La Vie­ja Eu­ro­pa

La frial­dad de Ma­ve­rick Vi­ña­les, el gran do­mi­na­dor de la pre­tem­po­ra­da de Mo­toGP, con­tras­ta con el ago­ta­mien­to de Va­len­tino Ros­si, que di­ce no sen­tir­se aún pre­pa­ra­do pa­ra afron­tar el cam­peo­na­to.

Motociclismo (México) - - Sumario -

Con la pre­tem­po­ra­da de Mo­toGP con­clui­da y el Gran Pre­mio de Qa­tar en puer­ta, hay un cla­ro fa­vo­ri­to pa­ra el in­mi­nen­te ini­cio del cam­peo­na­to: Ma­ve­rick Vi­ña­les. Su en­tra­da en Ya­maha ha per­mi­ti­do que aflo­re de in­me­dia­to su in­du­da­ble ta­len­to, del que ha da­do so­bra­das mues­tras a lo lar­go de su re­co­rri­do por las ca­te­go­rías de 125, Mo­to3 y Mo­to2, así co­mo en las dos tem­po­ra­das pre­ce­den­tes en­ro­la­do en las fi­las de Su­zu­ki. Po­cos de­ben ser los que se sor­pren­den al ver­lo ahí arriba, do­mi­nan­do to­dos los en­tre­na­mien­tos co­mo lo ha he­cho.

Si al­guien pen­sa­ba que una vez en Ya­maha se que­da­ría a la som­bra de Va­len­tino Ros­si, es­ta­ba muy equi­vo­ca­do. Vi­ña­les es de la mis­ma es­tir­pe de Va­len­tino, de Már­quez o Lo­ren­zo. Son am­bi­cio­sos, na­da con­for­mis­tas, y su con­vic­ción les im­pul­sa a no ren­dir­se nun­ca. Mien­tras Már­quez se mues­tra proac­ti­vo, par­ti­ci­pa­ti­vo en to­das las in­ter­ven­cio­nes en el box jun­to a sus téc­ni­cos, Vi­ña­les pa­re­ce aten­der en stand by, en un es­ta­do di­fí­cil de ca­li­fi­car. Co­mo si se mos­tra­ra ais­la­do, con­cen­tra­do en su bur­bu­ja, pe­ro es com­ple­ta­men­te re­cep­ti­vo a cual­quier in­di­ca­ción.

Su lle­ga­da a la éli­te de Mo­toGP mar­ca­rá un an­tes y un des­pués en la ca­te­go­ría, de eso no hay du­da. Te­ner a su la­do al ex­pe­ri­men­ta­do Ra­món For­ca­da es fun­da­men­tal pa­ra sa­car to­do lo má­xi­mo de sí mis­mo. Lo cier­to es que su en­tra­da en Ya­maha vuel­ve a com­pli­car la vi­da a Ros­si. Con la sa­li­da de Lo­ren­zo, Va­len­tino se las pro­me­tía felices. Aun­que siem­pre ha te­ni­do má­xi­ma aten­ción por par­te de Ya­maha, es in­du­da­ble que Lo­ren­zo ejer­cía de con­tra­pe­so. Y Ya­maha no lo hi­zo, el pro­pio Lo­ren­zo se en­car­gó de de­jar­lo bien cla­ro en su par­ti­da: “es­ta marca siem­pre me dio el mis­mo ma­te­rial que a Ros­si”.

Pe­ro Vi­ña­les es un nue­vo gui­san­te ba­jo el col­chón de Ros­si. Se­rá otro du­ro hue­so de roer, aun­que a es­tas al­tu­ras de su ca­rre­ra de­por­ti­va, ha­brá que ver la ca­pa­ci­dad que le que­da a es­te úl­ti­mo pa­ra ini­ciar una nue­va pe­lea. A Lo­ren­zo y Már­quez ya les to­mó la me­di­da, co­no­ce sus do­ble­ces y sa­be có­mo ma­ne­jar­se con ellos, pe­ro Vi­ña­les es al­go nue­vo en su vi­da. Las dos úl­ti­mas tem­po­ra­das no era más que un ta­len­to que aso­ma­ba des­de Su­zu­ki, pe­ro aho­ra ya se ha da­do cuen­ta que no se­rá un alia­do. Ya en no­viem­bre, tras el es­treno de Vi­ña­les so­bre la Ya­maha, bro­meó con su buen ren­di­mien­to: “Es­pe­ra­ba te­ner un pro­ble­ma un po­co más pe­que­ño en vez de Ma­ve­rick”, di­jo en un pro­gra­ma de la te­le­vi­sión ita­lia­na. Y eso que­ría de­cir al­go; los co­men­ta­rios jo­co­sos de Va­len­tino nun­ca son gra­tui­tos.

Du­ran­te la pre­tem­po­ra­da he­mos vis­to a un Ros­si irre­gu­lar, sin la con­fian­za su­fi­cien­te en la nue­va mo­to. Y ago­ta­do. Cu­rio­sa­men­te, su nue­va con­di­ción de lí­der en Ya­maha ha si­do un re­ga­lo en­ve­ne­na­do. Su agen­da de re­la­cio­nes pú­bli­cas, que en el pa­sa­do des­car­ga­ba so­bre las es­pal­das de Lo­ren­zo, ha es­ta­do lle­na. Eso le ha cas­ti­ga­do bas­tan­te fí­si­ca­men­te. No hay que ol­vi­dar que tie­ne 38 años, y man­te­ner­se al ni­vel al que se en­cuen­tra a esa edad es al­go in­só­li­to.

Ros­si tie­ne que tra­ba­jar mu­cho más que el res­to pa­ra es­tar a pun­to. Siem­pre lo ha he­cho, no es nue­vo, pe­ro aho­ra cuesta más. Una le­yen­da ur­ba­na que cir­cu­la­ba por el paddock en sus años de glo­ria de­cía que Ros­si lle­va­ba una vi­da bohe­mia, ale­ja­da de los gim­na­sios y repleta de fies­tas noc­tur­nas. Era eso, una le­yen­da. Un buen ami­go pe­rio­dis­ta aca­bó con ese mi­to una ma­ña­na de “jet lag” en Ma­la­sia. In­ca­paz de dor­mir, ba­jó al gim­na­sio del ho­tel con­fian­do en que el ejer­ci­cio le ayu­da­ra a dor­mir. No eran la seis de la ma­ña­na to­da­vía, y allí es­ta­ba Ros­si, tra­ba­jan­do a es­con­di­das, cul­ti­van­do su mi­to bohe­mio. “Que que­de en­tre no­so­tros”, le pi­dió. Y así lo hi­zo.

La lle­ga­da de la nue­va ge­ne­ra­ción de los Sto­ner, Pe­dro­sa y Lo­ren­zo aca­bó con mu­chos mi­tos en torno a Ros­si, que de­jó de ocul­tar­se en los gim­na­sios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.