Ri­va­li­dad en­tre coequi­pe­ros

Motociclismo (México) - - Sumario - Juan Pe­dro de la To­rre Fotos: Mau­ri­ce Bu­la-FIM/ As­par Team/ Ya­maha Mo­tor Ra­cing/ Rep­sol Me­dia.

El Mun­dial de Ve­lo­ci­dad ha es­ta­do re­ple­to de acon­te­ci­mien­tos emo­cio­nan­tes, co­mo cuan­do dos com­pa­ñe­ros de equi­po se dispu­tan un tí­tu­lo. No es una si­tua­ción sen­ci­lla ni có­mo­da y con fre­cuen­cia ge­ne­ra mucha ten­sión. El ca­so más re­cien­te lo tu­vi­mos en 2015 con el desen­la­ce del Mun­dial de Mo­toGP en­tre Jor­ge Lo­ren­zo y Va­len­tino Ros­si. En­ton­ces llo­vía so­bre mo­ja­do, por­que la re­la­ción en­tre Lo­ren­zo y Ros­si siem­pre fue com­pli­ca­da, y a pe­sar de ha­ber­se re­con­du­ci­do tras el exi­lio de Va­len­tino en Du­ca­ti, la ten­sión acu­mu­la­da aquel año es­ta­lló en Se­pang, con la po­lé­mi­ca de­cla­ra­ción de Ros­si en la rue­da de pren­sa y la con­tro­ver­ti­da ma­nio­bra pos­te­rior que pro­ta­go­ni­zó jun­to a Marc Már­quez. Des­de en­ton­ces, Ros­si y Lo­ren­zo fue­ron ya irre­con­ci­lia­bles.

La re­la­ción en­tre com­pa­ñe­ros de es­cua­dra es, por lo ge­ne­ral, com­pli­ca­da, por­que am­bos as­pi­ran a lo mis­mo. Nor­mal­men­te, cuan­do se for­ma un gru­po sue­le dis­tin­guir­se a un lí­der. Por lo ge­ne­ral hay un ve­te­rano y un no­vel; uno ex­pe­ri­men­ta­do y otro de­bu-

tan­te; al­guien que de­be car­gar con el pe­so de la res­pon­sa­bi­li­dad de los re­sul­ta­dos, y otro más li­be­ra­do y con el úni­co com­pro­mi­so de apren­der. Pe­ro en oca­sio­nes ter­mi­na ha­bien­do dos ga­llos en el mis­mo co­rral, y ges­tio­nar esa si­tua­ción no es sen­ci­llo. Se ter­mi­na pro­du­cien­do “fue­go ami­go”, y a ve­ces el que ten­dría que cu­brir­te las es­pal­das aca­ba sien­do tu peor enemi­go. Way­ne Rai­ney di­jo en una oca­sión que el com­pa­ñe­ro de equi­po es el pri­mer ri­val a ba­tir, y a lo lar­go de la his­to­ria del cam­peo­na­to he­mos asis­ti­do a di­fe­ren­tes epi­so­dios de es­te ti­po.

READ TRAI­CIO­NA A IVY

Es­te fue uno de los epi­so­dios más po­lé­mi­cos de la his­to­ria del Mun­dial, una his­to­ria ne­gra que siem­pre ha acom­pa­ña­do a Phil Read. En 1968, él y Bill Ivy, li­bres de la com­pe­ten­cia con Hon­da, que se ha­bía re­ti­ra­do del cam­peo­na­to, se desem­pe­ña­ron a sus an­chas por el Mun­dial de 250 con las Ya­maha RD05, cu­yo mo­tor "dos tiem­pos" V-4 es­ta­ba a años luz del res­to de los con­ten­dien­tes.

La igual­dad en­tre los dos pi­lo­tos fue má­xi­ma. Am­bos fue­ron re­par­tién­do­se de for­ma ca­si con­se­cu­ti­va to­das las vic­to­rias. Lle­ga­ron a Mon­za con Ivy man­dan­do en la cla­si­fi­ca­ción 46-44 fren­te a Read, con cin­co vic­to­rias fren­te a las cua­tro de Read.

Co­mo ese año Read ya se ha­bía pro­cla­ma­do cam­peón en 125, Ya­maha le or­de­nó que te­nía que per­mi­tir ga­nar a Ivy pa­ra que és­te lo­gra­ra el tí­tu­lo de 250. Pe­ro Read se ne­gó: ga­nó la ca­rre­ra de Mon­za y se pro­du­jo un em­pa­te to­tal a pun­tos ne­tos y bru­tos, y po­si­cio­nes (cin­co pri­me­ros y dos se­gun­dos ca­da uno). Por ese mo­ti­vo, la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal (FIM) tu­vo que pro­ce­der al des­em­pa­te por tiem­pos: Read ga­nó con un mar­gen de 2'05"3, bá­si­ca­men­te por el re­sul­ta­do de Mon­za, don­de Ivy en­tró a 1'51"0 de Read. Con el re­gla­men­to ac­tual el cam­peón tam­bién ha­bría si­do Read, por ga­nar la úl­ti­ma ca­rre­ra.

