Do­lo­res Hi­dal­go, Gua­na­jua­to

La ma­ña­na del 16 de sep­tiem­bre de 1810, en la pa­rro­quia de Do­lo­res, el cu­ra Mi­guel Hi­dal­go in­ci­ta a re­be­lar­se con­tra el po­der co­lo­nial. A par­tir de ese mo­men­to, na­ce lo que aho­ra co­no­ce­mos co­mo “Do­lo­res Hi­dal­go, Cu­na de la In­de­pen­den­cia Na­cio­nal, Gua­na­jua

Motociclismo (México) - - Sumario - Ro­ge­lio Ma­ga­ña Fotos: Ro­ge­lio Ma­ga­ña y Jor­ge Te­pox

Ami­gos lec­to­res, en es­ta oca­sión ha­re­mos un re­co­rri­do por uno de los si­tios más em­ble­má­ti­cos de la Re­pú­bli­ca Me­xi­ca­na. Aquí se ges­tó el Mé­xi­co ac­tual que to­dos co­no­ce­mos. Es­te pe­que­ño pue­blo co­lo­nial se ha con­ver­ti­do en pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co, ca­da rin­cón tie­ne su vi­da y sus le­yen­das; en­tre sus mu­ros, si po­nes aten­ción, pue­des es­cu­char los mur­mu­llos cons­pi­ra­do­res de los in­sur­gen­tes.

Es­ta vez es­ta­cio­na­mos nues­tras mo­to­ci­cle­tas y rea­li­za­mos el re­co­rri­do a pie, in­me­dia­ta­men­te nos di­mos a la ta­rea de vi­si­tar el Mu­seo de la In­de­pen­den­cia. El in­mue­ble da­ta de fi­na­les del si­glo XVll y es en es­te mis­mo lu­gar don­de el cu­ra Hi­dal­go li­be­ró a los pre­sos, ofre­cién­do­les unir­se a la cau­sa. Cuen­ta con sie­te sa­las que na­rran des­de la ges­ta his­tó­ri­ca has­ta los sím­bo­los pa­trios, pa­san­do por la Ba­ta­lla de Gra­na­di­tas y el jui­cio al Pa­dre de la Pa­tria.

A po­cos me­tros de ahí, se ubi­ca la ca­sa del ma­ris­cal de cam­po, don Ma­riano Aba­so­lo, in­sur­gen­te me­xi­cano. Hoy se ha con­ver­ti­do en el Mu­seo del Bi­cen­te­na­rio, don­de se ex­hi­be una ré­pli­ca exac­ta de la cam­pa­na que to­ca­ra Mi­guel Hi­dal­go. És­ta tam­bién sir­vió co­mo alo­ja­mien­to del ex pre­si­den­te Be­ni­to Juá­rez y el em­pe­ra­dor Ma­xi­mi­li­ano de Habs­bur­go.

El mo­nu­men­to más im­por­tan­te es la pa­rro­quia de Nues­tra Se­ño­ra de Do­lo­res, con­clui­da en 1778, uno de los me­jo­res ejem­plos del ar­te no­vohis­pano. En el in­te­rior se pue­de apre­ciar el pi­so de due­la y ba­jo és­te, el ori­gi­nal. Los re­ta­blos prin­ci­pa­les es­tán lle­nos de detalles ba­rro­cos: el de la Vir­gen de los Do­lo­res al fren­te, a la iz­quier­da el de­di­ca­do a la Vir­gen Ma­ría, el cual es­tá ela­bo­ra­do con ho­ja de oro de 23.5 qui­la­tes y el de la de­re­cha, ofre­ci­do a la Sa­gra­da Fa­mi­lia y las dis­tin­tas ór­de­nes re­li­gio­sas; es­te re­ta­blo es el úni­co en el país ta­lla­do en ma­de­ra na­tu­ral de ár­bol de anacahui­ta, un tra­ba­jo im­pre­sio­nan­te. Por las no­ches, el edi­fi­cio se con­vier­te en un es­pec­tácu­lo de luz y so­ni­do lla­ma­do “His­to­ria y li­ber­tad, la pa­rro­quia de Ta­la­ve­ra”.

CON­TI­NUA­MOS CON LA HIS­TO­RIA

La ca­sa mu­seo de don Mi­guel Hi­dal­go es dig­na de vi­si­tar. Es­ta ca­so­na, que da­ta del si­glo XVlll, fue ha­bi­ta­da por el cu­ra has­ta 1810; du­ran­te la Gue­rra de In­de­pen­den­cia fue ocu­pa­da por di­ver­sos ban­dos y sa­quea­da. En 1853 se de­cla­ró mo­nu­men­to na­cio­nal.

