APREN­DER A NO GA­NAR

Motociclismo (México) - - Columna La Vieja Europa -

Pe­ro se­gún el mis­mo, no le que­da otra. Ya en la vís­pe­ra del GP de Ca­ta­lu­ña, Már­quez lo avi­só: “Ven­go to­da la tem­po­ra­da arries­gan­do y aquí no se­rá me­nos. Pe­ro tam­po­co se pue­de fa­llar más, en ca­sa to­ca de nue­vo arries­gar”, di­jo, con su son­ri­sa y buen ca­rác­ter ha­bi­tual, aun­que por den­tro se lo lle­ven los de­mo­nios de ra­bia que le da ver­se en la si­tua­ción en que es­tá.

Y tal co­mo pro­me­tió, sa­lió a dar­lo to­do. Se en­gan­chó a la rue­da de Jor­ge Lo­ren­zo, y a ba­se de co­ra­je mar­có la vuel­ta rá­pi­da de ca­rre­ra en el se­gun­do gi­ro. Y des­pués, al sue­lo. Las ca­rre­ras son im­pla­ca­bles, una cien­cia exac­ta: si no tie­nes rit­mo pa­ra ro­dar, no hay na­da que ha­cer. Po­drás ha­cer una vuel­ta o dos, o un pu­ña­do, pe­ro re­gis­trar 25 “con el gan­cho”, es im­po­si­ble. Y pa­só lo que pa­só.

Pe­ro Marc no lo la­men­ta. “No me arre­pien­to de na­da. Lo im­por­tan­te es en­ten­der lo que ha su­ce­di­do. Cuan­do des­pués es­tás sen­ta­do en el so­fá vien­do la ca­rre­ra, per­ci­bes que la ter­ce­ra po­si­ción se po­dría ha­ber con­se­gui­do. Yo me sen­tía con po­si­bi­li­da­des, lo he da­do to­do y he arries­ga­do”, di­jo, ya en frío, un par de ho­ras des­pués, tras ha­ber vis­to re­pe­ti­da la ca­rre­ra. Sin arre­pen­tir­se de na­da.

In­sis­to en que me preo­cu­pa la ex­ce­si­va fa­ci­li­dad con la que Marc tien­ta a su suer­te. No es na­da nue­vo, pe­ro el cré­di­to del án­gel de la guar­da ter­mi­na por ago­tar­se. En el pa­sa­do, du­ran­te su pri­me­ra cam­pa­ña triun­fal en Mo­toGP, a ve­ces lo vi­mos bro­mear con una fra­se: “Puer­ta gran­de o en­fer­me­ría”, un le­ma que le ha acom­pa­ña­do des­de ha­ce tiem­po y que emu­la la épi­ca, pe­ro te­rri­ble con­sig­na lan­za­da por el mí­ti­co to­re­ro Ma­nuel Be­ní­tez “El Cor­do­bés”: “Ma­dre, o te com­pro un pi­so, o lle­va­rás lu­to por mí”.

Marc tie­ne que apren­der a no ga­nar, lo di­go por su bien, por su sa­lud. Al­guien en su equi­po, en HRC, de­be mi­rar­le a los ojos y de­cir­le que se equi­vo­ca, que tan­ta he­roi­ci­dad in­fruc­tuo­sa no le re­por­ta na­da, ni a él ni a Hon­da; al­guien tie­ne que re­cor­dar­le que aho­ra su obli­ga­ción es lle­var la mo­to de vuel­ta a “bo­xes”, y sa­car con­clu­sio­nes tras la ex­pe­rien­cia. Por­que, ¿qué ti­po de información se pue­de ex­traer de las ca­rre­ras que no se ter­mi­nan?

Un ga­na­dor co­mo Már­quez, al que to­dos ad­mi­ra­mos por su en­tre­ga y com­pro­mi­so, ne­ce­si­ta apren­der que a ve­ces no se pue­de ga­nar. A Marc qui­zá le trai­cio­ne su am­bi­ción, pe­ro es un ti­po in­te­li­gen­te que sa­ca­rá pro­ve­cho de sus fa­llos, aun­que me ha sor­pren­di­do que des­pués del ce­ro de Mu­ge­llo ha­ya re­pe­ti­do en Ca­ta­lu­ña.

La sa­li­da a su si­tua­ción lle­ga­rá so­lo si uti­li­za su ca­be­za y de­ja el co­ra­zón a un la­do. Es una cues­tión de sen­ti­do co­mún. En Ca­ta­lu­ña po­dría ha­ber al­can­za­do un po­dio. Pe­ro lo pri­me­ro que tie­ne que ha­cer es ad­mi­tir que no es in­fa­li­ble, y que hay más po­si­cio­nes que la vic­to­ria, por­que en Mont­me­ló ha­bló con des­pre­cio del ter­cer pues­to, que ha­bría es­ta­do a su al­can­ce: “Da­ni ha he­cho una ter­ce­ra po­si­ción, aun­que de­ma­sia­do le­jos de ellos. El ter­ce­ro a 20 se­gun­dos es un mun­do y sig­ni­fi­ca mu­chí­si­mo”, di­jo, co­mo si no fue­ra digno de él. Pre­fi­rió ser un hé­roe caí­do y mar­car otro ce­ro an­tes de aca­bar ter­ce­ro, a un mun­do de dis­tan­cia.

Ade­más, Marc pa­re­ce ol­vi­dar que en es­tos mo­men­tos no úni­ca­men­te co­rre por él, sino que lo ha­ce de­fen­dien­do unas mar­cas. Hon­da ne­ce­si­ta im­pe­rio­sa­men­te que Már­quez en­cuen­tre el rum­bo por­que el pa­no­ra­ma que tie­ne por de­lan­te es preo­cu­pan­te: Marc, des­orien­ta­do, sin en­con­trar su si­tio; Pe­dro­sa bus­can­do vol­ver a lo que fue. En de­fi­ni­ti­va, un año per­di­do cuan­do pa­re­cía, ha­ce so­lo tres me­ses, que es­te iba a ser otro gran año triun­fal pa­ra la mar­ca ja­po­ne­sa.

En es­to de las motos un re­cur­so ha­bi­tual es im­po­ner la tes­tos­te­ro­na por en­ci­ma de cual­quier otra con­si­de­ra­ción. A ve­ces, con echar­le ga­nas al te­ma pa­re­ce que se so­lu­cio­na to­do, pe­ro no es así. El sen­ti­do co­mún es el me­jor cri­te­rio de to­dos, y se­rá el que te di­ga si es acer­ta­do o no arries­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.