Ka­wa­sa­ki Z900

LA NUE­VA KA­WA­SA­KI Z900 VIE­NE A OCU­PAR VA­RIOS FREN­TES ABIER­TOS POR HER­MA­NAS DE SAN­GRE, CON DI­FE­REN­TES MO­TO­RES Y CON­FI­GU­RA­CIO­NES, Sí, PE­RO CON UN úNI­CO FIN: HA­CER­TE FE­LIZ CUAN­DO LA PO­NES EN MAR­CHA Y ME­TES PRI­ME­RA…

Motociclismo (México) - - Sumario - Luis Ló­pez Lo­zano / EJ Fotos: MPIB

Sa­bía­mos que es­ta Ka­wa­sa­ki nos iba a gus­tar, pe­ro real­men­te nos sor­pren­dió… Cuan­do apa­re­ció en los sa­lo­nes nos re­cor­da­ba más a una versión des­ca­fei­na­da de la 1000 que una Su­go­mi con to­das las le­tras, ¿o tal vez era una Z800 in­fla­da has­ta más allá de 900 cc? Sea co­mo fue­re, cau­só im­pac­to, y has­ta que no me subí a ella y la pro­bé por la ca­rre­te­ra, en­ten­dí su con­cep­to. Lo me­jor, o peor se­gún se mi­re, es que me que­dé pren­da­do de sus cua­li­da­des, que, por su­pues­to, no se que­dan en la me­ra es­té­ti­ca, don­de por cier­to si­gue un pa­trón cla­ra­men­te ins­pi­ra­do en el con­cep­to Su­go­mi ja­po­nés, pe­ro no lle­ga a ser tan ra­di­cal co­mo el ex­pre­sa­do en la Z1000, sino que si­gue más bien la ten­den­cia de las nue­vas Z y Nin­ja 650 con lí­neas agre­si­vas, sin du­da, pe­ro con cier­tas con­ce­sio­nes a esas cur­vas que con­vier­ten la po­si­ción de con­duc­ción en un pun­to más a fa­vor pa­ra pen­sar en ellas. Pon­gá­mo­nos en mar­cha y vea­mos qué su­ce­de al ma­ne­jar­la.

¡EN AC­CIóN!

En cuan­to te subes a la Z900 des­cu­bres que la al­tu­ra del asien­to es mí­ni­ma. Los dos pies lle­gan per­fec­ta­men­te al sue­lo y la es­tre­chez del con­jun­to asien­to y de­pó­si­to es la su­fi­cien­te co­mo pa­ra no ar­quear de­ma­sia­do las pier­nas o, di­cho con otras pa­la­bras, se tra­ta de una mo­to ideal, ya de en­tra­da, pa­ra los pi­lo­tos más cor­tos de ta­lla. Pe­ro no so­lo es ese el ob­je­ti­vo de es­ta Ka­wa­sa­ki, sino que pre­ten­de ob­te­ner

gran par­te de su pú­bli­co en­tre los pi­lo­tos con una mí­ni­ma ex­pe­rien­cia desen­vol­vién­do­se en mo­tos de ci­lin­dra­da res­pe­ta­ble, ade­más de res­ca­tar a los ex­per­tos que bus­can en ella una he­rra­mien­ta útil no so­lo pa­ra mo­ver­se a dia­rio, sino tam­bién pa­ra di­ver­tir­se.

Es­ta Z900 pa­re­ce am­bi­cio­sa. Así, con el tar­get bien cla­ro y los bra­zos abier­tos, nos re­ci­be en­can­ta­da. Al pri­mer to­que de bo­tón el te­tra­ci­lín­dri­co co­mien­za a ron­ro­near mo­vien­do con al­go de pe­re­za el mo­tor de arran­que. Na­da nue­vo en­tre las Ka­wa de su es­tir­pe. Sin em­bar­go, al­go nos lla­ma la aten­ción, y es pre­ci­sa­men­te su so­ni­do, apa­ga­do en cier­to mo­do, pe­ro ron­co de ad­mi­sión. Y es que en Ka­wa­sa­ki han tra­ba­ja­do pa­ra do­tar a es­ta mo­to de un rui­do muy par­ti­cu­lar, mo­di­fi­can­do los con­duc­tos de la ca­ja del fil­tro pa­ra dar per­so­na­li­dad pro­pia a un ejem­plar que ya so­lo le que­da te­ner nom­bre y ape­lli­dos pa­ra ser úni­co. El nue­vo em­bra­gue an­ti­rre­bo­te ofre­ce un tac­to muy sua­ve. Ape­nas ne­ce­si­tas apli­car fuer­za so­bre la pa­lan­ca iz­quier­da pa­ra ac­cio­nar­lo. És­ta, jun­to con los es­pe­jos o los man­dos, pro­vie­nen de ge­ne­ra­cio­nes pre­ce­den­tes. En reali­dad, son co­rrec­tas y si­guen cum­plien­do con su co­me­ti­do.