BALLINGTON Y HANSFORD, DE BUE­NA FE

Pe­ro las dispu­tas en­tre com­pa­ñe­ros no tie­nen por qué aca­bar mal. Ese fue el ca­so de Kork Ballington y Gregg Hansford, que fue­ron pi­lo­tos ofi­cia­les de Ka­wa­sa­ki en 1978 y 1979. El desen­la­ce del Mun­dial de 250 en 1978 se pro­du­jo en Yu­gos­la­via. Era la pri­me­ra vez que Ri­je­ka aco­gía un Gran Pre­mio, y hu­bo cier­ta in­cer­ti­dum­bre so­bre la rea­li­za­ción de la ca­rre­ra, que so­lo se con­fir­mó tres se­ma­nas an­tes de la fe­cha.

Ballington lle­gó a Yu­gos­la­via con una ren­ta de 11 pun­tos so­bre Hansford. Ri­je­ka era un nue­vo es­ce­na­rio que de­ja­ba atrás el pe­li­gro­so cir­cui­to del acan­ti­la­do de Opa­ti­ja. Hansford lo­gró el do­ble­te ese día, ga­nan­do en 250 y 350 -esa tem­po­ra­da con­si­guió na­da me­nos que sie­te vic­to­rias en­tre am­bas ca­te-

go­rías-, pe­ro Ballington no qui­so arries­gar­se y se con­for­mó con ser ter­ce­ro tras An­ton Mang, con lo que se im­po­nía en el cam­peo­na­to por so­lo seis pun­tos y con­se­guía así su pri­mer do­ble­te de tí­tu­los, que re­pe­ti­ría al año si­guien­te.

DUE­LO FRATERNAL

Cuan­do la pug­na se pro­du­ce ade­más en­tre dos com­pa­ñe­ros de la mis­ma na­cio­na­li­dad, la ri­va­li­dad pue­de ser aún ma­yor. Eso su­ce­dió en el Mun­dial de 125 de 1985. Ese año Ga­re­lli co­men­zó a lu­cir los co­lo­res del Team Ita­lia, el equi­po de la Fe­de­ra­ción Mo­to­ci­clis­ta Ita­lia­na, des­de el que fue­ron lan­za­dos al Mun­dial los nue­vos ta­len­tos del motociclismo ita­liano. Uno de ellos era Lu­ca Ca­da­lo­ra, que en 1986 com­par­tió equi­po con el en­ton­ces cam­peón, Faus­to Gre­si­ni.

Ca­da­lo­ra y Gre­si­ni sos­tu­vie­ron una in­ten­sa dispu­ta que les lle­vó has­ta la úl­ti­ma ca­rre­ra del cam­peo­na­to, el Gran Pre­mio de Ba­den-Wür­tem­berg, dispu­tado en Hoc­ken­heim, con una di­fe­ren­cia de 11 pun­tos en­tre ellos a fa­vor de Ca­da­lo­ra. En­ton­ces, el ga­na­dor de una ca­rre­ra ob­te­nía 15 pun­tos, por lo que Ca­da­lo­ra te­nía el tí­tu­lo en­ca­rri­la­do. Gre­si­ni lle­vó el pe­so de la ca­rre­ra y se im­pu­so a un abier­to y com­ba­ti­vo pe­lo­tón que cam­bia­ba cons­tan­te­men­te de po­si­ción en las

lar­guí­si­mas rec­tas de Hoc­ken­heim. Al fi­nal, Ca­da­lo­ra fue se­gun­do im­po­nién­do­se a Auin­ger, Gia­no­la y Kneu­büh­ler, y ga­nó el tí­tu­lo por úni­ca­men­te ocho pun­tos. CAPIROSSI- HARADA: HU­BO MÁS QUE PA­LA­BRAS

Qui­zás es­te­mos an­te el epi­so­dio más po­lé­mi­co que se re­cuer­da en la his­to­ria del Mun­dial. Des­pués de una tem­po­ra­da in­ten­sa, pla­ga­da de al­ter­na­ti­vas, Lo­ris Capirossi y Tet­su­ya Harada lle­ga­ron a la úl­ti­ma ca­rre­ra, Ar­gen­ti­na, se­pa­ra­dos por tan so­lo tres pun­tos. Capirossi lle­vó el pe­so de la ca­rre­ra la ma­yor par­te del tiem­po, mien­tras que Harada adop­tó una po­si­ción más es­tra­té­gi­ca, aun­que la lle­ga­da de Va­len­tino Ros­si en las úl­ti­mas vuel­tas ani­mó el desen­la­ce. En el úl­ti­mo gi­ro, Harada su­peró a los dos ita­lia­nos y se pu­so en la pun­ta, una po­si­ción que le da­ba el tí­tu­lo. A fal­ta de dos cur­vas, Capirossi, ya se­gun­do, se ol­vi­dó de tra­zar y arro­lló al ja­po­nés, que se ca­yó. Ga­nó Ros­si y Capirossi fue se­gun­do, pro­cla­mán­do­se cam­peón.

