Ya­maha YZF-R6

¿HA­CE CUáN­TO QUE NO TE DAS OPOR­TU­NI­DAD DE DI­VER­TIR­TE CO­MO UN NI­ñO?. ¿DE DE­CIR: “HOY QUIE­RO SA­CAR LO ME­JOR DE MÍ Y DE MI Má­QUI­NA”? HA LLE­GA­DO EL MO­MEN­TO DE HA­CER­LO Y PRO­BAR­TE CO­MO EL PILOTO QUE ERES, LA HE­RRA­MIEN­TA ES ES­TA HER­MO­SA MON­TU­RA JA­PO­NE­SA QUE, NO

Motociclismo (México) - - Sumario - Eduar­do Ji­mé­nez Fotos: Car­los Que­ve­do

Mu­chos han si­do los in­ten­tos de par­te de di­ver­sas fir­mas por tra­tar de imi­tar la exi­to­sa fórmula de la R6. Po­cos, real­men­te, se han acer­ca­do a lo que es­ta mo­to pue­de lo­grar en sus pres­ta­cio­nes. Se tra­ta de una supersport bi­ke de cor­te me­diano, con un mo­tor di­se­ña­do pa­ra ero­gar tan­tas sen­sa­cio­nes, que se­rá ra­ro el que si­ga año­ran­do una “mil” des­pués de ma­ne­jar­la a to­pe. Y no es ca­sua­li­dad, se tra­ta de una fórmula a la que mu­chos han con­si­de­ra­do má­gi­ca, de la cual es di­fí­cil des­co­nec­tar­se o, sim­ple­men­te, cam­biar.

LA RE­CE­TA

Se­gu­ra­men­te –si no has ma­ne­ja­do una R6– te es­ta­rás pre­gun­tan­do el por­qué des­cri­ben tan bien a es­te mo­de­lo. La res­pues­ta ra­di­ca en di­ver­sos apar­ta­dos, pe­ro em­pe­za­re­mos por el cha­sís. Se tra­ta de un Del­ta­box fa­bri­ca­do en alu­mi­nio ul­tra li­viano, el cual, ade­más de ofre­cer li­ge­re­za al con­jun­to, con­fie­re una geo­me­tría si­mi­lar a las mo­tos de Mo­toGP, va­le la pe­na de­cir que se hereda pre­ci­sa­men­te de las M1. És­te, vie­ne acom­pa­ña­do de un jue­go de sus­pen­sio­nes muy efec­ti­vas, don­de en­con­tra­mos una hor­qui­lla in­ver­ti­da al fren­te con ajus­te de re­gla­jes com­ple­to. No so­lo se tra­ta de un jue­go de ba­rras ajus­ta­bles, sino de un desa­rro­llo ex­clu­si­vo pa­ra la mis­ma y el re­sul­ta­do es

fan­tás­ti­co, pues en con­jun­to con el mo­nos­hock tra­se­ro -tam­bién de re­gla­je ajus­ta­ble- ob­te­ne­mos una dos rue­das que se pue­de adap­tar per­fec­ta­men­te a nues­tra ta­lla y ma­ne­jo. ¡Va­ya! Una par­te ci­clo que se anun­cia muy con­vin­cen­te… y lo es. Si bien sa­be­mos que se tra­ta de una de­por­ti­va de pis­ta, Ya­maha siem­pre la ha co­mer­cia­li­za­do co­mo una “mo­to de ca­lle de­por­ti­va”, y es por ello que la mis­ma ofre­ce tan­tos ajus­tes en es­te apar­ta­do.

En ciu­dad pue­de que no te con­ven­za mu­cho, ya que la ab­sor­ción es se­ca y en con­jun­to con la pos­tu­ra de ma­ne­jo -que pa­ra es­ta “niña” sí es muy ra­cing- la ter­mi­na­rás de­tes­tan­do en el trán­si­to. A es­to hay que aña­dir que, por na­tu­ra­le­za, el mar­gen de gi­ro en la di­rec­ción es muy li­mi­ta­do y el des­pi­do de ca­lor, bueno, ¡Es una mo­to de pis­ta!.

