor­po­ral,las­fra­se­sa­cu­ña­das­pa­ra enamo­rar y sentirnos ena­mo­ra­dos,so­nim­pres­cin­di­bles pa­ra ha­cer­nos vi­vir.

No exis­te la ex­pe­rien­cia amo­ro­sa, ni si­quie­ra la ex­pe­rien­cia de la pa­sión sin un tex­to pre­vio, sin una na­rra­ti­va que es­tá en nues­tra men­te: una his­to­ria que es­ta­mos ima­gi­nan­do. En ese sen­ti­do to­dos he­mos cons­trui­do nues­tro ava­tar. Y lo mo­di­fi­ca­mos con el tiem­po.

Alberto Ruy Sán­chez

En la li­te­ra­tu­ra se vi­ve de ma­ne­ra na­tu­ral, por­que su na­tu­ra­le­za es pe­ne­trar en di­men­sio­nes hu­ma­nas don­de otros dis­cur­sos no pue­den ha­cer­lo. Va­le la pe­na evo­car la carta de Han­na Arendt re­cor­dán­do­le a Ja­mes Bal­win, que se equi­vo­ca­ba al in­tro­du­cir el amor en su dis­cur­so po­lí­ti­co: “El amor es ajeno a la po­lí­ti­ca y cuan­do se en­tro­me­te lo úni­co que pro­du­ce es hi­po­cre­sía (Carta del 21 nov. 1962)”.

Las re­des in­ten­si­fi­can al­gu­nas ve­ces y siem­pre mul­ti­pli­can los en­cuen­tros y des­en­cuen­tros. Es una nu­be a tra­vés de la cual al­gu­nos ena­mo­ra­dos con suer­te pa­san del es­ta­do de co­no­ci­mien­to ac­ci­den­tal al de co­no­ci­mien­to apa­sio­na­do. Todo es po­si­ble en las re­des, na­da es se­gu­ro”.

Mónica La­vín

La li­te­ra­tu­ra es el vehícu­lo más po­de­ro­so pa­ra acer­car­se al amor por­que ne­ce­si­ta­mos apre­sar­lo en pa­la­bras, mos­trar sus fi­los (la pa­sión y la ter­nu­ra, el go­zo y el dolor). Cier­tos ver­sos me­mo­ra­bles, pa­sa­jes de no­ve­las y cuen­tos nos re­la­tan lo que he­mos sen­ti­do: es­cri­bi­mos in­ten­tan­do dar luz so­bre el res­ba­la­di­zo te­ma del amor.

Las for­mas de se­duc­ción, de tiem­po de­di­ca­do al en­cuen­tro per­so­nal han va­ria­do con las re­des. A pe­sar de que la quí­mi­ca de las mi­ra­das, la ani­ma­li­dad del ol­fa­to y las hor­mo­nas es­tán au­sen­tes de los en­cuen­tros ci­ber­né­ti­cos, de ellos de­ri­van ma­tri­mo­nios que se di­cen fe­li­ces.

Alberto Chi­mal

La li­te­ra­tu­ra es una he­rra­mien­ta de las cul­tu­ras hu­ma­nas y no po­dría de­jar de trans­mi­tir aque­llo que nos in­tere­sa. La li­te­ra­tu­ra no tie­ne tan­to po­der co­mo el en­tre­te­ni­mien­to au­dio­vi­sual, aun­que sí me pa­re­ce que tie­ne más po­si­bi­li­da­des de exa­mi­nar­la de ma­ne­ra pro­fun­da.

Sha­kes­pea­re nun­ca es­cri­bió so­bre na­da pa­re­ci­do a la bus­ca de una pa­re­ja se­xual en Tin­der por­que —ob­via­men­te— la tec­no­lo­gía y el pen­sa­mien­to al­re­de­dor de la tec­no­lo­gía no exis­tían. Lo que sí es­cri­bió Sha­kes­pea­re fue so­bre la bús­que­da de una pa­re­ja de acuer­do con las po­si­bi­li­da­des ima­gi­na­bles en su tiem­po”.

Ra­quel Castro

Leer las car­tas de Eloí­sa a Abe­lar­do, o los so­ne­tos de Sor Jua­na nos per­mi­te po­ner­le nom­bre a lo que sen­ti­mos. En tiem­pos os­cu­ros, la li­te­ra­tu­ra re­cuer­da que el ser hu­mano es más que odio y mie­do: po­de­mos as­pi­rar a sen­ti­mien­tos no­bles y ma­ra­vi­llo­sos. El amor en la li­te­ra­tu­ra nos ha­ce no per­der la hu­ma­ni­dad.

Se vi­ve di­fe­ren­te, pe­ro más en cuan­to a for­mas que en cuan­to a fon­do. Las dos pa­lo­mi­tas en What­sApp, que nos en­fren­tan al he­cho de que la per­so­na ama­da (o desea­da) vio nues­tro men­sa­je pe­ro no lo res­pon­dió, ¿di­fie­re de lo que Don Juan Te­no­rio o Ca­sa­no­va ha­cían una vez que se de­sin­te­re­sa­ban de al­gu­na de sus con­quis­tas?

“Las for­mas de se­duc­ción han va­ria­do con las re­des”, ad­vier­te Mónica La­vín

Alberto Chi­mal

Li­bro:

de Shir­ley Jack­son

San­dra Frid

El ar­te nos ha­ce hu­ma­nos, nos acerca a la eter­ni­dad, por lo tan­to, amor y letras van to­ma­dos de la mano. Sin pa­la­bras, no hay mun­do, pues úni­ca­men­te exis­te lo que po­de­mos nom­brar. Ade­más, la li­te­ra­tu­ra es, co­mo el amor, una aven­tu­ra.

Se ha per­di­do la sor­pre­sa del en­cuen­tro, de la con­quis­ta a tra­vés de una lla­ma­da ines­pe­ra­da, la ci­ta a cie­gas, las car­tas que se con­vier­ten en pa­la­bras eter­nas o en ma­te­rial pa­ra el fue­go si ese amor nos de­cep­cio­nó.

“La li­te­ra­tu­ra tie­ne más po­si­bi­li­da­des de exa­mi­nar al amor de ma­ne­ra pro­fun­da”

Ra­quel Castro

“El amor en la li­te­ra­tu­ra nos ha­ce no per­der la hu­ma­ni­dad”

Li­bro: Creo en el po­li­amor: desde a la poe­sía de

Ro­sa­rio Cas­te­lla­nos

LUIS MI­GUEL MORALES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.