La Di­rec­ción de Ca­rre­ra des­cla­si­fi­có a Capirossi, aun­que pos­te­rior­men­te los co­mi­sa­rios de la FIM anu­la­ron la san­ción y le res­ti­tu­ye­ron co­mo cam­peón. Aque­llo ter­mi­nó con los me­cá­ni­cos de am­bos pi­lo­tos (to­dos ita­lia­nos)

pe­leán­do­se en los bo­xes, y Harada mal­di­cien­do una y mil ve­ces a Capirossi. 14 MI­LÉ­SI­MAS CO­RO­NA­RON A JAC­QUE

Los dos com­pa­ñe­ros de equi­po en Tech 3, Oli­vier Jac­que y Shin­ya Na­kano, pro­ta­go­ni­za­ron una in­ten­sa tem­po­ra­da en lu­cha por el Mun­dial de 250 de 2000 con los hom­bres de Hon­da, Dai­ji­ro Ka­toh y Toh­ru Uka­wa, con al­ter­na­ti­vas de to­do ti­po y op­cio­nes reales al tí­tu­lo pa­ra los cua­tro ca­si has­ta la úl­ti­ma ca­rre­ra. Al fi­nal Jac­que y Na­kano fue­ron los úni­cos con op­cio­nes al tí­tu­lo y lle­ga­ron a Phi­llip Is­land se­pa­ra­dos por dos pun­tos de di­fe­ren­cia. Na­kano es­tu­vo en ca­be­za las 25 vuel­tas de ca­rre­ra, ca­si 111 ki­ló­me­tros, y en­fi­ló la úl­ti­ma rec­ta de me­ta en bus­ca del tí­tu­lo. Su triun­fo le per­mi­ti­ría ga­nar­lo por tres pun­tos so­bre Jac­que. Pe­ro el fran­cés, que se ha­bía man­te­ni­do en to­da la ca­rre­ra a rue­da de Na­kano, sin mos­trar­se en nin­gún mo­men­to, to­mó ai­re en la rec­ta y le su­peró por so­lo 14 mi­lé­si­mas de se­gun­do. Su­fi­cien­te pa­ra en­cum­brar a Jac­que co­mo cam­peón. LA NO­BLE­ZA DEL TEAM AS­PAR En 2007 asis­ti­mos a una de­mos­tra­ción de jue­go lim­pio. En aque­lla oca­sión, Ga­bor Tal­mac­si y Héc­tor Fau­bel, com­pa­ñe­ros en el As­par Team, se dispu­taban el tí­tu­lo de 125 tras una in­ten­sa y a ve­ces con­flic­ti­va tem­po­ra­da. Las cir­cuns­tan­cias del desen­la­ce, en Valencia, con un equi­po lo­cal y fren­te a un piloto tam­bién del lu­gar (Fau­bel vi­ve a po­cos ki­ló­me­tros del cir­cui­to), ha­cían pen­sar al en­torno de Tal­mac­si que en Ches­te le es­pe­ra­ría una tram­pa mor­tal. Pe­ro la no­ble­za y de­por­ti­vi­dad del Team As­par y Fau­bel que­dó pues­ta de ma­ni­fies­to.

El hún­ga­ro lle­ga­ba con 10 pun­tos de mar­gen, pe­ro la siem­pre in­cier­ta ca­te­go­ría de 125 po­día dar pie a cual­quier si­tua­ción. Tal­mac­si no se achi­có an­te la at­mós­fe­ra lo­cal y sa­lió a dar la ca­ra, man­dan­do en la ca­rre­ra ca­si de prin­ci­pio a fin. Li­de­ró 22 de las 24 vuel­tas, y en la úl­ti­ma se vio su­pe­ra­do por Fau­bel, que se anotó el triun­fo. Tal­mac­si en­tró a una dé­ci­ma y ce­dió cin­co pun­tos, pe­ro fue cam­peón con un mar­gen de otros cin­co gra­cias a su ven­ta­ja.

KORK BALLINGTON ( 6) PE­LEó CON LIM­PIE­ZA FREN­TE A GREGG HANSFORD

BILL IVY (2) DE­BE­RíA HA­BER SI­DO CAM­PEóN DE 250 EN 1968, PE­RO SU COM­PA­ñE­RO PHIL READ (1) DESOBEDECIó LAS óR­DE­NES

1

2 1. Tal­mac­si y Fau­bel (55) die­ron un ejem­plo de jue­go lim­pio en 2007. 2. Oli­vier Jac­que (19) de­rro­tó a su com­pa­ñe­ro Shin­ya Na­kano (56) sor­pren­dién­do­lo en la me­ta.

3

3. Án­gel Nie­to (1) fue un maes­tro do­mi­nan­do la si­tua­ción fren­te a sus com­pa­ñe­ros de equi­po. 4. Jor­ge Lo­ren­zo y Va­len­tino Ros­si lle­ga­ron a te­ner una re­la­ción cor­dial, pe­ro to­do se arrui­nó al fi­nal de 2015. 4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.