Sin em­bar­go, to­do es­to so­lo nos anun­cia a gri­tos que lo úni­co que bus­ca es­ta má­qui­na es el cir­cui­to o pis­ta más cer­ca­nas, don­de ver­da­de­ra­men­te la vas a co­no­cer y se­gu­ra­men­te te enamo­ra­rá.

ÚNI­CA EN SU CLA­SE

Pro­bar es­te ti­po de mo­tos exi­ge el am­bien­te pro­pi­cio, por ello he­mos re­cu­rri­do a un cir­cui­to de prue­bas y a la mano pro­fe­sio­nal de nues­tro piloto Al­do Ro­vi­ro­sa quien, con to­da la ex­pe­rien­cia que lo ca­rac­te­ri­za, de­ci­dió com­pro­bar la nue­va pues­ta a pun­to del mo­de­lo 2016. Hay que re­cor­dar que él par­ti­ci­pa con éxi­to en el Mex­bi­ke, ca­te­go­ría Ex­per­tos y pre­ci­sa­men­te eli­gió a es­ta má­qui­na co­mo su com­pa­ñe­ra. “La R6 es un 'ma­qui­nón', se per­ci­be in­me­dia­ta­men­te la nue­va pues­ta a pun­to de las sus­pen­sio­nes, con una res­pues­ta mu­cho más efec­ti­va en cur­vas y un pa­rá­me­tro de ajus­tes más am­plio” com­par­tió. “Sí, pue­de que a sim­ple vis­ta no se no­te al com­pa­rar­la con mo­de­los de años pa­sa­dos, pe­ro so­lo es cues­tión de po­ner­se a sus man­dos y com­pro­bar­lo”, aña­dió.

El so­ni­do del nue­vo air in­ta­ke en el cue­po de ace­le­ra­ción, da tes­ti­mo­nio de la me­jo­ra­da ad­mi­sión pa­ra un desem­pe­ño óp­ti­mo y es­to se re­fle­ja tam­bién en su desem­pe­ño ge­ne­ral, pues el ta­có­me­tro “ti­ra” un mar­gen má­xi­mo de 18 mil vuel­tas, can­ti­dad re­ser­va­da pa­ra las R6 R de años an­te­rio­res. “Si bien sa­be­mos que es un mo­tor de en­tre­ga pro­gre­si­va, ese vio­len­to des­per­tar a par­tir de las 10 mil RPM es al­go que siem­pre me ha en­can­ta­do en la ‘seis’, sin em­bar­go, es­tos cam­bios, aun­que pa­ra mu­chos re­sul­tan im­per­cep­ti­bles, mar­can la di­fe­ren­cia en ca­da ré­gi­men de par al ma­ne­jo, so­bre to­do cuan­do co­rres”, des­ta­có Ro­vi­ro­sa.

Ya en pis­ta, la R6 es una de­li­cia, el que su cen­tro de gra­ve­dad es­té tan bien plan­ta­do -ni muy arriba, ni

muy aba­jo- con­si­gue que sus pi­lo­tos la en­cuen­tren co­mo guan­te en las cur­vas. Es­to no ha si­do sen­ci­llo de con­se­guir pa­ra la ja­po­ne­sa, es un tra­ba­jo de mu­chos años y co­mo de­ci­mos, “el co­co de otros fa­bri­can­tes”. Por ello, en cir­cui­to es una de las más ca­pa­ces. “Sin du­da, es­ta fórmula de: cha­sís del­ta­box, sus­pen­sio­nes bien ba­lan­cea­das y cen­tro de gra­ve­dad co­rrec­ta­men­te ubi­ca­do, es lo que a mu­chos con­ven­ce y enamo­ra al pri­mer con­tac­to. No so­lo en pis­ta, sino tam­bién pa­ra un uso co­ti­diano, ya que no se per­ci­be co­mo una mo­to pe­sa­da o tor­pe”, se­ña­ló el piloto.

