La dis­le­xia no es ex­cu­sa pa­ra no ha­blar ca­ta­lán

Los alum­nos cas­te­lla­noha­blan­tes no tie­nen ‘mo­ra­to­ria’ en las is­las Ba­lea­res

Milenio - - El Mundo - RI­CAR­DO F. COLMENERO IBI­ZA

La in­mer­sión en ca­ta­lán en los cen­tros de In­fan­til y Pri­ma­ria de Ba­lea­res es im­pla­ca­ble. Un ni­ño ex­tran­je­ro re­cién lle­ga­do a las is­las, sin co­no­ci­mien­tos de ca­ta­lán ni de cas­te­llano, se­rá es­co­la­ri­za­do en ca­ta­lán en el 93,7% de los cen­tros. Un alumno pro­ce­den­te de otra co­mu­ni­dad au­tó­no­ma en la que no se ha­ble ca­ta­lán, tam­po­co re­ci­bi­rá, ni si­quie­ra «tem­po­ral­men­te», par­te de su for­ma­ción en cas­te­llano en el 92,10% de los co­le­gios pú­bli­cos y con­cer­ta­dos de las is­las.

El es­tu­dio de 253 de los 307 pro­yec­tos lin­güís­ti­cos de las is­las ela­bo­ra­do por PLIS Edu­ca­ción (Pro­fe­so­res Li­bres de In­ge­nie­ría So­cial) uti­li­za la pa­la­bra «cruel­dad» cuan­do des­cri­be que, si ade­más de los dos su­pues­tos an­te­rio­res, un alumno es dis­lé­xi­co, o tie­ne di­fi­cul­ta­des pa­ra leer o es­cri­bir en su len­gua ma­ter­na, ya sea cas­te­llano o una len­gua ex­tran­je­ra, o tie­ne re­tra­so ma­du­ra­ti­vo o hi­per­ac­ti­vi­dad o dé­fi­cit de aten­ción, en el 91,3% de los co­le­gios tam­bién se­rán im­pla­ca­bles y no ha­brá mo­ra­to­ria pa­ra re­ci­bir su edu­ca­ción en una len­gua que no sea la ca­ta­la­na.

«Es una do­ble dis­cri­mi­na­ción, ya que ade­más de te­ner que en­fren­tar­se a los obs­tácu­los pro­pios de su si­tua­ción, han de en­fren­tar­se al obs­tácu­lo de apren­der en una len­gua que no co­no­cen o do­mi­nan», de­nun­cia PLIS en su in­for­me.

Ha­ce jus­to dos años, Ciu­da­da­nos pre­sen­tó una ini­cia­ti­va en el Par­la­men­to ba­lear pre­ci­sa­men­te pa­ra que los alum­nos con ne­ce­si­da­des es­pe­cia­les, o los re­cién lle­ga­dos a la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma, pu­die­ran re­ci­bir las asig­na­tu­ras tron­ca­les en len­gua cas­te­lla­na du­ran­te al me­nos tres años.

Ni­ños con ne­ce­si­da­des es­pe­cia­les su­fren do­ble dis­cri­mi­na­ción, de­nun­cia PLIS

La de­fen­so­ra de la ini­cia­ti­va fue la dipu­tada y pro­fe­so­ra de Se­cun­da­ria Ol­ga Ba­lles­ter, que habló de la «an­gus­tia» que su­po­ne pa­ra las fa­mi­lias que sus hi­jos ten­gan que es­tu­diar li­bros en un idio­ma «que no en­tien­den», lo que les su­po­ne «una gran mer­ma en su pro­ce­so de apren­di­za­je».

La ini­cia­ti­va fue re­cha­za por el Go­bierno de la so­cia­lis­ta Fran­ci­na Ar­men­gol, con ayu­da de sus so­cios, los eco­so­be­ra­nis­tas de Més y Po­de­mos, ar­gu­men­tan­do que la me­di­da no era ne­ce­sa­ria. Ba­lles­ter sos­tie­ne que el sis­te­ma edu­ca­ti­vo de Ba­lea­res «no se mue­ve por cri­te­rios pe­da­gó­gi­cos, sino po­lí­ti­cos e iden­ti­ta­rios».

En el Co­le­gio Pú­bli­co Mi­quel Cos­ta i Llo­be­ra, de Pal­ma, se es­pe­ci­fi­ca tex­tual­men­te en su pro­yec­to lin­güís­ti­co que con «los alum­nos con ne­ce­si­da­des edu­ca­ti­vas es­pe­cia­les, y que tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra apren­der las dos len­guas ofi­cia­les, se prio­ri­za­rá la en­se­ñan­za en la len­gua ca­ta­la­na».

El Co­le­gio Pú­bli­co Cas Ca­pis­col, de Pal­ma, se­ña­la en su pro­yec­to que «el apren­di­za­je de la len­gua pro­pia de ca­da te­rri­to­rio es un buen sis­te­ma pa­ra la integració­n de las di­fe­ren­tes cul­tu­ras que con­vi­ven en un mis­mo es­pa­cio geo­grá­fi­co». Y sos­tie­nen su afir­ma­ción en «un es­tu­dio he­cho por un equi­po in­de­pen­dien­te de la Unión Eu­ro­pea» que no ci­tan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.