A un pa­so de Qa­tar

Vi­ña­les ha ter­mi­na­do la pre­tem­po­ra­da 2017 de MO­TOGP IN­VIC­TO: na­die ha po­di­do ser más rá­pi­do que él en to­dos los en­tre­na­mien­tos rea­li­za­dos. es­ta si­tua­ción le CON­VIER­TE en el hom­bre a ba­tir en el ini­cio del cam­peo­na­to, LUE­GO ya Ve­re­mos qué su­ce­de.

Motociclismo (México) - - Sumario - Juan Pe­dro de la To­rre Fotos: Mo­to GP

La suerte es­tá echa­da. En unos días arran­ca­rá el Cam­peo­na­to del Mun­do de Mo­toGP 2017 en Qa­tar, y en es­tos mo­men­tos Ma­ve­rick Vi­ña­les es el piloto que fi­gu­ra en to­das las qui­nie­las co­mo prin­ci­pal fa­vo­ri­to. Hay que re­co­no­cer que él se ha ga­na­do con to­do mé­ri­to esa dis­tin­ción, por­que ha si­do el más rá­pi­do en to­dos y ca­da uno de los en­tre­na­mien­tos rea­li­za­dos, des­de que se subió por pri­me­ra vez a la Ya­maha el pa­sa­do no­viem­bre en Valencia. Los de­más es­tán un pa­so por de­trás, y so­lo Marc Már­quez ha mos­tra­do su­fi­cien­te ca­pa­ci­dad pa­ra en­fren­tar­lo. Pe­ro el nue­vo rit­mo impuesto en el cam­peo­na­to por Vi­ña­les lle­va de ca­be­za a los de­más. En Lo­sail, du­ran­te las úl­ti­mas prue­bas, Már­quez su­frió cin­co caí­das en tres días, in­ten­tan­do se­guir el rit­mo del piloto de Ya­maha. Es co­mo si la com­bi­na­ción Vi­ña­les-Ya­maha fue­ra la nue­va fórmula má­gi­ca de la ca­te­go­ría. To­do ha si­do per­fec­to y Ma­ve­rick, po­co ami­go de las char­las gra­tui­tas, se mues­tra más que sa­tis­fe­cho. “He­mos si­do cons­tan­tes en ca­da pis­ta en la que he po­di­do ro­dar con la Ya­maha. Me he sen­ti­do muy có­mo­do tam­bién tra­ba­jan­do con el equi­po, así que es­toy con­ten­to”, de­cía en Lo­sail.

Vi­ña­les ha mos­tra­do una cla­ra evo­lu­ción du­ran­te la pre­tem­po­ra­da. Po­co a po­co ha me­jo­ra­do su ren­di­mien­to con go­mas blan­das, a una vuel­ta, que es un te­ma vi­tal de ca­ra a las se­sio­nes cla­si­fi­ca­to­rias, tan im­por­tan­tes en Mo­toGP. En el pa­sa­do, es­te piloto no era un ha­bi­tual

de la pri­me­ra lí­nea, y ac­tual­men­te na­die que as­pi­re al tí­tu­lo se pue­de per­mi­tir no cla­si­fi­car­se bien en en­tre­na­mien­tos, por­que de ello de­pen­de una bue­na sa­li­da. Mu­chas ca­rre­ras se en­tie­rran en los pri­me­ros gi­ros y Vi­ña­les lo sa­be, así que to­da­vía per­se­ve­ra pa­ra ser me­jor a una vuel­ta.

LIS­TOS PA­RA GA­NAR

“Si la ca­rre­ra fue­ra aho­ra, es­ta­ría­mos lis­tos”, con­fe­sa­ba sin ru­bor tras com­ple­tar las prue­bas de Lo­sail. “Me veo fuer­te, con op­cio­nes de ga­nar y eso me mo­ti­va y ha­ce tra­ba­jar más”. No ca­be du­da que el he­cho de que Ya­maha se man­ten­ga co­mo el con­jun­to más equi­li­bra­do

MU­CHAS DI­FI­CUL­TA­DES PA­RA JOR­GE LO­REN­ZO, QUE NO SE SIEN­TE PLE­NA­MEN­TE Có­MO­DO SO­BRE LA DU­CA­TI

de la ca­te­go­ría ayu­da, pe­ro tam­bién el he­cho de que Vi­ña­les se vea ro­dea­do de un ex­pe­ri­men­ta­do equi­po. El buen ha­cer de Ra­món For­ca­da, el hom­bre que acom­pa­ñó a Jor­ge Lo­ren­zo en sus tres co­ro­nas en Mo­toGP, es un apo­yo fun­da­men­tal pa­ra fa­ci­li­tar una me­jor adap­ta­ción.

“La mo­to fun­cio­na muy bien, igual el equi­po. Es­pe­ro que con­ti­nue­mos así. Ya­maha ha si­do muy rá­pi­da en lo que el gru­po y yo he­mos pe­di­do. Han tra­ba­ja­do muy bien du­ran­te to­do es­te in­vierno y es­pe­re­mos que du­ran­te la tem­po­ra­da po­da­mos ha­cer­lo de la mis­ma ma­ne­ra”, co­men­ta­ba Vi­ña­les, co­mo balance del in­vierno.