RÁ­PI­DA, PE­RO SE­GU­RA

Una mo­to con ta­les pres­ta­cio­nes, de­be ser “res­pon­sa­ble" con su piloto y aun­que sa­be­mos que es­ta R6 to­da­vía res­pe­ta la fórmula de la vie­ja es­cue­la, no por ello ex­cen­ta ele­men­tos de al­to per­for­man­ce en su con­fi­gu­ra­ción de se­gu­ri­dad. En cuan­to a fre­nos, pre­su­me un jue­go de pin­zas Nis­sin, mo­no­block de an­cla­je ra­dial y cua­tro pis­to­nes al fren­te ac­cio­na­dos por bom­bas hi­dráu­li­cas Brem­bo. En el eje pos­te­rior, una pis­ta mo­no­pis­tón Nis­sin com­ple­men­ta el apar­ta­do “Fre­na y lo ha­ce muy bien, qui­zá lo úni­co que ex­tra­ña­mos es una pa­lan­ca más cor­ta ajus­ta­ble, aun­que las bom­bas Brem­bo y Nis­sin actúan con gran pre­ci­sión, en pis­ta pa­re­cen in­di­fe­ren­tes a la fa­ti­ga”, pun­tua­li­zó Ro­vi­ro­sa.

En su equi­pa­mien­to e ins­tru­men­tal, in­clu­ye un ta­ble­ro re­su­mi­do y de fá­cil lec­tu­ra, el ta­có­me­tro es gran­de y cuen­ta con un tes­ti­go de par má­xi­mo ilu­mi­na­do con LED co­lor blan­co. La bo­to­ne­ría es­tá bien ubi­ca­da y las lám­pa­ras di­rec­cio­na­les cuen­tan con fun­ción de emer­gen­cia, muy acer­ta­do. Si bien no exis­te un tes­ti­go de mar­cha en­gra­na­da o del ni­vel de com­bus­ti­ble, sí se pue­de apre­ciar fá­cil­men­te la tem­pe­ra­tu­ra y el ve­lo­cí­me­tro, bá­si­co, pe­ro cer­te­ro. Va­le la pe­na des­ta­car su di­se­ño, el cual se en­ri­que­ce con un aro me­tá­li­co pa­ra el ta­có­me­tro, se di­ce que es­tá ins­pi­ra­do en la avia­ción.

DI­VER­SIÓN ASE­GU­RA­DA

He­mos si­do tes­ti­gos de la pre­sen­ta­ción del nue­vo mo­de­lo de la YZF-R6 2017 en Eu­ro­pa y pa­ra el que he­mos pro­ba­do, por lo me­nos le res­ta un año de vi­gen­cia en nues­tro mer­ca­do, no por ello la de­be­mos con­si­de­rar ob­so­le­ta, ya que aun su su­ce­so­ra, ha pre­ser­va­do más del 60 por cien­to de la ac­tual, lo cual nos ha­bla de su efec­ti­va re­ce­ta, mis­ma que ca­da vez se vuel­ve más es­ca­sa, pues con el des­per­tar de la Naked, el seg­men­to de las supersport 600 gra­dual­men­te se acer­ca más a la ex­tin­ción. No lo pien­ses, con­viér­te­te de nue­vo en un ni­ño an­te sus pres­ta­cio­nes, es­te es un ver­da­de­ro ju­gue­to­te no ap­to pa­ra ri­ders abu­rri­dos.

1. Su pa­nel de ins­tru­men­tos, que in­clu­ye el enor­me re­loj ta­có­me­tro, se di­ce que es­tá ins­pi­ra­do en la avia­ción. Su lec­tu­ra es sen­ci­lla El es­ca­pe fa­bri­ca­do en ti­ta­nio, al ser el de se­rie, ofre­ce un so­ni­do dis­cre­to, pe­ro en al­tos re­gí­me­nes, ri­co. 3. Los...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.