Al me­ter pri­me­ra no­tas que la ca­ja es mu­cho mas si­gi­lo­sa, mien­tras que to­do flu­ye con más sua­vi­dad de la que es­pe­ra­ba in­ten­tan­do re­cor­dar mis ex­pe­rien­cias en la Z1000. Pe­ro co­mo men­ciono, no es ni la su­per­na­ked de li­tro ni mu­cho me­nos la an­te­rior Z800 a la que su­pera con cre­ces en to­do, sino que se si­túa en una es­pe­cie de tér­mino me­dio don­de, pa­ra ser sin­ce­ros, se arri­ma más a la mil que a la ya ex­tin­ta 800. Ya en mar­cha y des­pués de com­pro­bar los enor­mes ba­jos de es­te mo­tor, asis­ti­do por una re­la­ción de cam­bio muy ce­rra­da en­tre pri­me­ra y quin­ta, po­co a po­co te sien­tes atra­pa­do por su so­ni­do y buen ha­cer ge­ne­ral. El tac­to de los fre­nos es ex­tra­or­di­na­rio a ba­ja ve­lo­ci­dad, con una pro­gre­si­vi­dad que se agra­de­ce en con­duc­ción ur­ba­na. Las sus­pen­sio­nes fil­tran de for­ma co­rrec­ta lo que pa­sa por en­ci­ma de sus nue­vos ri­nes de bra­zos des­do­bla­dos.

El ajus­te de se­rie es, una vez más, la me­jor op­ción pa­ra unos y otros, ya sea que rue­des tran­qui­lo o apre­tan­do el rit­mo en­tre cur­vas.

Lle­ga­do es­te mo­men­to, tal vez el cor­to desa­rro­llo y las ga­nas de ace­le­rar de es­ta Z900 te mue­van a en­du­re­cer un tan­to el amor­ti­gua­dor, aho­ra dis­pues­to en po­si­ción ho­ri­zon­tal al es­ti­lo de la 650. La ver­dad es que con lo res­ba­la­di­zo del as­fal­to que he­mos pi­sa­do y la tem­pe­ra­tu­ra más bien ba­ja, el aga­rre no ha si­do pre­ci­sa­men­te el me­jor alia­do de es­ta nue­va Ka­wa­sa­ki en los re­la­jan­tes tra­mos de mon­ta­ña por los que he­mos ro­da­do, pe­ro sin lu­gar a du­da pro­me­te lo me­jor en con­di­cio­nes más fa­vo­ra­bles.

EJEM­PLO DE PER­SE­VE­RAN­CIA

Que­da cla­ro que sus ge­nes man­dan. Nos in­vi­tan a sa­lir a ro­dar con ella pa­ra dis­fru­tar de su par mo­tor, sus ga­nas de ace­le­rar o la fa­ci­li­dad con la que cam­bia de di­rec­ción apli­cán­do­te so­bre el ma­ni­llar o, sim­ple­men­te, de­jan­do res­ba­lar el tra­se­ro de un la­do a otro del asien­to. Es tan com­pac­to que en cuan­to te mue­vas so­bre él ya es­ta­rás ti­ran­do de la mo­to ha­cia den­tro. Una vez más, y es­to sí que re­cuer­da a la Z1000, el tac­to de gas re­sul­ta muy di­rec­to en el pro­ce­so de aper­tu­ra, es­pe­cial­men­te en mar­chas cor­tas; no lle­ga a ser tos­co, pe­ro es sin du­da par­te del ADN de la fa­mi­lia a la que per­te­ne­ce.

1 2 3 1. El cua­dro que­da re­du­ci­do a una úni­ca es­fe­ra con dis­play di­gi­tal que apor­ta in­for­ma­ción en ne­ga­ti­vo, pa­ra fa­ci­li­tar su lec­tu­ra. 2. La Z900 no ne­ce­si­ta pin­zas ra­dia­les y bom­bas de mi­les de pe­sos pa­ra asis­tir­te en la fre­na­da. El equi­po de se­rie...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.