En el ga­ra­je de Ya­maha se vi­ven si­tua­cio­nes com­ple­ta­men­te opues­tas. “Ne­ce­si­to un mi­la­gro”, de­cía Va­len­tino Ros­si en Lo­sail, con esa ex­pre­si­vi­dad su­ya tan gráfica. Si Ma­ve­rick es­tá lis­to pa­ra ga­nar, a Ros­si aún le que­da ca­mino por re­co­rrer pa­ra con­se­guir­lo. Pe­ro, de to­dos mo­dos, no hay que des­car­tar na­da. Du­ran­te mu­cho tiem­po he­mos si­do tes­ti­gos de la ge­nia­li­dad de Ros­si, ca­paz de cam­biar su des­tino del sá­ba­do al do­min­go co­mo por ar­te de magia.

MÁR­QUEZ, AL LÍ­MI­TE

El úni­co que pa­re­ce con fuer­za su­fi­cien­te pa­ra ri­va­li­zar con Vi­ña­les es Marc Már­quez, pe­ro, ¡a qué pre­cio! En las prue­bas de Lo­sail, Már­quez se ca­yó cin­co ve­ces en tres días. En la úl­ti­ma jor­na­da ni si­quie­ra com­ple­tó el plan de tra­ba­jo por­que con la ter­ce­ra caí­da… ¡se que­dó sin mo­tos con las que ro­dar!

Hay que re­co­no­cer que Lo­sail no es el es­ce­na­rio más pro­pi­cio pa­ra la Hon­da RC213V, pe­ro Marc si­guió bus­can­do el lí­mi­te, tra­ba­jan­do a fon­do, re­cu­pe­ran­do su es­ti­lo de siem­pre, con esas fre­na­das muy den­tro de la cur­va. En las dos úl­ti­mas tem­po­ra­das

1.Marc Már­quez (93) se pre­sen­ta co­mo la úni­ca al­ter­na­ti­va a Vi­ña­les. 2. Va­len­tino Ros­si (46) ha te­ni­do una pre­tem­po­ra­da mar­ca­da por los apu­ros. 3. La pre­tem­po­ra­da de Da­ni Pe­dro­sa ha si­do dis­cre­ta, pe­ro siem­pre hay que con­tar con él. 4. El rey de la pre­tem­po­ra­da ha si­do Ma­ve­rick Vi­ña­les, in­tra­ta­ble en to­dos los en­tre­na­mien­tos. Már­quez ha­bía de­ja­do a un la­do su agre­si­va for­ma de pi­lo­tar, con­ce­dién­do­se más me­tros en la fre­na­da. Aho­ra, la nue­va Hon­da le per­mi­te lle­gar más den­tro de la cur­va, y abrir gas con más an­ti­ci­pa­ción, y aun­que si­gue sien­do una mo­to agre­si­va, el nue­vo mo­tor ma­ti­za la res­pues­ta y ayu­da a la con­duc­ción. Marc se ca­yó en uno de sus si­mu­la­cros bus­can­do ese lí­mi­te. Y lo en­con­tró. Es una bue­na no­ti­cia, y a pe­sar de no com­ple­tar sus me­jo­res prue­bas del in­vierno, ase­gu­ró no es­tar des­con­ten­to.

En cuan­to a Jor­ge Lo­ren­zo, és­te se ha en­con­tra­do con mu­chas di­fi­cul­ta­des de adap­ta­ción y una mo­to muy fí­si­ca que com­pli­ca aún más el tra­ba­jo. Ya en el pa­sa­do la exi­gen­cia que su­po­ne pi­lo­tar una Du­ca­ti que­dó pues­ta de ma­ni­fies­to. En 2016, tan­to Do­vi­zio­so co­mo Ian­no­ne su­frie­ron pro­ble­mas de an­te­bra­zos por cul­pa de la Des­mo­se­di­ci, y en el in­vierno Lo­ren­zo, un piloto que siem­pre ha tra­ba­ja­do mu­cho el fí­si­co pa­ra po­der ren­dir al má­xi­mo, ha no­ta­do la du­re­za de pi­lo­tar es­ta mo­to. No obs­tan­te, las úl­ti­mas im­pre­sio­nes de Lo­ren­zo a bor­do de la Du­ca­ti han me­jo­ra­do.

¿Y qué hay del res­to? Da­ni Pe­dro­sa es una in­cóg­ni­ta, por­que su tem­po­ra­da de per­fil ba­jo no ha lla­ma­do ex­ce­si­va­men­te la aten­ción, pe­ro el com­pa­ñe­ro de Már­quez si­gue rin­dien­do a buen ni­vel. Qui­zá se­rá el úni­co que per­ma­nez­ca en el se­lec­to gru­po de as­pi­ran­tes. Al­gu­nos de los nue­vos ma­tri­mo­nios no pa­re­cen ex­ce­si­va­men­te bien ave­ni­dos. No al me­nos la pa­re­ja Ian­no­neSu­zu­ki, irre­gu­lar e in­cons­tan­te, has­ta el pun­to de que el de­bu­tan­te Alex Rins lo po­ne en evi­den­cia.

Aleix Es­par­ga­ró, al con­tra­rio, pa­re­ce en­ten­der­se bien con la Apri­lia. Y tam­bién Ál­va­ro Bau­tis­ta y la Du­ca­ti, que vi­ven una se­gun­da ju­ven­tud. Ca­be des­ta­car a Jo­nas Folger y su no­ta­ble ren­di­mien­to in­ver­nal. Des­pués de una tra­yec­to­ria in­cons­tan­te por 125, Mo­to3 y Mo­to2, pue­de que el ale­mán ha­ya en­con­tra­do el es­pa­cio ade­cua­do pa­ra ex­pre­sar su ta­len­to.

1

2

4

3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.