En el Zó­ca­lo lu­cen im­po­nen­tes los mo­nu­men­tos pa­trios, pe­ro lo que más lla­mó mi aten­ción fue un re­to­ño del Ár­bol de la No­che Tris­te, el cual lle­gó al mu­ni­ci­pio en 1921 y ha per­ma­ne­ci­do co­mo un re­ga­lo im­por­tan­te pa­ra la gen­te de Do­lo­res.

PE­RO SI­GO SIEN­DO EL REY

A lo lar­go de es­te enigmático pue­blo má­gi­co, en ca­da ca­lle y ca­lle­jón la mú­si­ca de Jo­se Al­fre­do Ji­mé­nez re­sue­na or­gu­llo­sa. Por lo mis­mo, el mu­seo del má­xi­mo can­tau­tor me­xi­cano es pa­ra­da obli­ga­da. A so­lo una cua­dra de la pla­za prin­ci­pal se en­cuen­tra su ca­sa na­tal. Edi­fi­ca­da a me­dia­dos del si­glo XIX, fue de­cla­ra­da en ju­lio de 1982, Mo­nu­men­to His­tó­ri­co. Ba­jo la coor­di­na­ción ge­ne­ral de su hi­ja, Pa­lo­ma Ji­mé­nez

Gál­vez, se ini­cia­ron los tra­ba­jos pa­ra con­ver­tir­la en un re­cin­to de­di­ca­do a su me­mo­ria, don­de se pre­sen­ta de ma­ne­ra cro­no­ló­gi­ca y te­má­ti­ca un re­co­rri­do por los di­ver­sos pe­rio­dos, as­pec­tos de la vi­da y obra de Jo­sé Al­fre­do, con una mu­seo­gra­fía di­ná­mi­ca y con­tem­po­rá­nea, de ace­ro y cris­tal, que con­tras­ta con el ca­rác­ter ar­te­sa­nal de la ar­qui­tec­tu­ra.

"¡NIE­VE DE SA­BOR, LA NIE­VE!"

En una de las es­qui­nas del be­llo Zó­ca­lo se en­cuen­tran las fa­mo­sas "Nie­ves de Don Jo­sé". Co­no­ci­das por sus pe­cu­lia­res sabores co­mo chi­cha­rrón, agua­ca­te, ma­za­pán o coctel de ma­ris­cos, las cua­les, se han he­cho me­re­ce­do­ras, así co­mo sus crea­do­res, de di­fe­ren­tes pre­mios na­cio­na­les; un man­jar que no se pue­den per­der y va­le la pe­na de­gus­tar. Es­te ne­go­cio ha pa­sa­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, ofre­cien­do un pro­duc­to sin igual pa­ra ex­cén­tri­cos pa­la­da­res.

Es­te via­je, aun­que con po­cas ex­pec­ta­ti­vas al prin­ci­pio, re­sul­tó es­pec­ta­cu­lar. Do­lo­res Hi­dal­go, Gua­na­jua­to, es una re­gión lle­na de his­to­ria, que to­da­vía se la­bra en las ma­nos de sus al­fa­re­ros y en el es­fuer­zo de su gen­te que lu­cha por pre­ser­var el le­ga­do que le ha si­do con­fe­ri­do, re­co­no­cien­do la im­por­tan­cia de ese sue­lo que vio na­cer nues­tro Mé­xi­co li­bre. No lo pien­sen más, to­men su mo­to, equí­pen­se y to­men la ca­rre­te­ra ha­cia es­te be­llo pue­blo má­gi­co. En mo­to­ci­cle­ta la ru­ta no to­ma más de dos ho­ras y me­dia, pe­ro la ex­pe­rien­cia y el co­no­ci­mien­to son pa­ra to­da la vi­da. ¡Has­ta la pró­xi­ma, ami­gos!

1 2

1. Gra­cias a la la­bor his­tó­ri­ca de Don Mi­guel Hi­dal­go y Cos­ti­lla, es­te pue­blo má­gi­co ha re­ci­bi­do con ho­nor su nom­bre. 2. Es­te mu­ral, de­di­ca­do al can­tan­te gua­na­jua­ten­se Jo­sé Al­fre­do ji­mé­nez, re­pre­sen­ta la his­to­ria de Do­lo­res y su mú­si­ca, a tra­vés de una...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.